lunes. 03.10.2022
El tiempo
Opinión

En el umbral del desastre por sequía

El cambio climático y la mala gestión del agua, son los responsables de lo que va camino de convertirse en un desastre natural de muy graves consecuencias para las personas, el medio ambiente, la agricultura, la ganadería y la industria. Este recurso se está agotando y nadie debe ser indiferente.
Arroyo de Don Gil, principal afluente del arroyo de La Rocina, el de mayor aporte de agua a la marisma de Doñana. (Bodegones-Almonte).
Arroyo de Don Gil, principal afluente del arroyo de La Rocina, el de mayor aporte de agua a la marisma de Doñana. (Bodegones-Almonte).
En el umbral del desastre por sequía

Estamos padeciendo una sequía histórica como nunca la habíamos visto, hasta en las zonas más lluviosas del norte de España falta agua.

El cambio climático y la mala gestión del agua, son los responsables de lo que va camino de convertirse en un desastre natural de muy graves consecuencias para las personas, el medio ambiente, la agricultura, la ganadería y la industria. Este recurso se está agotando y nadie debe ser indiferente.

España es una de las zonas  de la Unión Europea más afectada por la sequía, según el informe ‘Sequía en Europa’, publicado por la Comisión Europea el pasado mes de julio.

Las reservas hídricas españolas están en el 36,9% de su capacidad, datos publicados el 23 de agosto por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO). Varios municipios de diferentes comunidades autónomas ya han comenzado a aplicar serias restricciones para afrontar este déficit.

De persistir la anomalía climatológica no sería de extrañar que algunos de los pueblos más afectados comiencen a sacar a sus santos en procesión para rogar que llueva, como ocurrió en la última sequía del mes de febrero de este año. Para muchos escépticos estas antiguas tradiciones son solo un mito, aunque en muchos casos se ha llegado a producir el “milagro” con la llegada de lluvias que han mitigado la escasez de agua, haciendo honor al refrán “la fe mueve montañas”.

Arroyo de Don Gil, principal afluente del arroyo de La Rocina, el de mayor aporte de agua a la marisma de Doñana. (Bodegones-Almonte).
Arroyo de Don Gil, principal afluente del arroyo de La Rocina, el de mayor aporte de agua a la marisma de Doñana. (Bodegones-Almonte).

Cauce del caudaloso arroyo de Don Gil (Bodegones-Almonte).

El Espacio Natural de Doñana no iba a ser una excepción, pues está sufriendo el periodo más largo de sequía registrado en las últimas décadas, y eso se nota en la disminución del censo de aves que ha sido considerablemente menor al de años anteriores.

Por el arroyo de La Rocina, uno de los principales aportes de agua a las marismas del Parque Nacional, no ha corrido apenas agua en el invierno y la situación es muy preocupante, si bien en el paisaje de Doñana todavía podemos encontrar lagunas y charcos espectaculares, echándole un pulso a la sequía en pleno mes de agosto, como la laguna de Moguer o el Charco de La Tahona, que albergan numerosas especies vegetales y animales. Son auténticos oasis en medio del desierto.

La laguna de Moguer se resiste a ser devorada por la sequía.
La laguna de Moguer se resiste a ser devorada por la sequía.

 

.La situación de Doñana es crítica. Diferentes organizaciones ecologistas vienen alertando desde hace años de la galopante sequía que sufre el Parque. A la falta de precipitaciones hay que añadir la extracción de agua para  la agricultura de los frutos rojos en el Entorno de Doñana y la excesiva extracción de agua para el abastecimiento urbano de la zona de Matalascañas, una sobreexplotación de los acuíferos que está pasando factura a la reserva natural más importante de Europa.

O se toman medidas serias contra la sequía o a esta joya de la naturaleza le espera un futuro desolador.

Arroyo de La Rocina. (Cabezudos-Almonte). Su cauce lleno de maleza espera el agua para seguir bañando la marisma de Doñana.
Arroyo de La Rocina. (Cabezudos-Almonte). Su cauce lleno de maleza espera el agua para seguir bañando la marisma de Doñana.

Arroyo de La Rocina. (Cabezudos-Almonte). Su cauce lleno de maleza espera el agua para seguir bañando la marisma de Doñana.

El Estado debe garantizar el agua potable a todas las personas para su uso personal y doméstico porque es esencial para la vida, pero mantener las reservas de agua no es solo responsabilidad del Estado.

La industria; la agricultura; la hostelería y todos los ciudadanos estamos obligados a hacer un buen uso de este bien común y limitado.

El ahorro en el consumo doméstico es muy importante: poner la lavadora y el lavavajillas solo cuando estén llenos y con los programas de ahorro; si se friega a mano no hacerlo dejando correr el agua; ducharse en vez de bañarse; cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes o nos enjabonamos en la ducha, gastando el agua imprescindible, son pequeñas cosas que ayudan a ahorrar gran cantidad de agua.

Para implicar a todos los ciudadanos en el ahorro son necesarias campañas eficaces de concienciación y sensibilización social, campañas que no solo se limite a la colocación de cartelería en los municipios y publicaciones en redes sociales y páginas web, sino que vayan más allá, explicando directamente al ciudadano, mediante jornadas divulgativas, charlas y coloquios informativos, sus causas y consecuencias, así como la importancia de utilizar el agua de una manera responsable.

El agua no debería ser un negocio, pero desde que la gestión de la misma se puso en manos de empresas privadas, como es el caso de Aqualia en Andalucía, este bien común ha dejado de ser un derecho humano y se ha convertido en un negocio boyante para estas empresas, y para los ayuntamientos que se desentienden de su gestión y obtienen un sustancioso beneficio por la concesión del servicio. T

odos sabemos que beber agua del grifo de nuestra casa no es gratis; es un servicio por el que tenemos que pagar cada día más, y si no pagamos el recibo nos cortan el suministro. ¿Dónde está ese derecho humano?

En el umbral del desastre por sequía