miércoles. 24.04.2024
El tiempo

Desde El Torrejón hasta el Bronx: dos realidades similares y un proyecto educativo común

Por un lado, El Torrejón. Por el otro, el Bronx. Dos barrios que viven en contextos sociales similares y que ahora están unidos gracias al trabajo del profesor de Filosofía del Instituto de Enseñanza Secundaria IES La Marisma de Huelva, Francisco Cortés.
Desde El Torrejón hasta el Bronx: dos realidades similares y un proyecto educativo común

Huelva y Nueva York siguen enlazadas a pesar de los años. Y ahora, gracias al trabajo del centro IES La Marisma, esta realidad muestra más similitudes que diferencias.

Por un lado, El Torrejón. Por el otro, el Bronx. Dos barrios que viven en contextos sociales complicados y difíciles y que ahora están unidos gracias al trabajo del profesor de Filosofía del Instituto de Enseñanza Secundaria IES La Marisma de Huelva, Francisco Cortés.

"Son barrios que tienen dificultades similares. El primer contacto con el Bronx fue magnífico aunque duro porque la temática fue el movimiento anti-racismo que dio la vuelta al mundo. El tema fue muy importante para nuestros alumnos ya que vieron que aunque nuestras realidades son complicadas, existen otras fuera que lo son aún mas" afirma el docente.

Un marco de diálogo y de debate entre jóvenes de países y culturas diferentes que ha sido posible también gracias al trabajo de Carmen Inda, una profesora onubense que imparte clases en el Hostos Community College de New York en el Bronx. Inda y Cortés coincidieron en los beneficios que el proyecto tendría para los jóvenes estudiantes que, desde el primer momento, aplaudieron la iniciativa.

"Muchas veces somos muy críticos con nuestras realidades pero siempre es positivo mirar más allá. La frescura del proyecto reside en los propios alumnos; es cierto que nosotros les acompañamos pero los protagonistas son ellos. La química ha sido maravillosa ya que allí muchos son hispanohablantes y han podido compartir impresiones", añade Francisco Cortés.

Un sólo objetivo: acortar la distancia social

Un proyecto diferente pero que ha logrado despertar la curiosidad de los alumnos. La franja cubre el último curso de la Secundaria y los dos de Bachillerato, debido a que está destinado a los alumnos más mayores para que éstos puedan aportar madurez y seriedad al proyecto. Pero en algunas ocasiones, también reciben la presencia de algunos universitarios y antiguos alumnos que comparten simpatía con la idea.

"Lo que más nos gusta del proyecto es la forma que tiene de integrar a las personas de una manera totalmente diferente" nos cuenta Érica Alejandra Ddomínguez, estudiante de Educación Social y antigua alumna del centro.   Algo que beneficia a la realidad social del barrio onubense. "Sabemos que España es un país muy abierto, muy familiar y sabemos que aún queda camino por recorrer en la aceptación de otras culturas, ya sea de etnia gitana, latinoamericana o de cualquier tipo. Y este proyecto nos ayuda a que esta distancia social se acorte", añade.

Un proyecto que ilusiona a 'veteranos' y a 'novatos'

Sin embargo, el proyecto no sólo atrae a los que ya han formado parte de él en otras ocasiones o conexiones al 'otro lado del charco'. También atrae a los alumnos del IES La Marisma, situado en El Torrejón, que aún no han formado parte de él. Quizás, uno de los grandes méritos del profesor Francisco Cortes y de todo el personal docente del centro que forma parte de este proyecto.

"Este programa nos puede aportar distintos puntos de vista. Es algo atractivo que nos ha llamado mucho la atención. No sabemos lo que nos vamos a encontrar pero nos atrae mucho" relata Elena Prieto, estudiante de Bachillerato. Algo que se comparte por parte de todo el alumnado. "Creemos que es bueno ver cómo se trata a la gente en otros lugares del mundo para así ser conscientes de otras realidades", añade Elena.

"Para ellos también es algo importante. Nosotros aprendemos a ver otras realidades pero ellos también ganan aceptación; ya que son conscientes de que no están solos en diversas cuestiones como el racismo", recalca Alba Santana, una estudiante que ha llegado nueva al centro y al proyecto.

Un futuro esperanzador

A pesar de todo, incluida la buena acogida del proyecto y la alta demanda, la iniciativa no acaba aquí. Por delante quedan muchos temas aún por tratar y en los que el centro ya está trabajando.

"Tenemos que utilizar todos los recursos posibles. Es un contexto muy difícil pero tenemos la respuesta de los alumnos. Ellos están dispuesto a llevar el peso de los próximos eventos del programa 'comunica' y nosotros estamos feliz de ello", concluye a diariodehuelva.es Francisco Cortés, docente e impulsor del proyecto.