jueves. 18.04.2024
El tiempo

Alcores: "Durante la pandemia muchos niños han estado invisibilizados y sin protección"

La Asociación Alcores hace un llamamiento de urgencia antes de cerrar el año: 145 menores en situación de desamparo necesitan familias de acogida que puedan ofrecerles su hogar
Alcores: "Durante la pandemia muchos niños han estado invisibilizados y sin protección"

La Asociación Alcores lleva 19 años trabajando en Huelva para encontrar familias que acojan temporalmente a menores en situación de desamparo. En estas fechas especialmente familiares y a punto de terminar el año, lanzan un mensaje a la población onubense: 145 menores necesitan familias de acogida que puedan ofrecerles su hogar.

Antonio Muñoz Rejano, coordinador del Servicio de Apoyo al Acogimiento Familiar de la Asociación Alcores, explica a este diario cómo funciona este programa de acogimiento que cuenta ya con una dilatada trayectoria en nuestra provincia.

"Nosotros en nuestra sede no tenemos o cuidamos a niños directamente. Una vez que un niño o niña entra en situación de desamparo por la administración, estos niños tienen dos opciones: o bien pasan a residir a Centros de Protección de Menores o bien con familias acogedoras.

Desde hace años, se apuesta firmemente por que los niños y niñas menores de 7 años no tengan que entrar en un centro de protección y pasar por una institución. Es por ello, que desde la Asociación Alcores, dentro del programa Servicio de Apoyo al Acogimiento Familiar, se trabaja en la búsqueda de familias acogedoras para esos niños y niñas. En muchísimas situaciones esto no puede darse, y los niños y niñas tienen que pasar a residir en Centros de Protección de Menores. El objetivo no es otro que informar, buscar y valorar  a cualquier persona interesada, que tras el proceso de valoración pertinente,  puedan ser familias acogedoras.

Se intenta que ante cualquier situación de urgencia, el menor pase a residir con una familia de acogida y a la vez se sigue trabajando en la línea de buscar familia también para esos niños y niñas que viven en centros de protección.

- ¿En qué consiste el programa de acogimiento familiar de Alcores? 

-El Servicio de Apoyo al Acogimiento Familiar tiene como finalidad aportar un entorno familiar a niños y niñas en situación de desprotección, menores que por diferentes motivos, se encuentran en centros de protección de la provincia de Huelva, o se prevé que vayan a entrar en uno de ellos. Dicho programa, perteneciente a la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, se implanta en Huelva, por parte de la Asociación Alcores, desde el año 2002, con un equipo técnico de psicólogos, trabajadores sociales y abogada, que ayudan a estos niños y niñas y a que vivan una infancia lo más normalizada posible, y asesoran y acompañan a las familias que realizan esta labor tan encomiable. El fin último ,desde luego, es que todo niño y niña conviva en un entorno familiar.

- ¿Cuántos niños y niñas de entre 0 y 7 años necesitan actualmente de una familia? 

-En la actualidad existe la necesidad de encontrar familias de acogida para 145 menores en la provincia de Huelva, dando especial importancia a grupos de hermanos o menores con necesidades especiales. Asimismo es muy importante que haya una bolsa lo más amplia posible de familias de urgencia, aquellas que acogen a menores en riesgo urgente, evitando su paso por centro de protección.

- ¿Cómo llegan estos niños a Alcores?

-Las familias llegan desde diferentes vías. O bien se informan y gestionan la solicitud a través de la Asociación Alcores, o bien a través del Servicio de Protección de Menores de la Delegación Provincial de Igualdad y Políticas Sociales. Con dicho Servicio de Protección nos coordinamos en la búsqueda de familias y trabajamos codo con codo para dar una oportunidad familiar a estos niños, niñas y adolescentes.

- ¿Qué tienen que hacer los onubenses para acoger a uno de estos niños? ¿Por cuánto tiempo es la acogida?

-Sobre todo, las personas o familias deben tener claro que es una medida temporal, diferenciarlo de una adopción. Se trata de cubrir el cuidado y las atenciones de un menor en un momento determinado de su vida. Y por supuesto, contar con un entorno familiar estable que pueda atender, sobre todo emocionalmente, el cuidado de estos niños y niñas. Dependiendo del tipo de acogimiento, el período de acogida puede variar.

