1. Home
  2. Área Metropolitana
  3. Huelva Capital
  4. Denuncian la ‘desaparición’ y ocultamiento de los hallazgos milenarios de La Joya
Denuncian la ‘desaparición’ y ocultamiento de los hallazgos milenarios de La Joya

Denuncian la ‘desaparición’ y ocultamiento de los hallazgos milenarios de La Joya

0
El colectivo de defensa del Patrimonio de Huelva está preocupado por la suerte que han corrido los objetos y hallazgos milenarios que en teoría aparecieron en las excavaciones del Cabezo de La Joya tras los trabajos de investigación.
En un escrito enviado a diariodehuelva.es, relatan que dos años y medio han pasado desde que la empresa ÁNFORA se pusiera manos a la obra en los trabajos arqueológicos “de urgencia” en el Cabezo de La Joya, ante la inminente aunque la califican de “impertinente” propuesta del Ayuntamiento de Huelva para edificar torres de 15 planta en sus laderas, llevándose por delante miles de años de historia. Un patrimonio natural, paisajístico, visual, y emocional, que nos pertenece a todos los onubenses”.
Ahora desvelan que “dos años y medio después de aquellos trabajos, ni la empresa que los ejecutó, ni las autoridades competentes, han publicado las conclusiones de la investigación“. Así que aseguran que “la información que tenemos de aquella excavación es bastante escasa, sesgada y confusa, y más, cuando ni ellos mismos son claros con los datos que aportan, puesto que ni siquiera en las publicaciones hechas en la prensa local cuentan lo mismo”.
“Cuanto menos, nos resulta curioso que según el medio que leas, fechados todos en los meses de septiembre y octubre del 2019 y alguno de 2020, la información varía, y el número de tumbas encontradas oscila entre 10 y 14. Con los ajuares y otros objetos funerarios pasa lo mismo. ¿Acaso no saben contar?”
Al colectivo le resulta muy curioso como en pleno 2022, y casi tres años después, “hay un vacío en la investigación del yacimiento insignia de la ciudad de Huelva. Como, por arte de magia, ha desaparecido esa información y los objetos extraídos aún siguen en paradero desconocido, puesto que no han sido depositados en el Museo provincial”.
Así, añade un reto a las autoridades que deben velar por ese ‘tesoro’ arqueológico se vital importancia para determinar el importante papel que jugó Huelva en la antigüedad: “¿Dónde están los objetos?, ¿Y los cuerpos?¿ Por qué no están expuestos? ¿Te imaginas que dentro de 3000 años tu cuerpo se pasa tres años en una caja, después de que te desentierren de tu descanso eterno arqueólogos del futuro?”.
A su juicio, “la ocultación del patrimonio es una constante, algo que una sociedad avanzada no puede permitir por qué, según la ley, el patrimonio nos pertenece a todos, y estamos en nuestro derecho a ser participes y conocedores de los descubrimientos y hallazgos de nuestra ciudad”.
ArqueoHuelva va a más en su indignación y señala que “si no hacemos nada quizás cuando este entramado se destape, será tarde y ya reinen las cuatro torres de cemento en el entorno más sagrado de Huelva”. Una maniobra que, cita, “ayudará a engrosar mucho dinero en cuentas bancarias”.
“Quizás nunca nos enteremos de la realidad, de los miles de euros y de quienes fueron los culpables de la pérdida de la Necrópolis de época Tartésica más importante de la península, pero ¿qué más da? Si no es más que una zona degradada de la ciudad, criadero de gatos y basura”, escribe irónicamente en su análisis el colectivo.
“Quizás para algunos será solo eso, para otros, es fuente de conocimiento, avance, investigación, trabajo, cultura. Idiosincrasia. Identidad”, insiste.
Para ArqueoHuelva, “nada de lo que pasa en torno a nuestro patrimonio es casual, y que esos -poderes fácticos- están sacando sus armas para intentar silenciar a los que de algún modo u otro se oponen a dichos planes macabros, e intentan actuar en la sombra, como si de una película de (Al Capone) se tratase. Pero no nos van a callar”.
“Dos años y medios después creemos que es tiempo suficiente para que ÁNFORA y a su cabeza, el arqueólogo Diego Batanero, haga pública la memoria de la última excavación de La Joya (2019 y que fue depositada en la Delegación de Cultura), sin sesgos y siendo trasparente, honesto, y fiel a su Código deontológico”.
Se trata de que Cultura vuelva a promover las actividades arqueológicas en La Joya, y saber qué se esconde, aún, “en las anomalías detectadas en la última prospección geofísica. Y como no, el estudio sistemático del Cabezo Roma, así como la publicación del estudio realizado tras el expolio y del que también seguimos sin tener noticias”.