lunes. 30.01.2023
El tiempo
Opinión

Confieso que he bebido

Ya no resta tiempo para justificar un error que haya condicionado tanto la vida merecida de seres andantes por esta crispación latente a la que nada debemos. No existen escusas capaces de remediar ni remendar, tampoco disculpas de privilegio que calmen el desasosiego actual; hicieron una red y pescaron hombres no bíblicos ni hombres de prestigio, cogieron apestados que según sus criterios vanos de su vana conciencia podrían causar malestar al sistema.

No les ha bastado lo anterior, se han confabulado de nuevo para continuar sus ejercicios de destrucción de derechos, se han reunido en las cúpulas insonoras –para no oír las quejas- y, sin bajar a la arena, han decidido establecer meses de 45 días para que los apestados de sus listas negras –desempleados, pensionistas, estudiantes, amas de casa, dependientes y otros- alarguen su derecho al cobro mensual y así ahorrar cada año casi cuatro meses de pagos.

Han pensado también reducir los nacimientos mediante técnicas de esterilidad; figuran proyectos en sus cálculos para no alargar en más de dos años la vida de los jubilados, las carreras universitarias serán exiguas, los tiempos para intervenciones quirúrgicas tendrán listas de espera ilimitadas, las cadenas perpetuas promocionarán desalientos, enfermedades y terror a fin de provocar altos números de suicidios; nos meterán en todas las guerras y conflictos, acudirán en nuestro nombre a todos los foros donde se apoyen demolición, desahucio, impostura, y exigirán conocimiento de cuatro idiomas, preparación física a nivel de virtuosismo, altura de más de uno ochenta, cara afeitada y procedencia familiar de conducta contrastada, para conseguir u otorgar un puesto de trabajo.

Con tal panorama sobran los remedios, da para pensar que existen crisis de psicopatías colectivas en los mandantes o que siempre resuelven estos asuntos en sesiones de espiritismos con iluminación extrasensorial o que beben y beben y vuelven a beber, de una manera razonable y ética no sería posible.

Comentarios