Home Rincón Choquero La solidaridad, la enseñanza de la suspendida V edición del Campus Juanma Pavón
La solidaridad, la enseñanza de la suspendida V edición del Campus Juanma Pavón

La solidaridad, la enseñanza de la suspendida V edición del Campus Juanma Pavón

0

Aunque la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) decidió dar por finalizada la Liga regular en Segunda B por el Covid-19 aún queda un entrenador de esta categoría que sigue en el tajo, concretamente me estoy refiriendo al onubense Juanma Pavón. El motivo, según me comenta, no es otro que al volver la Liga en Segunda División tras el parón por la pandemia y al estar inmenso el Cádiz en la lucha por el ascenso a Primera División, él está entrenando con un grupo de nueve jugadores del filial por si Álvaro Cervera tuviese la necesidad de algunos de ellos para la primera plantilla, ya que son muchos partidos seguidos y el cansancio o las lesiones pueden aparecer en cualquier momento.

De hecho, me decía que independientemente a este grupo de nueve, hay ya seis canteranos que para ampliar el fondo de armario por lo exigente de este final de temporada se unieron a los entrenamientos con la primera plantilla, máxime cuando ahora cada equipo puede convocar a 23 jugadores en vez de los habituales 18.

La solidaridad, la enseñanza de la suspendida V edición del Campus Juanma Pavón

Pero mi llamada en esta ocasión era para charlar del campus que lleva su nombre y que, de la mano de José Manuel Moreno, director de la Asociación Protectora de Personas con Discapacidad Intelectual de la Cuenca Minera (ASPROMIN), debería cumplir su V edición. Desgraciadamente este año queda suspendido por el Covid-19, una decisión difícil pero coherente para contribuir a la paralización de la pandemia. No obstante, me seguía manifestando, que los organizadores están preparando una actividad solidaria, junto al Banco de Alimentos que preside Juan Manuel Díaz Cabrera. Aún no está cerrado, pero todo hace indicar que cada niño deberá llevar un par de botellas de aceite de oliva, que canjearán por una camiseta del campus. Sin duda, una magnífica iniciativa que servirá para poder ver disfrutar a los niños de una bonita jornada de lo más amena, en condiciones seguras y sin riesgos, además para abastecer a las personas que peor lo están pasando con esta crisis sanitaria, social y económica provocada por la pandemia del coronavirus.

Por último, me transmite Pavón, que al igual que su colega, el preparador físico David Torrejón, les ha causado mucha tristeza no poder acoger este año a los niños con los que cada verano comparten ilusiones y grandes momentos de emociones y alegrías y que les hace sentirse orgulloso, ya que educar en valores y trabajar en la formación y en la integración en materia deportiva de jóvenes con discapacidad es una experiencia muy enriquecedora.

No quise terminar nuestra conversación sin desearle que la entidad para que trabaja y preside, Manuel Vizcaíno, finalice la temporada con el ansiado ascenso a la Primera División.