1. Home
  2. Al oído
  3. Un consejo para los regalos de Reyes Magos… de 1932
Un consejo para los regalos de Reyes Magos… de 1932

Un consejo para los regalos de Reyes Magos… de 1932

0

Las sociedades evolucionan en muchos aspectos, procurando mejorar épocas pasadas. Pero hay cuestiones en los que la historia se  repite, mimetizando situaciones que hace décadas creíamos superadas. Para los regalos destinados al día de Reyes Magos hay orientaciones novedosas, como las de procurar regalos inclusivos y no discriminar por sexo, pero otras son realmente reiterativas.

Como la de no regalar juguetes bélicos, que ya se pedía hace ahora 90 años. En 1932, el Diario de Huelva de entonces publicaba en primera plana un artículo titulado ‘No compréis juguetes bélicos a los niños’, en el que se reclamaba la colaboración ciudadana para erradicar esa práctica. Aún hoy, desde muchos sectores, se sigue preconizando reducir estos regalos como forma para construir una sociedad más pacifista.

Fue el 31 de diciembre de 1932, en un periódico que cumplía ya sus bodas de plata y que valía 10 céntimos, cuando un texto firmado por ‘Flery’ ponía de manifiesto los horrores de la guerra y aconsejaba a los padres tener en cuenta juguetes que no fomentasen los conflictos armados.

Con el antetítulo de ‘¡Maldita sea la guerra!’, recordaba la Gran Guerra o la de Marruecos como ejemplos más recientes donde se comprobaba “la horrenda perspectiva que siempre ofrecieron los campos de batalla, con sus ayes de dolor, con sus cadáveres horriblemente mutilados e insepultos, con sus ríos de sangre, con sus ruinas y con su podredumbre”.

Esta trágica descripción y sus consecuencias centranbuena parte del trabajo, que, tras insistir en lo inhumano de las guerras, pasa a solicitar una acción a la sociedad para evitarlas. El articulista cree que todos, en la esfera de sus posibilidades, puede contribuir a evita los conflictos bélicos, mencionando a oradores, periodistas, escritores, maestros, sacerdotes y también los padres, “estos antes que nadie, inculcando en los tiernos corazones de sus hijos un odio de muerte, odio eterno y francamente romano contra todo movimiento bélico y contra toda provocación guerrera”.

Aprovecha ‘Flery’ la proximidad del día de los Reyes Magos para trasladar la oportunidad de “comenzar esta educación antibélica con nuestros hijos”. Califica a los magos de Oriente como “regios personajes que se merecen nuestra admiración porque no llevaban espada al cinto, ni se hacían acompañar de escoltas armados”. Afirma que “los sables, las escopetas, los cañones, las pistolas, los uniformes guerreros y todo aquello que huela a guerra, no tienen entrada en nuestras casas, aunque el niño llore, rabie y patalee por lo contrario”.

Prefiere “juguetes que instruyan, eduquen y semejen algunas de las conquistas de la humana sabiduría”, y finaliza diciendo que “los juguetes bélicos solo deben tener un sitio más adecuado, sobre todo en esta temporada de invierno; y es, como se habrá adivinado, la estufa del fogón”.

El autor del artículo fue Domingo Gómez, quien solía firmar como ‘Flery’, periodista nacido a finales del siglo XIX que ocupó un lugar destacado en la Huelva de los años 50 y 60. Colaborador del diario Odiel,  formó parte de la Asociación de la Prensa de Huelva. Según la Fundación Pablo Iglesias, fue miembro de la UGT, ingresó en la prisión provincial de Huelva el 13 de mayo de 1937  y resultó absuelto en un Consejo de Guerra celebrado el 8 de julio de 1938.

Como afirma Mari Paz Díaz en sus trabajos de investigación sobre la prensa onubense, impulsó diversas iniciativas, como ‘Publicaciones Flery’, desde la cual lanzó en 1952 una revista anual dedicada a la Semana Santa denominada ‘Lignum Crucis’, y fue director de la primera revista dedicada a las hermandades del Rocío.

Además, escribió libros como ‘Quién fue y qué hizo Martín Alonso Pinzón’, ‘La Virgen Chiquita’, dedicado a Nuestra Señora de la Cinta, ‘Monasterio de Santa María de La Rábida’ o ‘Marineros de Huelva en el descubrimiento del nuevo mundo’, editado por la Real Sociedad Colombina Onubense en 1974.

Veterano periodista, fue también colaborador de ABC y El Correo de Andalucía, y cubrió varias décadas informativas de Huelva, recogiendo temáticas variadas, defendiendo la gesta colombina, divulgando el legado de Juan Ramón, la devoción rociera o los encantos turísticos de la provincia.