Home Área Metropolitana Huelva Capital Un estudio de la UHU achaca al polvo sahariano las manchas en la ría
Un estudio de la UHU achaca al polvo sahariano las manchas en la ría

Un estudio de la UHU achaca al polvo sahariano las manchas en la ría

483
0

Las manchas que durante el pasado verano y que durante el mes de agosto han afectado a las embarcaciones del Club marítimo de Huelva, podrían deberse al polvo en suspensión procedente del Sáhara o calima que se queda adherido a en contacto con el agua a la superficie de las embarcaciones.

Así lo constata un estudio encargado por la Junta de Andalucía a la Universidad de Huelva en aras de intentar detectar la procedencia de estas manchas que han vuelto a denunciar los usuarios de esta instalación deportiva.

Durante el verano de 2017 la Universidad de Huelva, a través del catedrático Jesús de la Rosa y su personal investigador realizaron visitas a las instalaciones afectadas, así como la toma de muestras sobre los barcos de las partículas que al parecer ocasionan estas manchas. Estas muestras han sido sometidas a un estudio mediante microscopio electrónica de barrido con detector de dispersión de energía.

Las principales conclusiones de este trabajo apuntan a que las manchas se producen preferentemente en las zonas de las embarcaciones de material de poliéster, y que la caracterización de las partículas indica que su procedencia podría corresponderse con los eventos de calima que se han sucedido durante este verano, mediante intrusiones de aire africano, que de acuerdo con los datos aportados por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, han sido continuos durante el pasado verano.

Con fecha 19/10/2017 se dio traslado a ese Real Club Marítimo de Huelva de este informe en su totalidad para su conocimiento. Esta muestra tomada directamente sobre embarcaciones y sometida a una “rigurosa analítica por personal científico cualificado denota la presencia de elementos propios de los materiales arrastrados por las intrusiones de polvo africano”.

No ha sido la única actuación de la Junta en su intento por esclarecer el origen de las manchas. Desde el mes de junio de 2017 se iniciaron actuaciones sobre la red de control y vigilancia de la calidad del aire de la consejería, en la que se han revisado “todos los datos obtenidos en las estaciones de control más cercanas a estas instalaciones (Palos de la Frontera, La Rábida, Punta Umbría y Pozo Dulce). No se observaron valores anómalos en los datos obtenidos en estas estaciones, ni en las emisiones monitorizadas de las fábricas más próximas”.

Desde que se tiene constancia de las denuncias del año pasado, se encargó una inspección a las instalaciones afectadas por parte de Agentes de Medio Ambiente, así como en otras que potencialmente pudieran haber recibido contaminación debido a su situación. Durante ese periodo se personaron en el Real Club Marítimo de Huelva, Club Náutico de Punta Umbría, Club Deportivo de Punta Umbría y Real Club Marítimo de Punta Umbría, así como en otros clubes de la provincia (Mazagón, Nuevo Portil, Río Piedras y Marina de El Rompido), con objeto de comprobar los hechos denunciados.

La conclusión es que las afecciones sólo se detectaron en los clubes de Punta Umbría y Huelva, y sólo en ciertas superficies, al menos durante el verano de 2017. Desde el pasado mes de septiembre hasta el mes de abril de 2018, un agente de medio ambiente ha estado personándose periódicamente en las instalaciones del Real Club Marítimo de Huelva, para llevar un seguimiento visual de una superficie testigo. Durante estas visitas no se han vuelto a producir estos incidentes. Estas visitas se han retomado el día 6 de agosto de 2018 al tener constancia de nuevo de la aparición de las mismas manchas en las embarcaciones, aunque en este caso no se producen en otros clubes de la provincia.

El Seprona de la Guardia Civil también ha tomado cartas en el asunto y, tras tener conocimiento de las denuncias del pasado verano, realizó una toma de muestras de las partículas depositadas, y tras evaluar los resultados no se encuentran parámetros insalubres o peligrosos. En la delegación de Medio Ambiente también se ha tenido conocimiento de que el Seprona ha instalado unos equipos en el Real Club Náutico y de Tenis de Punta Umbría desde mediados del pasado mes de noviembre hasta diciembre de 2017, para detectar el posible origen de estas manchas.

En dos ocasiones durante el pasado verano se realizaron visitas del personal técnico de la delegación de Medio Ambiente que fueron atendidos por personal de Administración de ese Club, así como por usuarios particulares de embarcaciones, con objeto de la investigación que se estaba desarrollando en la búsqueda de las posibles causas, ordenándose una caracterización de ciertas emisiones de las fábricas más cercanas que pudieran tener relación con estos hechos, por parte de la Unidad Móvil de esta Administración.

Tras los resultados de las muestras obtenidas por el Seprona y los comentarios obtenidos en las visitas de las citadas instalaciones, se realizó una caracterización de los focos industriales más significativos por parte de la Unidad Móvil de Emisiones, no habiéndose detectado valores anómalos en estas determinaciones analíticas, ni en el funcionamiento de estas fábricas, a las que se ha realizado un seguimiento desde el conocimiento de las denuncias.

En base a todas estas actuaciones y dado que este verano se han vuelto a producir fenómenos de intrusión sahariana, para la Junta de Andalucía, “la única conclusión con cierta base es que tal y como se ha indicado anteriormente la explicación de estos fenómenos se encuentre en los múltiples episodios de intrusión africana produciéndose manchas en algunas superficies expuestas de las embarcaciones, similares a las que se depositan igualmente en vehículos estacionados durante tiempo”.

Se baraja la hipótesis de que estas manchas procedan de la degradación de partículas de arcillas de origen sahariano, según apunta el catedrático Jesús de la Rosa. Probablemente la combinación de estos fenómenos con condiciones meteorológicos de atmósfera estable haga posible alguna reacción que desencadene estos episodios.

Desde la delegación de Medio Ambiente, continúan trabajando en el esclarecimiento de estos hechos “por si se detectaran otras causas distintas a las mencionadas e insistimos en que ni en los análisis de la Universidad de Huelva ni en los del Seprona se ha detectado ningún compuesto anómalo que pudiera afectar a la salud de las personas”.


Cerrar