martes. 05.03.2024
El tiempo
Motor

Algunas partes de tu futuro coche podrían estar hechas de restos de olivos

La marca automovilística Ford está probando la fabricación de piezas con desechos agrícolas recogidos durante la cosecha de la aceituna. 
Un ingeniero de Ford trabaja en el proyecto
Un ingeniero de Ford trabaja en el proyecto
Algunas partes de tu futuro coche podrían estar hechas de restos de olivos

Para comenzar esta información de motor, voy a echar mano de una famosa frase del personaje Don Hilarion en la célebre zarzuela "La Verbena de la Paloma", donde decía que "La ciencia avanza una barbaridad..." 

Pues bien, la marca automovilística Ford está probando la fabricación de piezas con desechos de follaje recogidos durante la cosecha de la aceituna. 

Vehículo de Ford en un olivar
Vehículo de Ford en un olivar

Como es más que sabido, los olivos producen un fruto ampliamente consumido en todo el mundo, ya sea como aperitivo, en forma de aceite, o incluso como paté de aceituna. Pues bien, recientemente, Ford ha explorado el uso de ramas y hojas que se desechan durante la cosecha de la aceituna para usarlas en la fabricación de piezas de vehículos más sostenibles. 

El ensayo se llevó a cabo en el marco del proyecto COMPOlive, comprometido con buscar mejoras medioambientales en la producción de aceitunas, con el uso de biocompuestos en lugar de plásticos y con el apoyo a la economía circular. 

El uso de residuos de olivo para fabricar piezas de vehículos podría reducir la cantidad de plástico empleada para producir dichas piezas y contribuir a la limpieza del aire en la zona de cosecha, al evitar la quema como método de eliminación de desechos. 

Planta de Ford
Planta de Ford

Los ingenieros han desarrollado prototipos de reposapiés y partes del maletero con los residuos de olivos. Los testes han demostrado que las piezas son robustas y duraderas, y Ford está evaluando su uso masivo con el fin de ayudar a fabricar la próxima oleada de vehículos eléctricos.

Para los ensayos, los materiales de desecho se obtuvieron de olivares de Andalucía (España), la región con mayor producción de aceite de oliva del mundo. 

Primero, ingenieros en la sede europea de Ford en Colonia (Alemania) utilizaron tecnología de simulación avanzada para evaluar la aplicabilidad de los olivos en términos de durabilidad, resistencia y maleabilidad. Luego, pudieron proceder con la fabricación de prototipos. El material, compuesto por un de 40% de fibras y un 60% de plástico de polipropileno reciclado, fue calentado e inyectado en moldes para dar forma a la pieza seleccionada.

Según informan los fabricante de esta, marca,  Ford, junto a sus socios de todo el mundo, está logrando avances cuantitativos respecto a sus ambiciosos objetivos de sostenibilidad medioambiental. 

The Road to Better es el compromiso de Ford para construir un futuro del transporte más sostenible, inclusivo y equitativo, en el que cada persona sea libre de moverse y perseguir sus sueños.

El proyecto COMPOlive, que se desarrolló entre 2020 y 2023, tuvo que adaptarse a las restricciones de viajes y movilidad impuestas en todo el mundo durante la pandemia.

Lo dicho. "La ciencia avanza una barbaridad" 

Comentarios