domingo. 03.03.2024
El tiempo

La Junta ayuda a mejorar la relación de padres e hijos de 20 familias de Huelva

La Junta ayuda a mejorar la relación de padres e hijos de 20 familias de Huelva

La iniciativa va dirigida a menores de entre 9 y 12 años y sus padres, y busca fomentar las relaciones intrafamiliares y la solución de conflictos.

La Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ha puesto en marcha una novedosa actividad de fomento de la parentalidad positiva, dirigida específicamente a mejorar las relaciones intrafamiliares y corregir posibles disfunciones en éstas que afecten a los menores e influyan en su comportamiento diario.

Dicha iniciativa se encuentra enmarcada en el programa Guía impulsado por la Junta de Andalucía en Huelva, cuya finalidad es la de atender a familias que padecen la presencia de conductas violentas o antisociales en los menores, si bien en este caso se centra en un área de intervención más preventiva para anticiparse a estos episodios.

Un total de 20 menores y otros tantos adultos han participado en la primera sesión experimental, que se ha llevado a cabo en colaboración con el Plan Integral del Distrito V de Huelva, el órgano intersectorial en el que están representadas las entidades, asociaciones y colectivos que conforman el entramado social y vecinal de esta zona de la capital onubense. También como novedad en esta actividad la po-blación diana se ha acotado a jóvenes de 9 a 12 años, es decir, el alumnado de 4º, 5º y 6º de Educación Primaria, extendiendo así su radio de cobertura a usuarios de menor edad.

Al igual que sucede con el programa Guía, esta iniciativa está promovida por el Servicio de Prevención y Apoyo a la Familia de la delegación territorial del ramo en Huelva y su aplicación corre a cargo de la asociación Ponte, una entidad que ofrece cobertura psicosocial a jóvenes en diferentes áreas de trabajo y que además es quien ha diseñado la metodología en que se fundamenta.

En este sentido, las intervenciones enfocadas al público destinatario se desarrollan también mediante una metodología psicoescénica, aunque adaptada a los nuevos objetivos y asistentes. Se persigue así enriquecer y mejorar las relaciones familiares, convirtiéndolas en el éxito de todos sus componentes, ofreciendo para ello un espacio de participación y escucha activa de los menores como elemento fundamental para el logro de los propósitos planteados en la intervención psicoeducativa.

La captación de los alumnos participantes se ha realizado a través de los centros educativos, los servicios sociales comunitarios y el centro de salud El Torrejón, referente para esta zona de Huelva. Sin que se excluyan los menores que muestren conductas antisociales o disruptivas, como criterio general se trata de niños que no exteriorizan sus problemas, ejerciendo a partir de ahí mecanismos interiores de defensa con un resultado disfuncional que limita gravemente su desarrollo social y personal. En esencia, el programa va dirigido fun-damentalmente a un alumnado que se encuentra en situación de vulnerabilidad, estado al que llega bien por sus escasas habilidades de relación con sus semejantes, bien por su deteriorada autoestima, además de por su baja tolerancia a la frustración, todo ello como con-secuencia del entorno personal y familiar que le rodea.

El programa Guía es una iniciativa pionera en el conjunto de Andalucía en el marco de las políticas de atención a la infancia y las familias, lo que le ha valido diversos reconocimientos a nivel nacional. Las familias destinatarias son aquellas con hijos que exhiben comportamientos agresivos como gritos, insultos, amenazas e incluso agresiones físicas hacia los padres o tutores y, por lo tanto, la comuni-cación familiar no existe o se encuentra muy deteriorada y la convi-vencia es realmente difícil.

Entre sus principales herramientas está el denominado taller de artes escénicas, una original estrategia que favorece el trabajo tanto con los adolescentes como los padres al trascender el sentido terapéutico y proponer un modelo de tratamiento mucho más atractivo y acorde con las condiciones de expresión corporal que necesitan. De forma concreta, los intervinientes, apoyados por la figura de un técnico que actúa como mediador y facilitador del proceso grupal, exponen sobre un escenario su problemática, lo que les ayuda a comprender y sentirse mejor, promoviendo a la vez la activación de recursos y capacidades personales que den lugar a la mejora de la convivencia intrafamiliar.

Comentarios