Home Deportes Quiles e Isi Ros iluminan el estreno de Claudio Barragán en Huelva (2-0)
Quiles e Isi Ros iluminan el estreno de Claudio Barragán en Huelva (2-0)

Quiles e Isi Ros iluminan el estreno de Claudio Barragán en Huelva (2-0)

0

A la segunda fue la vencida para Claudio Barragán. Si el valenciano no pudo hacer bueno el tópico de ‘a entrenador nuevo, victoria segura‘ en su debut con el Recreativo en Don Benito, sí logró el triunfo en su estreno en el banquillo local en el Nuevo Colombino. Lo hizo a costa de un Atlético Sanluqueño debilitado por las bajas y que pudo salir goleado de Huelva de no mediar un par de milagrosas paradas de Isma Gil.

No varió su fútbol el Decano respecto a la época de Alberto Monteagudo, pero una vez en ventaja, sí supo leer el encuentro para matar a su rival al contragolpe. Una pizca más de profundidad en la elaboración y unos gramos más de intensidad elaboraron la receta de la victoria. ¿Ha mejorado el Recre con el cambio de entrenador? Para encontrar la respuesta hay que esperar al menos un par de partidos más.

Dibujo táctico

Para su primera alineación en el Nuevo Colombino, Barragán recuperó a Morcillo, Nano, Quique Rivero y Chuli. Y dispuso a su equipo en el dibujo más convencional, aunque pocas veces se ha visto este año, el 4-4-2. El resto lo puso la necesidad de los futbolistas de agradar a una afición que había puesto la lupa en la plantilla.

La primera parte discurrió bajo el guion esperado. El Sanluqueño le dejó el balón y la iniciativa al Recre, para replegarse y buscar la salida al contragolpe. Esto es, proponía un partido cerrado. El Decano aceptó el reto, pero con Isi Ros desaparecido, el equipo se enredó en sus propias limitaciones para general fútbol.

Una oportunidad

Los locales sólo tuvieron una oportunidad en todo el primer tiempo. ¡Pero qué oportunidad! Chuli confirmó que este año le ha mirado un tuerto al estrellar un remate a bocajarro en el cuerpo del meta Isma Gil. Era una jugada con un 99% de opciones de ser gol, pero la fortuna le ha dado la espalda al ariete onubense.

Amaneció el segundo acto con otra ocasión recreativista. Carlos Martínez puso un centro al corazón del área enemiga y Diego Jiménez sorprendió con un gran cabezazo en plancha. Isma Gil volvió a hacer de muñeco y despejó como pudo. El Recreativo seguía empujando y el gol se anunciaba con ‘luces LED’.

Abrir la lata

Y como tenía que llegar, llegó. Cera incursionó por la derecha hasta llegar a línea de fondo y puso un balón al área que terminó en los pies de Alberto Quiles. El ‘pichichi’ albiazul añadió una diana más a su cuenta con un certero remate desde cerca. El Decano había hecho lo más difícil, abrir la lata.

Ahí dio inicio un partido nuevo. Al Atlético ya no le valía sólo con defenderse y se fue arriba. Para aprovechar los espacios, Barragán retiró a Chuli y dio acción a José Carlos. Y mantuvo en el verde a Isi Ros, mucho más cómodo a campo abierto. De hecho, un disparo del extremo a la cepa del poste pudo ser la sentencia.

Jugada prosaica

El gol definitivo llegó en una jugada más prosaica. Robo en el círculo central, contragolpe liderado por Quiles, apertura a Isi Ros, regate en el área y el defensa que pica. El claro penalti lo transformó Quique Rivero en el dos a cero con un golpeo de calidad. Ahí se acabó la historia. El Sanluqueño se fue a casa sin probar a Nauzet, mientras el Recreativo respira y ahuyenta el fantasma del descenso.

-FICHA TÉCNICA

RECREATIVO: Nauzet Pérez; Cera, Diego Jiménez, Morcillo, Nano; Isi Ros (Rubén Cruz, min.84), Gus Quezada, Quique Rivero, Carlos Martínez (Fran, min.75); Alberto Quiles y Chuli (José Carlos, min.63).

ATLÉTICO SANLUQUEÑO: Isma Gil; Guille Campos, Navas, Quintana, Luis Madrigal; Theo, Nando Quesada; David Segura, Antonio Jesús (Darío, min.62), Peter (Arasa, min.55); y Adrián Hernández.

GOLES: 1-0 (min.52) Alberto Quiles; y 2-0 (min.79) Quique Rivero, de penalti.

ÁRBITRO: González Francés, del Comité de Las Palmas de Gran Canaria. Amonestó al local Isi Ros y al visitante Luis Madrigal.

CAMPO: Nuevo Colombino, unos 6.000 espectadores.

¡Cuéntanos!