Home Área Metropolitana Huelva Capital La reapertura de la Unidad del Dolor evitará 8.000 desplazamientos a Sevilla a los pacientes
La reapertura de la Unidad del Dolor evitará 8.000 desplazamientos a Sevilla a los pacientes
0

La reapertura de la Unidad del Dolor evitará 8.000 desplazamientos a Sevilla a los pacientes

0

La Unidad Provincial de Tratamiento del Dolor, impulsada por la Consejería de Salud y Familias en Huelva, completa su puesta en marcha con la apertura este lunes de las consultas para la atención a los pacientes en los hospitales de Riotinto e Infanta Elena de Huelva, a los que se sumará a comienzos de octubre el Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez de Huelva, tras la finalización de los trabajos de adecuación de los espacios que albergarán la prestación de este servicio en el centro.

La delegada territorial del ramo, Manuela Caro, muestra en un comunicado su satisfacción con la culminación del proyecto de este nuevo dispositivo, que “va a permitir atender a los pacientes en los tres hospitales públicos de Huelva sin necesidad de derivaciones a Sevilla, reforzando así la calidad, comodidad y accesibilidad en la asistencia”. “Se ratifica también con ello el compromiso de la Junta con el incremento de la cartera de servicios sanitarios a disposición de la población onubense”, añade.

La nueva unidad tiene como objetivo específico ofrecer un tratamiento integral y preventivo a las personas que sufren dolor crónico de origen no oncológico, ofreciéndoles nuevas alternativas asistenciales cuando otras opciones terapéuticas previas, como la quirúrgica o la rehabilitadora, no han surtido el efecto deseado.

La delegada recuerda que, tal y como estaba previsto, en las últimas semanas se ha procedido a la formación previa del personal implicado, designación del personal que la integra, redacción de guías y protocolos de actuación, dotación de material y realización de obras de adecuación, dándose cumplimiento por parte de la Junta al cronograma establecido para su puesta en funcionamiento. “Con esta última fase se cumplen todos los objetivos propuestos”, remarca.

La unidad se encuentra formada por cuatro facultativos especialistas, concretamente, dos anestesistas, una rehabilitadora y un médico de Medicina Interna, cuya actividad va a contar con la colaboración de profesionales de los servicios de Anestesiología y Rehabilitación de los tres hospitales y de la red de centros de atención primaria, así como de otros departamentos hospitalarios vinculados a este proceso asistencial como Traumatología, Medicina Interna, Neurocirugía o Salud Mental.

De hecho, la Junta incide en que está concebida como un dispositivo multidisciplinar basado en la coordinación eficiente de las diferentes disciplinas médicas, quirúrgicas y de enfermería con la finalidad de aliviar el dolor de un paciente intervenido o con un proceso crónico, mediante tanto la aplicación de tratamientos medicamentosos convencionales como la realización y seguimiento de bloqueos anestésicos centrales y periféricos o el uso de otras terapias más complejas como la neurolisis por radiofrecuencia.

Según la Encuesta Andaluza de Salud, el 18,1 por ciento de la población sufre dolor crónico de espalda, cuello, hombro o cintura. La prevalencia de estas dolencias aumenta progresivamente con la edad, pasando de un 4,4 por ciento en el grupo de edad más joven al 35,5 por ciento en el grupo de 75 y más años.

Actividad

De acuerdo a la planificación inicial, los profesionales de la unidad pasarán a la semana dos consultas y llevarán a cabo tres sesiones de intervencionismo en el Hospital de Riotinto, tres consultas y cuatro sesiones de intervencionismo a la semana en el Infanta Elena y cuatro consultas y cinco sesiones de intervencionismo a la semana en el Juan Ramón Jiménez.

La previsión es que al mes se puedan efectuar un total de 1.680 actos médicos a pacientes, una cifra que se pretende incrementar paulatinamente conforme se consolide el funcionamiento de este recurso.

Según datos de la Junta, hasta ahora se han estado derivando a centros hospitalarios de Sevilla a unos 8.000 pacientes al año por la ausencia en Huelva de esta prestación.

La actividad de la unidad se desarrollará en horario de mañana y tarde, y la atención a los pacientes será en acto único, es decir, se les revisará y aplicará el tratamiento en el mismo día, con las ventajas que ello supone para el paciente al evitar visitas sucesivas, salvo en los casos en que sea necesario la realización de técnicas más invasivas en quirófano.

Por su parte, en el capítulo de infraestructuras, la unidad va a contar en cada hospital con zonas específicas, dotadas de consulta médica y sala contigua para bloqueos, así como disponibilidad para la utilización del bloque quirúrgico. En este sentido, los nuevos espacios ya están listos en los hospitales de Riotinto e Infanta Elena y en las próximas semanas se completarán los trabajos de habilitación en el Juan Ramón Jiménez.

Mientras que en materia de equipamiento, los hospitales refuerzan su dotación tecnológica actual con la incorporación de un nuevo ecógrafo en el Infanta Elena y de generadores de radiofrecuencia y sondas para infiltraciones y otras intervenciones tanto en este hospital como el Juan Ramón Jiménez y de Riotinto.

La Junta subraya que los profesionales de atención primaria tienen un “papel relevante” en el funcionamiento de la unidad, que requiere de una coordinación entre los distintos niveles asistenciales con vistas a garantizar la continuidad en la atención. Para ello, se cuenta con la presencia en cada centro de salud de un médico designado como referente en el dolor –28 en el conjunto de la provincia–, que va a ser el encargado de canalizar la atención de los pacientes que necesiten este tipo de tratamientos en su respectiva área de influencia, así como las derivaciones que se produzcan al ámbito hospitalario en caso de ser necesario.

En este apartado, desde la unidad se llevan a cabo las acciones de formación y docencia dirigida al personal facultativo y a los residentes, así como de fomento de la investigación en este campo y otras actividades académicas.

El impulso de este nuevo dispositivo se enmarca dentro del Plan Andaluz de Atención a las Personas con Dolor, la estrategia de la Consejería de Salud y Familias enfocada a proporcionar los cuidados necesarios a las personas que padecen este problema, mejorando su calidad de vida y la de sus familias.