Home Made in Huelva José Luis Gallardo: “La tecnología está aquí para dirigir nuestro quehacer diario”
José Luis Gallardo: “La tecnología está aquí para dirigir nuestro quehacer diario”

José Luis Gallardo: “La tecnología está aquí para dirigir nuestro quehacer diario”

0

Siempre me ha parecido una persona muy brillante, hasta tal punto que se metió en política y la dejó cuando hubiese tenido un gran futuro en dicha actividad. Me refiero a José Luis Gallardo.

Mi tocayo es de esas personas positivas, alegre, divertido, con don de gentes, empático, con iniciativas brillantes, trabajador, dialogante, con valores profesionales y religiosos. Vamos, una de esas personas a las que merece la pena conocer, pues es enriquecedora cualquier conversación que tengas con él.

Me pongo en contacto con Gallardo para que los lectores de diariodehuelva.es conozcan su opinión sobre la situación que estamos viviendo con esta pandemia. Pepe se expresa así:

“No creo que exista alguien que no esté preocupado por la situación actual. Todo el mundo se enfrenta a una pandemia de la que trata de protegerse mientras esperamos que los investigadores encuentren la tan ansiada vacuna. Pero si nos centramos en nuestra España, la preocupación no es menor, si cabe, aún mayor. Tanto desde el punto de vista de la salud al no ser capaces de explicar el porqué aquí somos líderes en número de fallecidos por millón de habitantes, en sanitarios contagiados, en desconcierto de número de fallecidos, en permanentes decisiones contradictorias… es algo dramático y desde el punto de vista económico, al depender tanto del sector servicios y ser una economía que aún estaba convaleciente de la anterior crisis, nos enfrentamos a una situación insostenible para millones de familias y, me temo, que para el propio Estado que va a necesitar más ayuda de la que puede prestar. Estoy muy preocupado y nuestros gobernantes no nos dan señales para dejar de estarlo”.

-¿Qué has hecho en tu día a día, durante el confinamiento y con quién lo has pasado?

-El confinamiento lo hemos pasado en casa mi mujer, mis hijos y yo. Ya desde la segunda semana de marzo iba y venía del trabajo con muchos documentos y el ordenador portátil porque se “olía“ lo que podía pasar, no eran pocas las reuniones en distintos sitios donde había reticencias a saludarse o sentarse cerca, se palpaba algo raro en el ambiente y las noticias nos daban pistas .
No obstante, el confinamiento lo hemos llevado bien ya que mi mujer y yo teníamos los horarios de teletrabajo y los niños han recibido sus clases exactamente igual con los mismos horarios de mañana y tarde del colegio, por lo que nos reuníamos a la hora de comer, y las clases continuaban por la tarde.
Como hemos pasado muchas horas delante de la pantalla y suelo levantarme muy temprano, hacía algo de deporte a primerísima hora al amanecer y luego entrenaba por la tarde en casa ya que tengo espacio y equipamiento de la sala de entrenamiento que tuve cuando me dediqué a ello. Soy muy activo y tantas horas sentado delante de los teclados necesitan compensarse.
Hemos tenido y tenemos una buena disciplina de horarios y costumbres, somos una familia muy de estar en casa y eso nos ha ayudado bastante.
Pero debo de reconocer, como ha pasado a muchos, que por las noches no dormía bien como suelo hacer. La preocupación e intranquilidad por la situación, por nuestros familiares mayores, por amigos y familia que entraban en ERTE, la crispación social y política aún vigente en noticias y redes…sin duda nos tiene preocupados.

-¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia?.

