Home Medio Ambiente La Confederación del Guadalquivir comienza a sellar los pozos ilegales de Lucena
La Confederación del Guadalquivir comienza a sellar los pozos ilegales de Lucena
0

La Confederación del Guadalquivir comienza a sellar los pozos ilegales de Lucena

0

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ha comenzado a sellar hoy 17 de los 77 pozos sancionados por captación ilegal de agua en Lucena del Puerto.

La CHG da así cumplimiento a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que obligaba al Ayuntamiento a inutilizar los pozos y sondeos abiertos sin proceso de regularización alguno.

La operación de sellado se ha llevado con sigilo ante la tensión ciudadana existente en la zona del Condado onubense. Y la Confederación, que ni siquiera colgó un comunicado oficial en su web, ha asegurado desde Twitter que “trabaja en paralelo para regularizar los derechos de la Comunidad de Regantes del Condado y del Fresno y ultima la tramitación para declarar La Rocina, Almonte  y Marismas como masas de agua subterránea en riesgo de no alcanzar buen estado”.

 

El dictamen judicial, agrega una nota de la CHG, y contra el que no cabe recurso, supone el fin a un proceso sancionador iniciado por la CHG en 2013, tras una denuncia de la Guardia Civil que motivó un expediente de infracción, resuelto por el organismo de Cuenca desde hace cinco años, en 2014. En su sentencia, el TSJA constató que los 77 pozos sancionados en Lucena del Puerto se realizaron sin la autorización de la Confederación y nunca se solicitaron los trámites para su concesión.

La CHG recuerda que el Plan Especial de Ordenación de las zonas de regadíos ubicadas al norte de la llamada Corona Forestal de Doñana, aprobada por la Junta en 2014, “ordena el territorio y determina una superficie regable de más de 9.000 hectáreas, de las que unas 6.100 Has se encuentran en la Cuenca del Guadalquivir. Estas explotaciones correspondían bien a terrenos agrícolas puestos en riego antes de 2004 que hubieran mantenido su actividad agrícola, bien a otros terrenos que contaban con derechos para agua para riego. Todo suelo que no cumpliera con estos requisitos quedaba fuera del Plan, sin posibilidad de tramitación para su concesión”.

El suelo agrícola regable localizado en el municipio lucenero es de 707 hectáreas. En la primavera de 2019, la CHG detecta, a través de su sistema de teledetección, el riego de 1.064 hectáreas de invernadero. De ellas, prácticamente la mitad -487 hectáreas- se encuentran fuera de suelo agrícola regable (SAR) según el Plan Especial de Ordenación de la Junta de Andalucía.

Ahora, la CHG trabaja en la regularización de los derechos de riego para las 1.600 hectáreas de la Comunidad de Regantes del Condado, amparadas por el Plan Especial de Ordenación de Regadíos. Además, avanza en la modificación de los derechos de agua de las 496 hectáreas de la Comunidad de Regantes de El Fresno que el organismo de cuenca concedió, por un plazo de 20 años, el pasado mes de septiembre de 2018.

Y, subraya en un comunicado, que continúa trabajando para completar la concesión que “les corresponde y por la que cerraron 400 pozos legítimos que deberán sustituirse por agua superficial, un proceso que optimizará el actual trasvase de los 4,99 hectómetros cúbicos del Tinto-Odiel-Piedras a la cuenca del Guadalquivir y para liberar la presión de las masas en la comarca de El Condado”.

Sobre esta transferencia, la CHG también pretende “maximizar su utilización”, así como asegurar que “las futuras infraestructuras a ejecutar para el trasvase de 14,99 hectómetros cúbicos suponga la liberación de presiones en la zona más sensibles del acuífero”.

En esta línea, el organismo de cuenca ha impulsado, en coordinación con el Miteco y la Junta de Andalucía, los primeros contactos para constituir la Comisión Técnica “para el trasvase al Condado de los otros 14,99 hectómetros cúbicos aprobado por el Parlamento, a finales de 2018”.

Junto a estas actuaciones, la CHG ha explicado que se avanza en la tramitación para declarar La Rocina, Almonte y Marismas como “masas de agua subterránea, en riesgo de no alcanzar el buen estado”.

Esta medida, que ya cuenta con la documentación e informes necesarios para su consulta pública, exigirá de la creación de comunidades de usuarios de aguas subterráneas y la elaboración de un programa de actuación que ordene las extracciones y coordine las medidas para garantizar el uso sostenible del recurso, reforzando la protección y conservación del humedal.

Por otro lado, la Administración hidráulica también contempla el recrecimiento del embalse del Agrio para disminuir las extracciones de aguas subterráneas en el entorno de los Hatos (arrozales sevillanos); la puesta en marcha de la nueva estación depuradora de Matalascañas, actualmente en tramitación ambiental; y el impulso a la sustitución de los dos sondeos de abastecimiento más cercanos al Parque Nacional en el término municipal de Almonte, por otros dos ubicados “en una zona más alejada y de menor sensibilidad”.

A ello ha resaltado que “se sumará el aumento en los próximos meses de los medios propios del Organismo de cuenca, tanto de la Guardería fluvial, como para la tramitación de expedientes y sanciones”.

Asimismo, se incluirá “la problemática de Doñana” en el Esquema de Temas Importantes (ETI) del Tercer Ciclo de la Planificación Hidrológica, para facilitar que este espacio natural “se convierta en objeto de especial análisis”.