miércoles. 05.10.2022
El tiempo

"El trabajo fijo se acabó. El no saber cuánto voy a ganar tiene su encanto"

"El trabajo fijo se acabó. El no saber cuánto voy a ganar tiene su encanto"

Un empresario la lía en un acto oficial del Ayuntamiento de Huelva.

Francisco Ortiz, gerente del Parque Empresarial Mirador del Odiel, no ha dejado a nadie indiferente en un acto del Ayuntamiento de Huelva. Ha soltado varias "perlas" ante los periodistas al defender al emprendedor. Ha asegurado que "el trabajo fijo se acabó". Que no hay que tener miedo "a rechazar un trabajo de 1.300 euros al mes. Y lo mejor: "el no saber cuánto voy a ganar este año tiene su encanto". Vea aquí las imágenes de su intervención

La rueda de prensa estaba convocada de forma oficial por el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Huelva para presentar un convenio de colaboración que permite a empresas y emprendedores disponer de una moderna nave frente a la Ría de Huelva por 300 euros al mes. En ese acto participaba el concejal de Empleo, Juan Carlos Adame, quien se encargó de dar los detalles del acuerdo. Pero lo realmente jugoso llegó después cuando tomó la palabra Francisco Ortiz, el gerente del Parque Empresarial Mirador del Odiel, la sociedad propietaria de la naves que se alquilan.

No fue una intervención cualquiera. El tono de sus palabras, las frases empleadas, los términos algunos "vulgares" (me jode, coño, carajo...) y el contenido a veces discutible de sus argumentos dejó en una situación incómoda al concejal de Empleo y con la cara de sorpresa a los periodistas que tanto se sienten atraídos por los que delante de un micro se salen de lo "políticamente correcto".

No era para menos, porque a medida que iba hablando, Francisco Ortiz se iba gustando cada vez más. Todo por justificar algo muy loable, como es la necesidad de emprender o montar un negocio como fórmula de autoempleo y para luchar contra el paro o él éxodo de trabajadores a otros países. Comenzó defendiendo la necesidad de que al país y a Huelva la saquemos entre todos adelante. Aunque de ahí derivó a un análisis más profundo en el que fue cogiendo cada vez más carrera.

Aseguró (es textual) "a mi me jode cuando se dice: es que nos tenemos que marchar. No, no mire usted. Yo me quedo, esto lo saco yo para adelante. Yo que coño me voy a ir a Alemania. Yo me quedo aquí, que esta es mi tierra". Y de ahí pasó a describir sus circunstancias personales para justificar que hay que ser "valientes" y no tener miendo a crear una empresa. "Yo me fui -dijo- de la delegacion de Trabajo con 25 años con un contrato fijo. Porque yo no me levantaba a las 8 de la mañana para no trabajar".

Estas últimas palabras retumbaron en una sala de prensa donde se encontraba escuchando algún que otro funcionario. Pero no se quedó ahí. A continuación pasó a otro capítulo vital propio. "Y del Ayuntamiento de Cartaya -explicó- me fui con 1.300 euros de sueldo de hace 25 años porque al político de turno lo mandé al carajo, con perdón". A su lado otro político, Juan Carlos Adame- no sabía como esconder su incomodidad sobre todo cuando escuchó de boca de su acompañante en la mesa: "No lo aguanté. Hombre coño es lo que hay que hacer".

Acabó su discurso con los cambios que se están dando en el mercado laboral. "Nos han educados a todos en un trabajo fijo", afirmó. "Que no hombre, que no, que se acabó". Y de ahí finalizó con la frase que provocó más miradas entre los periodistas. Fue cuando remató diciendo: "El no saber lo que yo voy a ganar este año tiene su encanto. Es más no sé si voy a perder".

"El trabajo fijo se acabó. El no saber cuánto voy a ganar tiene su encanto"
Comentarios