Lo primero que me va cambiar es la vista, la tengo peor de tanta pantalla ja, ja, ja,…ahora en serio.
Creo que van a cambiar muchas cosas que aún no somos conscientes que cambiarán y otras no sé si se consolidarán en los cambios.
Sin duda, lo que si va a cambiar son las formas de trabajar y de aprender, el proceso de digitalización, los avances tecnológicos ya estaban aquí para quedarse, ahora están aquí para dirigir nuestro quehacer diario. El teletrabajo, las gestiones, la formación on line a distancia , ya ni te cuento las compras on line, todo ello es y será parte de nuestra rutina diaria. ¿ Te acuerdas cuando a la gente le daba miedo comprar POR internet?, de eso hace “dos días”. Hoy compramos, vamos al médico, colegio, trabajo, estudiamos, visitamos amigos, vamos concierto, congresos, a misa,…en internet.

Espero que la situación, los errores y aciertos cometidos, el ejemplo que han dado muchas empresas reinventándose, a responsabilidad general que hemos demostrado nos sirva para aprender y que se priorice por los poderes públicos en recursos y esfuerzos para la investigación, desarrollo, innovación, educación, en políticas que sirvan para atraer inversión y en crear alternativas productivas en el país, que complementen nuestra fuerza y dependencia del turismo y servicios.

En general, se malgastan muchos recursos en asuntos superficiales, asuntos ideológicos y en prioridades que son para determinados gobernantes políticos y no lo son para las personas que somos gobernadas.
Tenemos una oportunidad muy buena, el teletrabajo se va a imponer cada vez más en el mundo, y da igual el punto del globo donde puedas trabajar. Nosotros, en general, y Huelva en particular pueden ser polo de atracción para profesionales europeos que pueden teletrabajar. Leía una noticia que los promotores de Alicante tienen una demanda brutal de holandeses, alemanes y nórdicos para teletrabajar desde allí.
No seré yo quien descubra la grandeza de nuestra tierra, ni que seamos menos que Alicante. Huelva tiene 2500 horas de sol al año, 120 kms de playa, paraje natural inmenso, calidad y coste de vida muy accesible para las rentas europeas, gastronomía de excelencia,…hagamos entre empresarios y poderes públicos propuestas para que la tecnología trabaje desde aquí, el mejor reclamo lo tenemos gratis, la cantidad de horas de luz natural y el clima suave. Tenemos lo que el “cliente” quiere y lo demuestran en las visitas turísticas, ahora hay otros cientos de miles de clientes que quieren trabajar desde lugares donde venían a descansar, ¿qué hace falta?, ¿infraestructura, gestión, promoción, medios…? vamos a ello, que por muchos de estos países sitios casi no ven la luz, están “confinados todo el año” o es de noche a las 14:30 h.

Por otra parte no estoy convencido de que, cuando nos relajemos o se encuentre la vacuna, nos acostumbremos a un mundo sin abrazos largos, sin besos de “metralleta”, a las mamparas de separación y a las mascarillas…creo, y casi deseo, que eso sea transitorio y pasajero, pero lo anterior sí ha venido para quedarse y los abrazos y besos están, de momento, “en el banquillo calentando para salir a tope”

-¿Qué proyectos tienes para el futuro y que estás haciendo profesionalmente ahora?

-Mi vida laboral ha cambiado mucho, ha sido…digamos interesante, me he adaptado a los cambios y oportunidades que se presentaban y he disfrutado, trabajado y estudiado mucho y muy variados temas pues la vida no deja de sorprenderte.
Ahora estoy muy ilusionado y agradecido trabajando en CEU, lo hago en Bormujos (Sevilla) en la Fundación San Pablo Andalucía CEU como Director de Desarrollo de Proyectos Corporativos, un lugar excepcional con personas estupendas y con un proyecto educativo apasionante para formar a personas valiosas en colegio, formación profesional, grados, posgrados, escuela de negocios, idiomas, universidad de mayores… y contribuir a la educación y mejora socioeconómica de nuestra región en particular y en España en general con CEU.

-¿Qué futuro le ves a nuestra provincia?

