jueves. 20.06.2024
El tiempo
Opinión

De Tartessos a Perico Rodri

El ex coordinador de IU, Pedro Jiménez, denuncia el desinterés de los últimos alcaldes de Huelva (Pedro Rodríguez y Gabriel Cruz) por el enorme legado arqueológico existente en la ciudad. Han permitido tapar restos de enorme riqueza e importancia.
De Tartessos a Perico Rodri

La historia de Huelva es una gran desconocida para muchas personas que presumen de choqueras por el hecho de haber nacido y vivir en ella.

Son tan pocos los restos arqueológicos conservados y visibles, y tanta la destrucción llevada a cabo, que hay quién realmente piensa que la historia de nuestra vieja Onuba pasó de golpe de Tartessos a Perico Rodri.

Pero no. Naturalmente no es así.

Entre medio pasaron otros pueblos que se asentaron entre estos dos viejos ríos y dejaron una gran cantidad de pruebas de su paso por la historia de nuestra ciudad.

De todos ellos muy pocos se han conservado hasta nuestros días. La causa de tanto despropósito se debe a la desidia y el desinterés de todos los alcaldes que ha tenido nuestra ciudad.

Ninguno de ellos ha defendido el patrimonio arqueológico ante otras instituciones, ni ha destinado una parte de sus presupuestos municipales a invertir en la conservación de nuestro rico patrimonio.

De todos ellos, los dos últimos: Perico Rodri y Gabriel Cruz han dejado perfectamente claro que era más importante para ellos pensar en sus intereses electorales e invertir en el Recreativo de Huelva y en la Semana Santa.

Por otra parte hay que señalar el nulo papel de quienes han gobernado el Estado y nuestra Comunidad Autónoma. Entiéndase PP y PSOE, que se han olvidado absolutamente de nuestra ciudad en materia de inversiones destinadas al patrimonio.

No aguanta la más mínima comparación lo destinado por la Junta de Andalucía y el Estado al resto de capitales andaluzas. No hablamos de Sevilla, Córdoba o Granada. Lo hacemos de capitales similares a Huelva como Jaén o Almería.

Por último y no menos importante resulta el papel de los propietarios privados de suelo, que en su mayoría no han dudado lo más mínimo en meter la palera y enviar a la escombrera municipal cualquier resto arqueológico hallado en su propiedad, si piensa que eso supondrá un impedimento para su negocio del ladrillo.

Huelva, como en muchas otras cosas, es en materia arqueológica, una gran desconocida.

A nadie, salvo a los arqueólogos y estudiosos y a La Izquierda de Huelva ha interesado concienciar y mucho menos movilizar a la sociedad, por el estudio, conservación y puesta en valor del Patrimonio Arqueológico de Huelva.

De manera somera hay que señalar que en el año 2006, se descubrió en La Orden, en el plan parcial número 8 El Seminario, un yacimiento arqueológico que data del IV milenio antes de Cristo. Hallazgo que supuso un cambio en la historia de nuestra ciudad, al situar el mismo, como el más antiguo de Andalucía.

Importantísimo ya había sido con anterioridad el hallazgo de numerosas tumbas Tartésicas en el Cabezo de la Joya, con ricos ajuares funerarios.

Reflejar también los restos de muros tartésicos que se encuentran en el Cabezo De San Pedro.

Existen restos romanos en el edificio Moliere (antiguo colegio francés).

En el Cabezo del Conquero existe un acueducto romano, así como la Fuente Vieja.

Una pequeña muestra del acueducto, se encuentra junto a Aguas de Huelva.

Bajo la Plaza de las Monjas se hallaron restos de viviendas romanas, una de ellas con un altar, que inmediatamente fueron tapadas para “su conservación”.

En la Plaza de la Soledad se encontraron restos importantes de casas romanas e islámicas. En la Isla Saltes se encuentra una ciudad islámica completa tapada bajo plásticos y tierra también para “su conservación”.

También en El Seminario se encontró una necrópolis visigoda.

Esto es sólo una parte de lo encontrado, quedando aún por excavar en gran parte de la zona arqueológica de Huelva. Pero lo escrito anteriormente refleja la rica historia de nuestra ciudad y al mismo tiempo lo que podríamos ofrecer a todas las personas que visitan nuestra ciudad y a quienes vivimos en ella.

La puesta en valor, conservación y señalización de todos los restos arqueológicos debe ser una obligación para nuestro ayuntamiento.

Destinar partidas presupuestarias municipales para tal fin debe ser una prioridad.

En este momento se están llevando a cabo trabajos de excavación de unas necrópolis islámicas en la Plaza de las Amapolas y en los depósitos de agua de la Confederación en El Torrejón.

La creación de una ruta arqueológica, así como la señalización de la misma y la edición y publicación de documentos informativos de difusión son tareas que deberían de haberse llevado a cabo. A pesar de todo, aún estamos a tiempo.

No cometamos los mismos errores anteriores colocando alcaldes a los que nada de esto importa. Comprometámonos con nuestra historia y nuestro patrimonio … y que la Esperanza Huelva.