martes. 23.07.2024
El tiempo
Actualidad

Qué tipos de promociones encontramos en Internet

Son muchos los beneficios de las nuevas tecnologías para todo tipo de negocio.
Qué tipos de promociones encontramos en Internet

La Red se ha convertido en un amplio escaparate en el que se muestran todo tipo de servicios y productos, y donde es complicado destacar. Por ese motivo, son habituales las acciones promocionales que ofrecen distintos incentivos cuya forma y funcionamiento repasamos a continuación.

Prácticamente nadie escapa a una digitalización que, sin duda, ofrece diversas ventajas. Una de ellas es poder poner al alcance de un gran número de personas una serie de productos y servicios a los que no podrían o sería muy difícil disfrutar sin la expansión y facilidad de acceso de internet.

Son muchos los beneficios de las nuevas tecnologías para todo tipo de negocio; el problema es cómo destacar en el mare magnum de contenidos digitales. Para ponerle solución, se aprovechan los avances tecnológicos a la vez que se recurre a una fórmula clásica: las promociones.

Métodos promocionales online

Muchas de las modalidades de promociones en internet son, en realidad, adaptaciones de métodos de marketing clásicos como los descuentos o las ofertas exclusivas. Gracias a las posibilidades de la Red, estas tácticas “de toda la vida” para atraer o retener clientes adoptan una dimensión muchísimo mayor: llegan a más gente y permiten también variantes que difícilmente podrían aplicarse en el comercio presencial.

Ofertas

Nos referimos con “ofertas” a promociones específicas sobre un producto que se ofrece más barato durante un periodo determinado de tiempo.

Como en el comercio tradicional, tenemos las ofertas exclusivas, que suelen ser para un producto específico durante un tiempo concreto. Las ofertas limitadas, que se aplican a un número determinado de productos; el famoso “hasta agotar existencias”.  O las ofertas de lanzamiento, que fueron muy populares en internet con la llegada de los servicios de streaming de series y películas cuando se ofrecía una rebaja de la suscripción o incluso su gratuidad durante determinado periodo.

Existen también ofertas asociadas a determinadas campañas promocionales; unas siguen la tradición, como las de Navidad o San Valentín, y otras nacieron con internet, como el Black Friday.

Bonos

Este tipo de promociones son similares a los clásicos vales que se pueden canjear por determinado valor o producto. Con internet, su uso se ha multiplicado.

Normalmente, hay dos modalidades principales. Tenemos los bonos sin depósito que, por lo general, se reciben simplemente por registrarse en un sitio web y que son bastante comunes en las plataformas de juego como los casinos online. Y, por otro lado, son muy habituales los bonos que se dan al realizar un desembolso o determinada acción, por ejemplo, compartir una publicación en redes o llegar a determinado nivel de un juego.

Cupones descuento/Códigos promocionales

Lo que antes solo se podía conseguir a través de un panfleto de propaganda en la calle o un anuncio en un periódico, ahora, lo podemos encontrar en otras páginas web o en lo que se denomina landing page, una página que aparece la primera vez que visitamos un sitio.

Los códigos promocionales y los cupones de descuento funcionan de la misma manera: dan acceso a una rebaja del producto y servicio.

Este tipo de promoción está muy asociado al marketing de afiliación, que es muy característico del marketing online. Consiste en promocionar o recomendar productos de otros sitios de manera más o menos explícita, o simplemente de colaborar con otras webs y, por ello, poder ofrecer estos descuentos a los clientes que lleguen al sitio “de nuestra parte”.

Programas fidelidad

Los programas de fidelidad, lealtad o fidelización tampoco son nuevos, pero también son muy característicos de internet. Se trata de promociones de distinto tipo que se dirigen a clientes existentes, a los que se les incentiva o recompensa por continuar haciendo uso de los servicios de una web.

Freenium

El modelo freemium puede considerarse o no una promoción. Desde luego, es una manera de atraer clientes que tuvo su gran apogeo hace unos años. Consiste en ofrecer un servicio básico de manera gratuita y dar la opción de mejorar ese servicio si se paga determinada cantidad.

Un ejemplo clásico es Spotify, que puede utilizarse gratis, pero a costa de tener que escuchar publicidad cada poco tiempo. También es un sistema muy utilizado en el mundo de los videojuegos; en este caso, no se da un servicio mejor, pero si se paga, se puede acceder a determinadas ventajas que ayudarán a avanzar en el juego.

Comentarios