Básicamente existen tres tipos de acogimiento: Acogimiento de Urgencia para menores de entre 0 y 7 años, y cuya duración del acogimiento tendrá un periodo máximo de seis meses. Existe otro tipo, Acogimiento Temporal, también para menores de entre 0 y 7 años, y en este tipo de acogimiento la medida puede alargarse hasta los dos años, ya que se necesita más tiempo para que la familia biológica pueda recuperarse de la situación que ha conllevado no poder cuidar de sus hijos e hijas. Y en el Acogimiento Permanente, dirigido a menores a partir de 7 años en adelante, no existe un periodo de tiempo prefijado, pero va de los dos años en adelante.

- ¿Cabe la posibilidad de acogimiento definitivo? ¿Ha habido algún caso de familia interesada en realizarlo?

El acogimiento familiar, en todas sus tipologías, es una medida temporal, no se trata de adopciones. Los menores no pierden el contacto con sus familias biológicas, teniendo contacto con ellos a través de visitas tuteladas supervisados por los técnicos de Alcores. Por tanto, es una medida tremendamente solidaria, las familias abren sus hogares a un niño o niña que lo necesita, durante el tiempo que sea necesario, sin esperar que haya una convivencia definitiva con ellos. De hecho, una de sus labores es favorecer el retorno del menor con su familia biológica o bien con una familia de adopción si esa es la medida que se ha considerado mejor para el niño o la niña.

- ¿La pandemia ha empeorado la situación? ¿Ha aumentado el número de niños que necesitan un hogar y ha caído el número de familias dispuestas a acoger?

-Los primeros meses de la pandemia fueron muy complicados. Era difícil encontrar familias que solicitaran acogimiento entre marzo y agosto, ya que todos nos estábamos adaptando psicológicamente a la nueva situación. En dicho periodo, aún contábamos con familias suficientes en la bolsa para evitar entradas de menores en centros de protección, pero en la actualidad son necesarias muchas familias que suplan a las que ya están ocupadas.

Durante los meses de pandemia muchos de estos niños y niñas estuvieron invisibilizados, en muchos de sus hogares los niños no estuvieron protegidos. Sin poder ir al colegio, sin otros técnicos que visualizaran su situación, muchos niños y niños han estado sin protección. Una vez, a partir del principio del verano, que las diferentes administraciones y técnicos empezaron a poder trabajar y entrar en los domicilios, se pudo empezar a visualizar y trabajar estas situaciones.

Felizmente hemos empezado a remontar a partir del mes de septiembre, pero es necesario hacer un llamamiento de urgencia para concienciar a la sociedad de las necesidades de estos niños y niñas.

-¿Cómo ha sido el confinamiento para los niños y equipo de Alcores?

Las familias acogedoras vivieron el confinamiento como todos nosotros, adaptándonos a las nuevas situaciones y compartiendo vivencias con los técnicos de Alcores gracias a las posibilidades que nos brindaban las nuevas tecnologías. Durante todo ese periodo fueron muchas las llamadas telefónicas y videollamadas realizadas, para acompañar a cada familia y ayudarles a solventar cualquier circunstancias adversa. Hay que reconocer y poner en valor la labor de las familias acogedoras durante ese periodo, ha sido una gran suerte que tantos niños y niñas hayan podido vivir este tiempo tan complicado con unas personas que les han dado todo el amor, cariño y comprensión posible.

-Durante todo el año, ¿Cómo viven estos niños de Alcores que no son acogidos? ¿Cómo es su día a día?

Una vez que un menor entra en desamparo, se intenta por todos los medios que no tenga que pasar por un Centro de Protección de menores, que no tengan que estar institucionalizados. Por ello, se buscan familias de acogida, que puedan ofrecerles su hogar, sin entrar por una institución. Pero muchas veces esto no es posible, bien porque no hay familias acogedoras o porque son un grupo amplio de hermanos, y no es conveniente separarlos.

La cuestión es que muchos de estos niños y niñas tienen que pasar a residir a Centros de Protección. Su día a día en ellos es lleno de amor y cuidados, la implicación de los diferentes técnicos de los Centros de Protección es maravillosa. Tanto es así que es difícil que estos puedan ser capaces de desconectar del trabajo, con una implicación emocional a veces difícil de gestionar. Intentan ofrecer a los menores todos los cuidados y atenciones que requieren mientras su situación familiar se resuelva, pero aún así no es el mejor recurso para un menor pasar su infancia en una institución.

El día a día es como el de cualquier otro menor: colegio, tareas, merienda, juegos,...pero compartido con otros menores a los que no conoce, con diferentes técnicos y técnicas, y con horarios establecidos para todos, como forma de organización.