-La eterna pregunta. Solemos ser de los vagones de cola de las provincias y sin embargo cuando nos conocen los de fuera se preguntan ¿Por qué?. Nuestro entorno y clima es magnífico, nuestra ubicación y conexión con Algarve es atractiva, nuestra Universidad adorada por los que la visitan, nuestra gente hospitalaria, nuestra agricultura referente mundial, la minería en desarrollo, el Puerto creciendo día a día y ejemplo de motor económico y de apertura de comunicaciones, nuestras tradiciones admiradas en el mundo…
Nos falta poner el foco en lo realmente importante y urgente para poder conseguir el apoyo de las administraciones en inversiones cruciales, apoyo al tejido productivo cuando la industria, de la que dependíamos mucho, ha sufrido tanto, por ejemplo, se necesitan conexiones para acabar con el aislamiento en infraestructuras de comunicación. Probablemente somos la única provincia europea que no está conectada con sus limítrofes, Cádiz y Badajoz, por autovía directa, las comunicaciones por tren con una velocidad y horarios adecuados dejan mucho que desear, para mí eso es más importante que el aeropuerto.

Necesitamos que nos conecten bien y poder ofrecernos como punto de atracción para atraer inversión de sectores productivos públicos y privados que son compatibles con los que tenemos, derivados del turismo, de la producción agrícola, de la energías renovables , de nuevas tecnología , de los que pivotan sobre la actividad portuaria, de startups que enganche al talento Erasmus que viene a nuestra universidad, de ambición política que de forma proactiva se lanze a la búsqueda de oportunidades, de empresas, de inversión.
De Huelva y su entorno ha surgido y surge mucho talento que ha desarrollado su labor fuera y seguro que podríamos aprovechar a esos “embajadores profesionales de la sociedad civil” para desarrollar y diversificar nuestra economía y tejido productivo.

Sin duda hay que realizar una contundente auditoría de nuestras Fortalezas, Debilidades, Oportunidades y Amenazas, y realmente ponerse a trabajar todos a una con esa visión de desarrollo de la provincia. Todos tenemos mucha tarea pendiente y se pierde muchos recursos y energías en lo que no es ni importante, ni urgente.
Veía estos días en una publicación una imagen de un gráfico de la Comisión Europea que nos demostraba como el Sur de Europa es una zona carente de fuerza productiva tecnológica e industrial y encima vemos como se marchan de España más industrias.

Si tenemos una ubicación privilegiada, unas condiciones climáticas de ensueño, debemos ser atractivos para potenciar el sector productivo tecnológico en nuestro entorno.

-¿Qué has echado de menos en estos tres meses que llevamos pandémicos?

-El contacto y calor humano es lo que más se echa en falta, la alegría, las risas, las puertas de los colegios llenas familias, los gimnasios vacíos, las charlas en una terraza, la misa del domingo con los habituales, …¡tantas cosas que aportamos las personas!, luego en general he echado en falta un liderazgo del país real y consecuente con la situación, así como una gran falta de empatía con los ciudadanos.

-Pepe, muy interesante lo que acabas de contar, pero, ¿Quieres añadir algo más?

-Como dice mi madre, “siempre que llueve, escampa”, por intensa que sea la tormenta.
No salimos más fuertes, pero sí distintos y más “resabiados”, el marinero que sale de una tormenta ya no es el mismo marino, pero es marinero. Queda mucho camino por delante y hay que hacerlo trabajando y aportando. Demos lo mejor de nosotros mismos donde nos toque estar, no perdamos nunca la visión crítica y nuestra capacidad de opinar, pero no nos quedemos sólo en eso, no es fácil, peor es no poder despertar cada mañana, o levantarse al alba y no tener alimentos para tus hijos, trabajo para conseguirlo o no tener salud ni para trabajar. Que al menos cada mañana siempre tengamos una dosis de esperanza y veamos motivos para tenerla. Hagamos un gran esfuerzo para ser buenas personas.

Pepe, que ha sido una gozada estar en contacto contigo y desde luego hoy no te voy a decir lo que tú estás pensando, pues sabes que soy muy reiterativo y hoy no quiero serlo.