miércoles. 05.10.2022
El tiempo

El ‘negocio’ bancario jubila a los mayores y les aboca a la marginalidad

El cierre de oficinas aboca a los mayores a la marginalidad por su falta de destreza a la hora de hacer uso de los cajeros automáticos. Las fusiones bancarias sólo han agravado el problema en Huelva, mientras que las entidades reconocen extraoficialmente que los 'jubilados' son clientes deficitarios.
El ‘negocio’ bancario jubila a los mayores y les aboca a la marginalidad

Los cierres de oficinas bancarias en Huelva ha obligado a sus clientes al uso de los cajeros automáticos como única vía de disponer de sus ahorros lo que, a efectos prácticos, ha condenado a muchos jubilados a la marginalidad por no tener la capacidad de usar sus servicios.

La situación promete cambiar tras la cruzada iniciada por Carlos San Juan que logró el respaldo de 600.000 ciudadanos que avalaron su petición de un trato más humano para los mayores y que los empleados de banca siguiesen brindándoles atención personalizada y la posibilidad de extraer e ingresar dinero en ventanilla.  

Mientras la situación se reconducen, los cierres de las entidades bancarias preocupa a los onubenses. La crisis financiera del 2012 puso patas arriba el sector de la banca. Desde entonces las fusiones y las reestructuraciones de las principales entidades de crédito del país tuvo un efecto devastador en el empleo y en el cierre de las sucursales. Desde entonces y según los propios datos del Banco de España, desde esa fecha se han cerrado 19.714 sucursales. Es decir, casi un 50% de todas las existentes en el territorio español, donde aun permanecen abiertas al público 20.421 el año pasado. 

En el último ejercicio 2.488 oficinas echaron el cierre, o lo que es lo mismo un 10,86%. Sin ir más lejos Huelva comprobó como de las 248 entidades diseminadas por sus 79 municipios se quedaban en 231, la mayor parte de ellas en la capital.  A nivel andaluz la situación es análoga con cierres en todas las provincia. Un 10% de las oficinas echaron el cierre y marcaron un mímico histórico que no se veía desde 1980. En concreto, en la comunidad andaluza perviven únicamente 3.480 oficinas. 

Si la mirada la echamos más para detrás comprobaremos como en Huelva, desde 2008 a 2018, de cerraron un 37,8% de las oficinas de crédito. En concreto, la provincia pasó de 443 centros a sólo 275. 

Pero más allá del cierre de oficinas y la distancia que muchos tienen que recorrer para poder cobrar su pensión, las quejas de los mayores se centra en la falta de servicio que se les presta por parte de las entidades bancarias.

Los bancos no tienen ningún interés en tener como clientes a las personas mayores. Un empleado de una sucursal del Condado explicaba al Diario de Huelva que la mayoría de los jubilados “no tienen contratados otros servicios bancarios o hacen uso de la tarjeta de crédito que le renten beneficio a la entidad”. En este sentido, explica que es duro decirlo pero las entidades tiene como fin prestar un servicio con el que ganar dinero para mantener a sus trabajadores y rentar beneficios a sus accionistas y los jubilados suelen ser clientes  “deficitarios”. Todo ello a pesar de que las comisiones por mantenimiento se han disparado. 

Entre tanto en Huelva siguen pendiendo el cierre de nuevas oficinas. A mediados del pasado año con la fusión de Bankia y la Caixa se anunció un ERE que afectaría a 89 de las 446 personas que mantenían en plantilla sendas entidades financieras que tenían, en conjunto, 86 oficinas. De sus cierres no se conocen más noticias.

En septiembre del pasado año el ERE de Banco Sabadell también conllevó el cierre de una de las cuatro oficinas que la entidad de crédito mantenía en la provincia.

La perdida de cajeros automáticos también se ha agudizando en los últimos tiempos. En Calañas el cierre de las oficinas del Banco Santander dejó a muchos clientes sin cajero 4b, ogligando a sus clientes a desplazarse a municipios 'cercanos' como Valverde del Camino, a. 20 kilómetros y unos 20 minutos de distancia en carretera. Esto provocó movimientos como el acuerdo alcanzado entre Correos y Banco Santander para sacar y disponer de efectivo en las oficinas de la entidad postal, algo que ha aliviado la situación para miles de usuarios onubenses.

El ‘negocio’ bancario jubila a los mayores y les aboca a la marginalidad