La gran mayoría de ellos viven con la ilusión de que algún día, alguien, quiera compartir su vida con ellos y ofrecerles temporalmente ese hogar.

- ¿En qué se ha avanzado durante estos años en Alcores? ¿La gente entiende vuestra filosofía?

-Llevamos casi 19 años implantando este Servicio de Apoyo al Acogimiento Familiar en Huelva. En este periodo han sido muchísimos los avances que hemos conseguido.. En los primeros años, solo teníamos dos o tres casos por año y ahora sumamos 178 niños y niñas en familias acogedoras en la provincia. Se implantaron las familias de urgencia a mediados de 2010, se ha avanzado en los derechos de niños y niñas en cuanto a la atención escolar y sanitaria preferente, la plantilla de técnicos se ha duplicado desde que comenzó nuestra labor, hemos creado y puesto en marcha un protocolo de visitas tuteladas para que los menores puedan tener contacto con sus familiares, hemos puesto también en marcha un seguimiento terapéutico para aquellos niños y niñas que llegan más dañados a las familias, nos coordinamos con muchísima más fluidez con el Servicio de Protección de Menores y con otras entidades que llevan a cabo programas que ayudan al desarrollo de estos niños y niñas, impulsamos la creación de una asociación de familias acogedoras en la provincia…y lo más importante, han sido cientos de menores los que han tenido la oportunidad de crecer y desarrollarse en un entorno familiar.

A veces, cuando explicamos todos los beneficios que aporta el acogimiento familiar, parte de la población no entiende que los niños y niñas se tengan que marchar en un determinado momento. A mí me gusta explicar a la gente que no hay que olvidar que es un derecho de esos niños y niñas poder volver con sus familias biológicas, darles la oportunidad a los papás y mamás de solventar sus problemas y que sus hijos puedan disfrutar de ellos, como a cualquiera de nosotros nos encantaría poder estar en contacto siempre con nuestros padres.

-¿Ha habido alguna historia, caso o anécdota que se os haya quedado especialmente grabada?

-Serían innumerables, las familias nos cuentan muchísimas experiencias que les han hecho reír, llorar, asombrarse… vivencias que en nuestras vidas tranquilas y seguras damos por hechas y que para estos niños y niñas son toda una experiencia. Sobre todo, las más bonitas surgen del cariño que reciben los acogedores de los menores, ellos siempre dicen que al final reciben mucho más de lo que dan, que han descubierto un modo de vida que les ha cambiado la vida de la misma forma que ellos cambian la vida de estos niños y niñas.

Hay muchos de estos niños y niñas que se sorprenden cuando llegan a un hogar donde no hay gritos, donde le den los besos de buenas noches. Niños y niñas que hacen una fiesta cuando abren el frigorífico y lo ven lleno, o cuando alguien les dedica tiempo.

-¿Por qué hacéis una llamada en estas fechas y pedís familias urgentemente antes del 31 de diciembre?

 El llamamiento de esta campaña es hasta el 31 de enero. Precisamente porque nos hemos marcado un objetivo para el 31 de enero de conseguir con esta nueva campaña, un número de familias que nos sirva para atender las necesidades más urgentes de familias. Durante el 2021 seguiremos demandando y apoyando con más iniciativas a este proyecto, siempre pensando en que un solo niño o niña que no tenga una familia con quien vivir ya merece el esfuerzo de realizarlo.

- Hacéis charlas formativas y encuentros para informar de vuestra labor en Huelva, ¿Cuándo será la próxima?

 Ahora mismo, todas las charlas informativas las estamos organizando telemáticamente, la próxima es el 26 de enero y la publicitaremos en nuestra página web y nuestro Facebook. Hasta entonces, cualquier persona que quiera informarse, lo puede hacer a través de nuestro teléfono de atención (959281674/900701162) o a través de nuestra página web, o bien solicitar una cita para vernos en persona en nuestra sede.

-Un balance sobre lo más significativo de este 2020 en Alcores y propósitos para el 2021.

-Ante un año tan difícil como el 2020, y habiéndonos ya adaptado a la situación sanitaria, nuestro único propósito para 2021 es aumentar el número de familias acogedoras, crecer con las vivencias y la positividad que transmiten nuestros niños y niñas, y conseguir hacer consciente a la sociedad que existen menores que son invisibles, que sufren situaciones muy complicadas a las que podemos dar solución con amor y cariño.