Home Cuenca Minera Presentan un nuevo recurso judicial por la peligrosidad de las balsas mineras de Riotinto

Presentan un nuevo recurso judicial por la peligrosidad de las balsas mineras de Riotinto

0

Los permisos de explotación de la mina de Riotinto vuelven al bucle judicial en el que están inmersos desde hace ya cinco años.

Pendientes de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) positiva previa a la nueva Autorización Ambiental Unificada anunciada por la Junta de Andalucía, la organización Ecologistas en Acción ha presentado un nuevo recurso contencioso ante los juzgados de Huelva para que se anule la modificación sustancial de la AAU que permitió a la empresa verter lodos sin espesar a las balsas, incrementando con ello el riesgo de rotura, según advierten los ecologistas y el especialista norteamericano Doctor Steven Emerman en un informe.

Técnicamente, el BOJA lo recoge en su número del 12 de febrero pasado en un epígrafe donde se lee textualmente: “Dicho recurso fue interpuesto por la entidad Federación Ecologistas en Acción-Andalucía contra la resolución presunta de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, por la que se desestima el recurso de alzada formulado por la citada Entidad frente a la Resolución de fecha 18.10.2017 de la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible en Huelva de Modificación Sustancial de la Autorización Ambiental Unificada del Proyecto de Explotación «Riotinto» como consecuencia del Proyecto de Mejoras Operativas y de Seguridad al Proyecto de Recrecimiento del Depósito de Estériles del PRT (Huelva) (Expediente AAU/SC/003/13/M1).

Al anularse la AAU y los permisos de actividad minera por sendas sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía refrendadas por el Tribunal Supremo, la nueva iniciativa judicial de Ecologistas busca ahora dejar sin efecto también la modificación de la AAU anulada. Paradójicamente, esta modificación permitía a Atalaya Riotinto Minera depositar residuos en las balsas de estériles (lodos mineros) con más cantidad de agua y menos de sólido.

Una rebaja considerada temeraria por Ecologistas y los informes técnicos presentados en las alegaciones al proyecto.

Precisamente esta rebaja de los condicionantes medioambientales de seguridad es el casus belli jurídico y técnico porque a juicio Ecologista puede llevar al colapso de las balsas mineras de Gossan, Cobre y Aguzadera y provocar una catástrofe ambiental en toda la cuenca del río Odiel, desde Riotinto hasta Huelva capital. De hecho, en ayuntamientos como Gibraleón y Huelva capital se está tratando de obtener información sobre los riesgos de rotura de las balsas para someterlos a debate.

Según Ecologistas, la Junta de Andalucía autorizó una modificación “sustancial de la Autorización Ambiental Unificada (AAU) para permitirle a la empresa reducir hasta el 35 por ciento el contenido en sólidos de los lodos, y permitirle prescindir de la operación de ‘ciclonado’ que consigue la necesaria separación de limos y arenas, reduciendo en consecuencia aún más la seguridad de las balsas, en contra del sentido común y de las alegaciones presentadas”.

“Los letrados de la Junta de Andalucía intentaron que esta modificación sustancial de la AAU sirviera para eludir el cumplimiento de la sentencia del TSJA de 19 de septiembre de 2018 que anuló la AAU original de 2014, pero el TSJA fue tajante y el 23 de abril de 2019 sentenció la nulidad de la autorización de funcionamiento de la mina de 23 de enero de 2015, desmontando el falso argumento de que la modificación sustancial de la AAU sustituía a la AAU anulada”, apunta la organización conservacionista.

En los datos aportados ante las autoridades de Economía, Medio Ambiente y Minas de la Junta de Andalucía, Ecologistas en Acción constata similitud con la rotura de la presa minera brasileña en Brumadinho, en enero de 2019, y emprende acciones judiciales para impedir una gran catástrofe en la cuenca del Odiel. Atalaya Riotinto Minera está usando las mismas técnicas de construcción y recrecimiento de balsas que llevaron a la rotura instantánea de la mina de Brumadinho el 25 de enero de este mismo 2019.

Explican que en Riotinto, al igual que en Brumadinho, se ha usado el método “aguas arriba” consistente en construir nuevos diques encima de los anteriores pero manteniendo debajo una gran cantidad de lodos sin compactar, con un nivel freático muy alto, y sin separación entre limos (más finos que 0,075 mm) y arenas (más gruesos que 0.075 mm). La mezcla de arenas y limos también fue la causa de la rotura de la presa Fundão en la mina Samarco, en Brasil en 2015.

Además, en Riotinto, en vez de usar arenas para la construcción de los nuevos diques y la formación de playas de seguridad que mantengan al agua separada de los muros, están excavando lodos ya depositados (mezcla de limos y arenas) y usándolos para la construcción de los nuevos diques de recrecimiento, lo que constituye un grave riesgo añadido para la seguridad futura de esos muros.

Una posible rotura de las balsas de Riotinto provocaría una gran catástrofe humana, social y ambiental en toda la cuenca del rio Odiel, con afecciones en pocos minutos en la población de Sotiel Coronada, y en pocas horas en zonas pobladas e industriales de Gibraleón, Huelva y Aljaraque, con afecciones a importantes infraestructuras (carreteras, puentes y ferrocarriles) y con destrucción segura del espacio protegido de las marismas del Odiel.

Ecologistas en Acción ha trasladado a la Dirección General de Calidad Ambiental y Cambio climático de la Junta de Andalucía un resumen, conclusiones y recomendaciones del informe técnico independiente realizado por el profesor Dr. Steven Emerman, que indican que: “La mezcla de arenas y limos promueve la licuefacción al evitar el drenaje de las arenas y mantener las arenas en un estado no consolidado. Con base en lo anterior, la probabilidad de falla de la presa debido a la licuefacción es muy alta.”

A esto se le une que desde el reinicio de la actividad minera en 2015, Atalaya Riotinto Minera ha incumplido sistemáticamente su obligación de desecar los lodos hasta conseguir un 50% de contenido en sólidos, antes de verterlos a las balsas. Esto ha provocado un incremento considerable del nivel freático en las balsas cerca de los muros, que acelera los procesos de erosión interna de los mismos.

Vídeo: Ecologistas

¡Cuéntanos!