Home Sierra Un documento del siglo XVII relata el ‘vulgo de sangre’ de San Sebastián
Un documento del siglo XVII relata el ‘vulgo de sangre’ de San Sebastián

Un documento del siglo XVII relata el ‘vulgo de sangre’ de San Sebastián

87
0

El vulgo de sangre o sudor milagroso que experimentó la imagen del patrón de Zufre en el siglo XVII ha sido rescatada por el investigador Santiago González Flores, quien ha publicado un documento de 1698 que recoge aquel episodio histórico.

Fue el lunes 3 de febrero de 1698, cuando Isidoro Félix Pacheco, notario público y apostólico de la Vicaría de Zufre, dio testimonio de un suceso acaecido a las once de la mañana de dicho día cuando miembros de la Cofradía de San Sebastián se acercan a la Ermita del Santo para preparar, como era costumbre, los actos previos a su salida procesional.

El presunto sudor milagroso de la talla será uno de los episodios más sorprendentes en la historia religiosa de la comunidad, y en él se vieron envueltos los personajes más destacables de la villa en la época. Así lo reflejó el escribano Pacheco al escribir que ” …a los señores que el presente bieren como a lunes tres deste presente mes de Febrero deste año de mill y seiszientos y nobenta y ocho de las onze deste dicho dia poco más o menos, entre en la hermita del Glorioso martir San Sebastian extramuros desta Villa … y bide la ymagen del glorioso Santo, puesta en unas andas en el suelo de dicha hermita junto al Altar que ai en ella y me dixo dicho Sr. Vicario que tomase una bela enzendida y biese y rexistrase la ymajen del glorioso Martir San Sebastian y beria como todo su cuerpo y demas partes del estaban sudando agua naturalmente y viéndolo referido tome una bela enzendida y rexistre y mire mui bien la ymajen del glorioso martir San Sebastián…”

El caso motivó la apertura por parte de las autoridades Arzobispales de Sevilla de un expediente en el que se tomaron testimonios a todos los personajes implicados, entre otros, Joseph Domínguez y Garzón, Ana Ruiz Rufo, viuda, Isabel Ruiz Rufon, mujer de Francisco Alvaro el Viejo, y Catalina Ruiz. El expediente concluyó con una extensa declaración de los personajes implicados y se certificó el suceso al que calificaron como milagroso.

 

 


Cerrar