domingo. 03.03.2024
El tiempo

Carmen Suárez: "El 20% de los melanomas detectados en Huelva son en menores de 40 años"

La jefa de la Sección de Dermatología del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, Carmen Suárez, incide en la importancia de cuidarnos bajo el sol
Carmen Suárez: "El 20% de los melanomas detectados en Huelva son en menores de 40 años"

Nada mejor que el comienzo del periodo estival para recordarnos que el sol, que es fuente de vida, a su vez nos puede producir problemas en la piel, tumorales y no tumorales, y enfermedades dermatológicas que son provocadas o se ven agravadas por la exposición solar. Aparte de eso, hay fármacos que nos hacen desarrollar una especial fotosensibilidad, con los que hay que tener especial cuidado.

La responsable del área de Dermatología del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, Carmen Suárez, atendió amablemente hace poco a diariodehuelva.es para incidir en la importancia de cuidarnos bajo el sol, enumerándonos aquellos problemas que nos puede generar su consumo masivo sin protección. Además de darnos las pautas correctas para protegernos y, muy importante, las recomendaciones para estar pendientes y detectar posibles problemas dermatológicos.

Su experiencia y todos los datos que nos aporta son todas las herramientas que necesitamos para hacer un antes y un después y tomarnos en serio algo tan importante como es el proteger nuestro primer gran escudo, nuestra piel.

¿Qué tipo de problemas puede acarrear no protegernos en la exposición solar?

Problemas tumorales

Tipos de cáncer de piel que tienen relación con la exposición solar:

  • El melanoma: el que todo el mundo conoce. Es el que tiene color, parece un lunar. Se desarrolla por la degeneración de las células que componen un lunar (los melanocitos). Puede aparecer o bien “de novo”, sin haber previamente nada en la piel, empieza a crecer una mancha negra o de tonos muy oscuros o bien puede aparecer sobre un lunar previo. Se relaciona con las quemaduras solares intensas sufridas años o décadas antes. Algunos factores de riesgo para desarrollar este melanoma: tener la piel clara, personas rubias y pelirrojas (personas que generalmente no se broncean, se queman), tener muchos lunares y, por supuesto, tener antecedentes familiares de melanoma. Para los menores de 18 años, tres quemaduras de segundo grado o más durante su infancia y adolescencia hasta alcanzar la mayoría de edad, es un factor de riesgo añadido.
  • El carcinoma basocelular: es el cáncer de piel más frecuente. Puede aparecer como un pequeño quiste o herida de colores claros en la piel. Es muy frecuente en las zonas expuestas como en la cara. Poco a poco va creciendo y también se relaciona con las quemaduras solares debidas a una larga exposición solar en un momento dado.
  • El carcinoma espinocelular: a veces puede aparecer sobre una herida previa. Este cáncer se relaciona más con la exposición solar acumulativa, a lo largo de los años. Por eso se suele dar en edades más tardías y en personas que llevan muchos años exponiéndose al sol de manera crónica.

"Estos tipos de cánceres cada vez se detectan en personas más jóvenes" nos asegura la jefa de la Sección de Dermatología

La periodista Mónica Carrillo, a la que detectaron un carcinoma basocelular, conciencia en sus redes sobre la importancia de protegernos frente al sol

Problemas No tumorales

Existen también enfermedades no tumorales en las que se pueden desencadenar brotes y empeoran con la exposición solar.

Hay también fármacos, fundamentalmente antibióticos y antiinflamatorios, que provocan fotosensibilidad.

Datos del melanoma en Huelva

En el año 2020, de los 34 melanomas que se detectaron en el Hospital Juan Ramón Jiménez, mitad a hombres y mitad a mujeres aproximadamente, el 20% correspondían a pacientes de 40 años o menos. Una quinta parte.

“Un porcentaje nada despreciable, para personas que por otro lado tenían un pronóstico de vida excelente” recalca Carmen Suárez.

