martes. 05.03.2024
El tiempo

Se multiplican los casos de ciberacoso por transfobia entre menores de edad

Activistas advierten de que la mayoría de estos hechos no cursan denuncia por lo que es mucho más difícil visibilizar esta realidad a través de las estadísticas oficiales.
Se multiplican los casos de ciberacoso por transfobia entre menores de edad

La cultura del odio continúa ganando terreno. Los casos de ciberacoso transfóbico se han multiplicado en la provincia de Huelva en los últimos tiempos aunque se mantienen invisibles en las estadísticas oficiales puesto que la mayoría de ellos no acaban siendo denunciados.

Carmen [nombre ficticio] conoce bien esta realidad. Tanto ella como Paul, su pareja, sufrieron acoso virtual durante varios años. En el caso de Carmen por su transición de género y en el caso de él, por su orientación sexual, ninguno de los dos dio el paso de denunciar la situación "por miedo, desconocimiento y porque, al final, lo único que quieres es olvidar y pasar página", aseguran. 

Según el último Informe de situación de la LGTBIfobia en Andalucía, en 2020 se produjeron hasta 367 incidencias por homofobia, bifobia y transfobia, lo que supone un incremento de un 8% de los casos con respecto a los datos del año anterior. En la provincia de Huelva los datos arrojan un aumento del 6 % en el uso de esta herramienta de denuncia con respecto a 2019.

"Para muchos alumnos del instituto en el que estudié, yo siempre fui el ‘maricón, el ‘rarito’, el chico con el que se divertían a diario. Sufrí vejaciones y agresiones diarias que nunca fueron tomadas en serio por el centro en ningún momento de la secundaria", explica Carmen, quien siempre tuvo claro que su identidad nunca se correspondió con su sexo biológico.

Esos ataques se trasladaron enseguida a la red. "Mi cuenta de Twitter recibía a diario al menos diez o quince insultos hasta que decidí cerrarla definitivamente. Sé que muchas de aquellas personas estaban detrás de cuentas falsas pero también que había muchas otras que no me conocían de nada y eso me preocupaba aún más”, afirma la joven.

Cuando Carmen conoció a Paul supo enseguida que estarían juntos siempre. "Fue algo que nos pasó a los dos, conectamos muy pronto pese a que yo no había completado mi transición de género", asegura. Paul, que ahora tiene 22 años, también padeció acoso escolar y ciberacoso por su orientación sexual. "Es difícil explicar cómo una persona puede llegar a normalizar una situación tan terrible y aceptarla como si no pasara nada. El entorno juega un papel fundamental, cuando no acosa y denigra permite con su silencio", asegura. Sobre la posibilidades y los riesgos de la hiperconexión, Paul lo tiene claro: "Las redes son una herramienta genuina y maravillosa pero también son un caldo de cultivo para las ideologías intolerantes, esas que últimamente se han multiplicado con la llegada de partidos como Vox".

Deconstruyendo el discurso

Ciertamente, el aumento de la popularidad de partidos y colectivos afines a la ultraderecha ha favorecido el discurso de odio contra las minorías, como es el caso de las personas trans. 

Estas comunidades elaboran y reproducen sus diatribas a través de canales alternativos, especialmente en Telegram y Whatsapp. Es en estos espacios privados donde comparten y reproducen imágenes y material de sus potenciales víctimas: personas trans, migrantes, activistas y otros objetivos estratégicos a los que posteriormente atacan en enjambres digitales, tal y como recoge Talia Lavin en su obra de investigación, ‘Culture Warlords’ (La cultura del odio, 2021).

Estas multitudes digitales surgen tanto de forma orgánica, como individuos que optan por dar sentido a sus vidas odiando a través del seguimiento de individuos, o financiado por agencias que han hecho de la aversión un negocio en alza. "Las estrategias de infección del espacio público digital a través de ejércitos de bots [cuentas automatizadas que reproducen mensajes en la Red] han crecido en los últimos años como parte de las estrategias de marketing de los grandes lobbys ideológicos", explica Roberto Muñoz, politólogo y especialista en tecnopolítica. "Estas campañas están detrás del aumento de casos de racismo, xenofobia y transfobia en todo el mundo".