miércoles. 24.07.2024
El tiempo
Opinión

Falsas promesas electorales

El ex coordinador de Izquierda Unida Pedro Jiménez critica en este artículo los alardes de última hora de Gabriel Cruz con las obras y las promesas electorales de la candidata Pilar Miranda. "El futuro gobierno de esta ciudad no está escrito", concluye.
Falsas promesas electorales

Cuando llegan las campañas electorales, los candidat@s de los dos partidos mayoritarios PP y PSOE, entran en una espiral de promesas, de las que una vez pasadas estas inmediatamente se olvidan.

Se podría pensar que el electorado es lo suficientemente adulto políticamente como para detectar las falsas promesas que se hacen en esta loca carrera para llegar al gobierno municipal los próximos cuatro años en Huelva.

Lo cierto es que los dos grandes partidos saben a ciencia cierta que si a ambos el electorado les ha perdonado en multitud de ocasiones los escandalosos e innumerables casos de corrupción en los que PP y PSOE han caído a lo largo de nuestra corta historia democrática, seguro que lo harán por unas pocas mentiras que se lancen y que “son normales” en campaña electoral.

Llegados a este punto, da igual lo que se ponga en los programas electorales o lo que se diga en las declaraciones diarias a los medios de comunicación. Lo importante para ellos es mentir con convicción y captar la atención de los bien intencionados votantes.

Por desgracia, muchas personas aún no leen los programas electorales, ni analizan críticamente todo lo que se les dice cuando llegan las campañas electorales.

En Huelva estamos asistiendo al espectáculo de ver cómo en un alarde de efectividad económica y administrativa, el actual alcalde y candidato del PSOE tiene toda la ciudad levantada en obras y hace en unos meses lo que fue imposible hacer en cuatro años.

De todo el dinero se ha dispuesto al final de la legislatura y todos los concursos y contratos se han concentrado en unos meses sin que haya sido un problema administrativo.

Durante cuatro años ni una obra, durante cuatro años la ciudad sucia y los barrios abandonados. Y de golpe, como si de un truco de magia se tratara, se arreglan acerados, se levantan y peatonalizan calles, se cambia el mobiliario urbano, se arreglan jardines y se siembran árboles, se tapan todos los baches y se hace de todo como si no hubiese un mañana.

Entretanto la candidata del PP, que para desgracia suya no puede competir en eso, se dedica cada día a realizar promesas que convertirían a Huelva en la envidia de Andalucía, si se llegasen a cumplir.

Un día promesas sobre los restos arqueológicos y el patrimonio, otro día sobre inversiones en los barrios, otro día sobre el Recreativo. Y así  durante toda la precampaña y campaña electoral. Da igual que antes haya estado en anteriores gobiernos municipales muchos años. Da igual lo que se dice que se va hacer y no se hizo. Todo da igual porque est@s candidat@s del PP y PSOE tienen claro que cualquier cosa que haga o diga en campaña electoral, vale.

A ambos les interesa polarizar la campaña electoral entre uno y otra. Que la gente piense que sólo uno de ellos puede gobernar esta ciudad. Como si sólo hubiera dos opciones. Dos opciones que en realidad, son la cara A y la cara B de un mismo disco.

Porque cualquiera de los dos, si sale, hará lo mismo, como se ha demostrado en los últimos gobiernos municipales.

El candidato del PSOE ha venido haciendo lo mismo que hizo su antecesor Perico Rodri.

Este, acuñó y popularizó el término onubensismo para definir y enmascarar lo que en realidad era populismo.

El actual alcalde, como si de otro alcalde más del PP se tratase, ha continuado esa política e incluso la ha multiplicado robándole al PP su estrategia y su política, basada fundamentalmente en potenciar nuestras fiestas y tradiciones así como poner millones de dinero público al servicio del Recreativo al ser todo el conjunto las “señas de identidad” de Huelva.

Este alcalde y candidato del PSOE se ha convertido en estos años en una mala copia “progre” de Perico Rodri, arrastrando con él a su partido.

Julio Anguita llamó a Felipe González trilero de la calle Sierpes y la clavó.

Desde mi modesta opinión alerto también sobre estos nuevos predicadores, que prometen cosas a sabiendas que no las van a cumplir o que incluso harán lo contrario. El futuro gobierno de esta ciudad no está escrito. Se decidirá. Lo decidiremos, todos y todas el próximo 28 de mayo.

Informémonos bien. Leamos los programas electorales. Analicemos críticamente lo que nos digan y después actuemos en consecuencia.

Porque Huelva nos lo demanda.

Para que la esperanza Huelva.