Consejos para la prevención solar, cómo debemos protegernos del sol

  • Concienciación

No debemos quemarnos al sol. De nada sirven todos los consejos si al final uno no tiene claro que no debe quemarse. Hay que convencerse de que esto es lo primero.

  • Evitar el sol en las horas centrales del día

Intentar no exponerse al sol en las horas centrales del día (de 12:00 a 16:00) porque la radiación ultravioleta es mayor en esas horas.

  • Utilizar elementos físicos

Usar sombrero, gafas de sol y sombrilla. Incluso si es posible, ropa. En la actualidad, ya existen prendas con factor de protección solar. Respecto a la sombrilla, es conveniente recalcar que, aunque nos ofrece una indudable protección, puede no ser suficiente y también nos podemos quemar bajo ella, por el reflejo del sol en la arena. Es importante ser conscientes de que, tanto la arena como el agua son superficies reflectantes y por lo tanto, en la orilla recibimos, además de la radiación solar directa, la radiación reflejada de la arena y del agua.

  • Beber agua con frecuencia

Mantenernos hidratados antes, durante y tras la exposición solar es vital.

  • Utilizar crema protectora

El factor de protección que aconsejan los dermatólogos debe ser del 30 o más, nunca menos del 15. Claro que siempre depende del tipo de piel que tengamos, más clara o más oscura. Pero lo importante es aplicarla media hora antes de la exposición solar y renovar cada dos horas y después del baño, y poner especial atención en la aplicación a zonas olvidadas como las orejas, el cuello y los labios con bálsamo labial. Pasar por alto esta necesaria protección es un problema que puede dar la cara en unos 20 años. No es algo inmediato.

  • No permanecer muchas horas al sol

Nada mejor que evitar largas exposiciones solares. Para alcanzar un moreno natural y sano, es mejor exponerse poco tiempo cada día con las protecciones mencionadas, que “achicharrarnos” un día sí y otro también.

  • Evitar los solariums

Estas cabinas para ponernos morenos son altamente dañinas y los dermatólogos aconsejan no utilizarlas.

Consejos para tratar de detectar cuanto antes una lesión que pudiese ser maligna

Los dermatólogos referencian estos consejos para estar pendientes de nuestros lunares como el A B C D

  • A de Asimetría
  • B de Bordes irregulares
  • C del Color
  • D del Diámetro

Y la Academia Española de Dermatología a través de la Fundación Piel Sana tiene una misión, que es AMARTE:

  • A de Auto-explora tu piel
  • M de Mensualmente
  • A de Ayúdate de un espejo u otra persona
  • R de Reduce riesgos frente al sol
  • T de Traslada este mensaje a otros
  • E de el Especialista valorará tu piel si ves algo extraño

¿Cómo auto-explorar tu piel?

Hay que tener en cuenta esta costumbre, pues la detección precoz de estos cánceres mejora el pronóstico exponencialmente: el 90 % de los melanomas en las mujeres y el 75 % en los hombres se curarían.

Nos exploramos mensualmente, y no suele requerir más de 10 minutos. Frente al espejo y/o con ayuda de otra persona, observar el tronco, el costado, de frente, de espaldas, levantando los brazos. Realizamos el mismo procedimiento en las piernas. Todo minuciosamente. Es aconsejable que la persona que nos ayude sea siempre la misma, pues así podrá detectar más fácilmente si ve algo diferente a la última vez. Y aunque la cara es una zona muy vigilada ya de por sí, es bueno incidir más. El cuero cabelludo y las orejas no los podemos olvidar.

Muchas son las personas que no son conscientes de que éste es un problema real, y no se dan de cara con la realidad hasta que se ven en la consulta dermatológica con miedo por el desconocimiento general y la escasa seriedad que se le da a este grave problema.

Por suerte, si seguimos estos consejos aportados por la responsable dermatóloga Carmen Suárez, habrá un menor índice de probabilidades de desarrollar un problema grave en nuestra piel.

Y en el caso de estar pendientes y localizar algo finalmente maligno, el alto índice de curación gracias a la detección temprana es la gran esperanza que necesitamos para afrontarlo.