martes. 18.06.2024
El tiempo

La calidad del aire mejoró en Huelva por las restricciones del Covid

La mejora de la calidad del aire salvó vidas y depuró la atmósfera de polución
Imagen panorámica del INTA en Mazagón
Imagen panorámica del INTA en Mazagón
La calidad del aire mejoró en Huelva por las restricciones del Covid

La calidad del aire se vio depurado en Huelva durante el confinamiento y ello se tradujo en una mejora de las condiciones de vida de sus habitantes. Es ahora cuando un equipo científicos desarrolla el impacto que la reducción de la contaminación atmosférica ha tenido a la hora de salvar vidas durante el confinamiento de 47 capitales de provincia. El estudio,  realizado por ISGlobal, centro impulsado por la Fundación “la Caixa” y el Barcelona Supercomputing Center pone cifras a las muertes prematuras que se evitaron por esta mejora en la calidad del aire: 150. 

     Esto viene a confirmar los datos de la Unidad Asociada CSIC-UHU de Contaminación Atmosférica que constató el pasado año una mejora en la calidad del aire en la provincia como consecuencia del severo confinamiento al que fue sometida la población durante el pasado año para contener el virus. 

En concreto, los investigadores de la Universidad de Huelva llegaron esclarecedores datos como una reducción del 33% de partículas PM10 (material articulado atmosféricos), así como un 40% en nitrógeno lo que  mejoró sensiblemente a los enfermos de coronavirus, pues precisamente la mortalidad se disparaba en aquellas áreas donde existe una mala calidad del aire. El catedrático de Petrología Jesús de la Rosa señaló en su día que los distintos estudios así lo confirmaba, añadiendo que “tener ahora mismo un aire limpio es vital, sobre todo, para salvaguardar los posibles casos de crisis con neumonía”.  

Como era de prever dada la paralización de toda actividad industrial no indispensable y las restricciones a la movilidad, la calidad del aire mejoró de manera temporal y ostensible durante los períodos de confinamiento en China y Europa, evitando un importante número de muertes prematuras. Ahora, el nuevo estudio, publicado en la revista Environmental Pollution, se centró por primera vez en España y, en concreto, en 47 capitales de provincia. En primer lugar, se evaluaron los cambios en los niveles de contaminación atmosférica –dióxido de nitrógeno (NO2) y ozono (O3)– durante los períodos de confinamiento (57 días) y desconfinamiento (42 días) de la primera ola epidémica de la COVID-19, entre marzo y junio de 2020. A continuación, el equipo estimó el impacto de estos cambios de la calidad del aire en la mortalidad de la población.

Los resultados del estudio muestran que los niveles de NO2 se redujeron en un 51% y un 36% durante el confinamiento y el desconfinamiento de la primera ola de la COVID-19, respectivamente. Además, en promedio, el ozono se redujo mucho menos, en un 1,1% y un 0,6%, respectivamente, aunque aumentó en algunas de las ciudades más pobladas.

La OMS no aprobó la calidad del aire en Huelva durante 2019

La mejora en la salud del aire es una buena noticia, más aun en Huelva puesto que en 2019 la OMS suspendió la calidad del aire en la capital onubense indicando que se había sobrepasado en más de 25 veces los 120 microgramos por metro cúbico en lo que respecta a las emisiones de ozono tropostérico. En síntesis, por encima de los legal. Por otra parte, las partículas por debajo de 10 micras 10 micras (PM10) y, las más peligrosas, por debajo de 2,5 micras (PM2,5) pasan directamente al riego sanguíneo a través de los alvéolos pulmonares. La Organización Mundial de la Salud alertaba de que lo ideal es que no se sobrepasen los 20 microgramos/m3, mientras que en Huelva esta cifra había alcanzado los 30 microgramos según los informes de la Junta de Andalucía.