Home Huelva Más quejas que reclamaciones por el cobro de los atrasos del recibo de la luz
Más quejas que reclamaciones por el cobro de los atrasos del recibo de la luz
0

Más quejas que reclamaciones por el cobro de los atrasos del recibo de la luz

0

Con quejas verbales aunque no con reclamaciones están recibiendo los consumidores de Huelva la refacturación que las compañías eléctricas han comenzado a aplicar a partir de este mes en el recibo de la luz para compensar las diferencias a su favor por las tarifas que durante tres años – de abril de 2014 y diciembre de 2016 – se aplicaron incorrectamente por un mal cálculo del Ministerio de Energía en la fijación de su parte regulada.

Las empresas de electricidad calculan que la media de esta regulación será de 2,2 euros por cliente, aunque para una potencia de 4,4 kilovatios (kW) y un consumo de 3.000 kilovatio hora (kWh) al año, se elevará a 5,67 euros. Esta cifra dista mucho de la ofrecida por Facua (Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía), que estima que la factura de la luz puede incrementarse hasta un 50% en mayo en el caso de los consumidores con menos recursos y que están acogidos al bono social. Entre las críticas de Facua, figura también que las eléctricas están cobrando la subida en un solo recibo en vez de prorratearlo en varios hasta el mes de septiembre, fecha tope para cobrar la diferencia.

En la Delegación de Facua en Huelva se han recibido quejas, pero no reclamaciones. Su responsable, Antonio Romero, reclama que si la facturación sobrepasa una determinada cantidad, como la media de 50 euros que estima su federación, “no se debería cobrar de una vez, sino que habría que haberlo repartido en varios recibos”.

El responsable de la Unión de Consumidores de Huelva, David Solís, sostiene que el aumento de la refacturación se acoge más a lo que dicen las eléctricas a juzgar por la falta de reclamaciones en su asociación, aunque recalca que el recibo de la luz “es algo que los usuarios no controlan y directamente agachan la cabeza ante una indefensión muy grande porque el Estado se está plegando a las eléctricas”. Solís cree lógica la batalla de otras asociaciones de consumidores porque ” a los 12 millones de consumidores les están dando por todos lados y es una injusticia constante”.

En este sentido, Romero considera un mal menor el aumento puntual del recibo, después del incremento de casi un 20% de la factura de la luz en un año: “Nuestros socios comparan lo que suben los salarios y las pensiones, que están congelados, con el aumento de la luz y se ven impotentes, cuando el coste de la materias primas como el petróleo no ha subido”.

El delegado de Facua en Huelva asegura que este incremento anual sí ha provocado las quejas de prácticamente el 100% de sus socios y también de personas que no lo son y culpa de la subida a la “falta de sensibilidad del Gobierno y a su connivencia con las eléctricas”.

Y va a más al señalar que “parece que al Gobierno le interesa que suba el precio de la electricidad. De hecho, hace algunos años subió el precio del IVA del 16 al 21%, cuando es un gasto para un uso necesario -en los hogares, empleamos la electricidad para iluminarnos, cocinar o tener calefacción en invierno- que no debería tener un IVA superior al 4%”.

Romero explica que, además del IVA, se ha subido el impuesto de la electricidad por la potencia contratada de tal modo que una familia que tenga 4,4 kilovatios contratados “va a pagar unos 24 euros aunque esté fuera de casa y no encienda una bombilla”. “Debería diseñarse -continúa- unos precios para la energía asumibles por los consumidores según el los ingresos porque hay millones de personas que no alcanzan el salario mínimo y en Huelva hay muchas familias que padecen pobreza energética”.