Home Salud Belén Couso, la onubense que supera con optimismo un cáncer en plena cuarentena
Belén Couso, la onubense que supera con optimismo un cáncer en plena cuarentena

Belén Couso, la onubense que supera con optimismo un cáncer en plena cuarentena

0

La onubense Belén Couso tiene 34 años y reside en Madrid desde hace 15, cuando se marchó a estudiar Publicidad, Relaciones Públicas y Marketing. Trabajaba en el departamento de marketing de Carrefour España hasta el pasado año, cuando se dio de baja por motivos de salud.

En diariodehuelva.es conocemos la historia de superación de esta mujer valiente que, en pleno estado de alarma, alza la voz para contar su historia. Una historia complicada pero que no ha conseguido borrarle la sonrisa. Por el contrario, Belén Couso se siente agradecida y esperanzada. Sentimientos que, a través de este diario, hoy quiere hacer llegar a todos los lectores que permanecen cabizbajos, deprimidos o desesperados por el confinamiento obligado de estos días. Sentimientos que, hoy más que nunca, tienen que ser transmitidos para lanzar un mensaje de calma, tranquilidad y unión a la ciudadanía, para combatir esta crisis sin precedentes que atañe a todo el planeta.

¿Cuándo comienza tu batalla?

“Fue en Julio de 2019 cuando me di cuenta de que tenía un bulto en el pecho y fui al médico de cabecera. En ese momento se puso un marcha un plan de diagnóstico y a los 15 días o así ya sabía que tenía un cáncer de mama.
Desde entonces he pasado por tratamientos de preservación de óvulos, una operación y la quimioterapia.
Ahora me encuentro al final de la quimioterapia, que ha sido uno de los obstáculos más duros, así que deseando terminarla y volver poco a poco a recuperar la normalidad, aunque parece que a causa del coronavirus tardará más de lo esperado. A pesar de todo deseosa y esperanzada”, cuenta Belén.

Estalla el boom de la pandemia del coronavirus y ¿En qué situación te encuentras? ¿Tenías miedo de que pudiera afectar al proceso de recuperación de tu enfermedad?

“El coronavirus llega a Madrid cuando ya había superado el ecuador de la quimioterapia y este en ningún momento se ha visto afectado a causa del covid-19. Cuando comenzó toda esta historia la viví con cierta incertidumbre pensando que el tratamiento podría ser cancelado por verse los recursos del hospital sobrepasados, pero no ha sido así, el hospital de día de La Princesa sigue funcionando con normalidad, aunque extremando las medidas de seguridad, por supuesto.

“Lo que me transmite mi oncóloga es mucha tranquilidad a este respecto y que si no sucede nada excepcional terminaré las 3 sesiones que me quedan tal y como estaba previsto. No solo la labor médica que realizan es excepcional, también son maestros en la empatía y en inspirar tranquilidad y ánimo”.

¿Qué le dirías a aquellos que no aguantan este encierro temporal e infringen las normas poniendo en riesgo la salud de las personas?

Las primeras sesiones de quimio fueron muy duras y hasta que me recuperaba tardaba días en poder salir de casa. Durante la enfermedad pasas mucho tiempo en casa y te acostumbras a una nueva rutina y a ver la vida desde otro ángulo, que después de todo tampoco está tan mal: Descansas, lees, ves pelis, aprendes a cocinar, haces manualidades o directamente no haces nada. Lo más difícil es estar con uno mismo. Eso al principio es complicado porque no estamos acostumbrados a salir de nuestra rutina, que normalmente es muy intensa y cuando llega el silencio es atronador, pero pasa. Nos acostumbramos a todo”.

¿Echas de menos pasar este momento en Huelva?

“Yo ya tengo mi vida aquí, pero siempre se echa de menos Huelva, mi casa, mi familia, los amigos.
Toda mi familia, exceptuando 2 primos vive en Huelva, aunque durante la enfermedad he tenido aquí a mi madre conmigo cuidándome. Y si algo me ha regalado esta enfermedad es darme cuenta de los buenos amigos que tengo y que me han acompañado durante todo el proceso en TODO lo que he necesitado y me he sentido super arropada por ellos”.

“No sé cómo habría sido pasar esta enfermedad en Huelva, pero lo que sí sé es que en Madrid he estado maravillosamente atendida y en manos de excelentes profesionales. Me he puesto en sus manos y solo me he dejado llevar. Solo tengo halagos y palabras de agradecimiento para ellos por lo bien que me han hecho pasar este trance tan difícil”.

¿Qué crees que nos va a aportar a las personas y a la sociedad, en general, esta paralización por el estado de alarma?

“De todo en la vida se aprende. Yo creo que situaciones tan extremas como esta te ayudan a comprender que no puedes dar nada por hecho, la vida es mucho más poderosa que nuestros designios y cuanto antes lleguemos a esta conclusión, más cerca estaremos de ser más humildes y sentirnos más felices”.

“Estas situaciones en las que te encuentras privado de tu libertad creo que te ayudan a fortalecer tu vitalidad y tus ganas de vivir, a mi al menos me ha pasado eso. Me dan ganas de exprimir cada momento que me dejen”

¿Qué destacarías de tu paso por el hospital durante la pandemia?

“Lo que ha traído el Covid-19 también a los hospitales, a excepción de las salas de urgencias, es la soledad. Los pacientes que tenemos que seguir asistiendo al hospital en estos días vemos un hospital fantasma”.

Un mensaje de optimismo para los lectores de diariodehuelva.es que pueden o no estar ahora en tus circunstancias.

“Les diría que de todo se sale, por difícil o lejano que parezca. Que siempre llega el momento de mirar atrás y recordar los tiempos difíciles con la satisfacción de haberlos superado y con la enseñanza que te dejan.”