Home Área Metropolitana Huelva Capital Viernes Santo agridulce en Huelva: Desasosiego y explosión de júbilo
Viernes Santo agridulce en Huelva: Desasosiego y explosión de júbilo
0

Viernes Santo agridulce en Huelva: Desasosiego y explosión de júbilo

0

Hubo de todo este Viernes Santo en una Huelva volcada en su Semana Santa. Una Huelva que se echa a la calle literalmente para acompañar a sus hermandades. Con emoción y toda la ilusión de una Semana Santa que se puede tocar, mirar y sentir. Ese encanto lo tiene la Semana Santa de Huelva.

Viernes Santo agridulce en Huelva: Desasosiego y explosión de júbilo Huelva Capital 1

Comenzó la Madrugada con una Hermandad del Nazareno preciosa y que una vez más hizo cortas la siete horas de procesión, desde la madrugada al alba de esa Huelva que encara en sus rincones más celebres. Ningún sobresalto.

Pero ya la tarde del Viernes Santo comenzó con malos augurios climatológicos. Una climatología adversa que obligó a suspender la estación de penitencia de la Hermandad de La Fe. Sufrió la barriada ‘isleña’ de Viaplana. Pero ahí estaba su gente para arropar a sus titulares. Juntos en oración. Fue la noticia triste de la jornada.

Porque las demás hermandades, después de mucho esperar y titubear a causa del clima, que amenazaba lluvia decidieron salir y llenaron la tarde de Huelva de música, oración y marchas cofrades.

La Hermandad de Penitencia y Cofradía de Nazarenos del Sagrado Descendimiento de Nuestro Señor Jesucristo, Nuestra Señora del Calvario, San Juan Evangelista y María Santísima de la Resignación en sus Dolores se lo pensó mucho. Tenía la salida a las 17.50 y esperó a que pasara el mal rato que amenazaba lluvia. La Parroquia Mayor de San Pedro fue testigo de su desasosiego.

Lo tuvo más fácil la Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias, Santo Entierro de Cristo y Soledad de María, que salió una hora después de la marcada, a las 20.30 de la ermita de La Soledad. Y partió mirando al cielo porque seguía amenazando lluvia.

Idéntico presente para la Real e Ilustre Hermandad de Penitencia y Cofradía de Nazarenos de Nuestra Señora de la Soledad. Una hora esperó en la Parroquia de la Concepción. Fue suficiente. El Silencio se apoderó de una Huelva que pasada la medianoche despidió un Viernes Santo agridulce y con mucho temor a que apareciera la lluvia.

Después de todo, el desasosiego por la lluvia se mantuvo toda la noche.

Ya solo queda el Domingo de Resurrección. Reservado para la Hermandad de la Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima de la Luz.