jueves. 20.06.2024
El tiempo

Crece el número de personas que se anima a comprar comida a traves de Internet

Crece el número de personas que se anima a comprar comida a traves de Internet

La compra por internet ha experimentado un enorme auge en los últimos años, y además, este tipo de comercio electrónico ha crecido considerablemente a raíz de la pandemia del coronavirus. El caso de la https://neveraespanola.com/ es un claro ejemplo de empresa que se preocupa por adaptarse a las nuevas tecnologías y ser competitiva en este nuevo entorno.

La venta de alimentos por internet está muy regulada y se deben cumplir una serie de normas comunitarias en materia de seguridad alimentaria. Aspectos como el registro alimentario, el etiquetado o la trazabilidad son factores a tener en cuenta. De hecho, el incumplimiento supone la imposición de sanciones y hasta el posible cierre de una página.

La tienda online de "La Nevera Española" tiene detrás a una empresa con más de 80 años de historia y productos propios de gran calidad. Este negocio, que cuenta con más de 1.500 hectáreas de encinas y alcornoques junto al Parque Nacional de Monfragüe en Cáceres, se preocupa por preservar la tradición y el buen comer.

La venta segura de alimentación en internet

Tal como hemos indicado, las compras online se han disparado y las empresas usan las webs y el e-commerce para llegar a sus productos, pero no todos los canales y plataformas son fiables. En muchas ocasiones, se promocionan alimentos y no se especifican todos los detalles necesarios para comprar con confianza.

Por su parte, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha elaborado un folleto informativo para los operadores alimentarios con el objetivo de que conozcan la legislación en esta materia.

A esto se añade, que en los últimos años, los mercados de proximidad y las tiendas de venta directa también usan el e-commerce para llegar a sus consumidores para ofrecer productos de calidad al mejor precio y sin intermediarios. Pero, no siempre este tipo de información se detalla en las redes sociales, y en algunos casos, no se facilita ni el precio.

Por lo tanto, el desarrollo de canales cortos o ventas directas de productos ganaderos y agrícolas está sujeto a una regulación con el fin de proteger a ambas partes. No solo hay que defender las rentas de este sector, sino que también hay que preocuparse por los consumidores, sobre todo, cumpliendo aspectos como el sistema de etiquetado.

Es obvio, que la comercialización de productos alimentarios, ya sea vino, aceite, frutas, embutidos, encurtidos, hortalizas, etc., es toda una realidad. Pero, hay una serie de factores que diferencian este tipo de comercio del resto. El consumidor confía en la frescura y calidad de estos alimentos y se establece una relación de confianza.

La información que debe brindar un sitio web debe ser la misma que si se compra un alimento en una tienda física. Por lo que los datos deben ser muy claros y fáciles de entender. Según la normativa, la información obligatoria debe estar en castellano y no debe incitar a engaños. Además, debe estar disponible antes de que el usuario haga la compra.

Por otro lado, si en una red social no se puede mostrar toda la información en un post, lo que se debe hacer es incluir un enlace o indicar dónde se pueden obtener más detalles.

Consideraciones de un usuario al comprar alimentos en internet

Cualquier usuario que navega en internet debe fijarse principalmente en la información que se ofrece para saber si la empresa o entidad que actúa como operadora alimentaria cumple los requisitos de venta para ofrecer sus productos en estos canales.

La empresa debe estar inscrita en el Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos (RGSEAA) que pertenece a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN). Para hacer la venta de alimentos en internet tendrá que solicitar una inscripción en este registro.

Otro aspecto fundamental es la seguridad alimentaria. Por esta razón, se debe asegurar la trazabilidad durante todo el proceso. Además, si se tuviera conocimiento sobre la peligrosidad de algún producto para la salud, lo mejor es informar previamente a las autoridades sanitarias para evitar riesgos.

Por otro lado, hay que señalar que la página web debe especificar estos detalles:

  • El nombre o denominación social; el domicilio o la dirección de uno de los establecimientos en España; la dirección de correo electrónico y cualquier otro dato para establecer una comunicación directa.
  • Los datos de inscripción en el Registro Mercantil u otro registro de carácter público en el que se esté inscrito.
  • El número de identificación fiscal.
  • La información clara sobre el precio del producto, indicando si se incluyen los impuestos aplicables y los gastos de envío.

En definitiva, cualquier empresa es responsable de visibilizar la información exacta sobre la venta online de sus productos alimentarios. Además, es fundamental que se identifique el nombre o razón social con el que se comercializa el alimento. Asimismo, es de carácter obligatorio facilitar todos estos datos antes de que se efectúe una compra.