1. Home
  2. Made
  3. in
  4. Huelva
  5. Mario Leandro: “¡Qué fortuna tenemos en Huelva y no nos damos cuenta!”
Mario Leandro: “¡Qué fortuna tenemos en Huelva y no nos damos cuenta!”

Mario Leandro: “¡Qué fortuna tenemos en Huelva y no nos damos cuenta!”

0

Fue una de las primeras personas que conocí cuando llegué a Huelva, que ya ha llovido desde entonces. Me refiero José Mario Leandro Leyva, hijo del mítico Pepe Pirfo.
Recuerdo la primera vez que fui a su oficina y vi una silla de “director de cine” y simplemente hice un comentario que me gustaba y al día siguiente la tenía en mi despacho en Huelva Información.

Mario es Ingeniero Técnico Industrial Químico y Metalúrgico. Ha trabajado en Montaje de Fenol-Cumeno, Amoniaco Urea, Ertisa. Concesionario de IBM en Huelva. Miembro del comité de Cursos y Certámenes de AECOR (Asociación Española contra la Contaminación por el Ruido) (1.999-2001). Colaborador con la Excma. Diputación Provincial de Huelva y algunos Ayuntamientos de la provincia de Huelva en materia de Ruidos.
Técnico Acreditado Junta de Andalucía Agosto 2004- Marzo 2012. Más de 3000 mediciones todas Visadas por el Colegio Oficial de Ingenieros Técnico Industriales de Huelva…

Persona cordial donde las haya, simpático, risueño, optimista, conversador, intuitivo, alto sentido de la amistad, empático, con don de gentes, solidario…. Y desde luego muy buena gente.

Mario Leandro: "¡Qué fortuna tenemos en Huelva y no nos damos cuenta!"

Cuando me pongo en contacto con él para charlar un ratito y que los lectores de diariodehuelva.es conozcan sus opiniones, no lo duda, acepta y este es el resultado:

¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

Terrible. Al principio la ignorancia, como siempre nos inmunizaba, pero cuando la realidad se fue acercando y los conocimientos fueron llegando a nuestras mentes, el saber aunque fuera escaso, causa sensaciones bien distintas. Mucho más en los que desgraciadamente lo hayan vivido cerca.

¿Crees que habrá más olas de contagio?

No, aunque la incertidumbre está presente en nosotros, las secuelas de las anteriores, nos marcaron con miedo, desesperanzas y falta de amor.
Perdimos los acercamientos de los seres más queridos, abuelos, padres, hermanos, hijos, nietos y amigos. No obstante, espero y deseo con los vacunados y los que afortunadamente han pasado por el covid, seamos un número alto cercano a la cifra que dice el gobierno, que no me atrevo a decir, porque ni ellos saben los números, ni el tiempo. Si es cierto que cada vez somos más los inmunizados por una causa u la otra. Pero tenemos que seguir vigilantes y celosos y tener especial cuidado siempre, y cuidarse unos a otros como si fuera asi mismo.

¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y, sobre todo, en Huelva?

La vida rota y desmembrada. Habrá que hacer un esfuerzo enorme para reeducarnos a nosotros y en especial a los niños que aún no comprenden que es lo que ha pasado para un cambio tan cruel. Nosotros tendremos que hacer más, aparte de acercamiento, sinceridad y ayuda, y darnos sin más miramiento que la amistad, ¡Con CUIDADO!

En Huelva, ¡Ay mi Huelva!, que despegada estás hasta de tí misma, cuantos esfuerzos tendremos que hacer los choqueros para volver a ser el pueblo de raíces que fuimos. Si es verdad que somos una mezcla de razas que colonizaron y poblaron desde el principio de los siglos, luego las fábricas del Polo, trajeron gentes de todos los sitios sin arraigo, con sus costumbres y nos fueron dividiendo hasta que conseguimos involucrarlos en nuestros sentires. Ya sus hijos cogieron costumbres y apego, no se iban a las tierras de sus padres, en fiestas y vacaciones y llegaron a ser más onubenses, pero sin sentir Huelva y su unidad. Todos aportaron algo distinto, pero separaron las costumbres y hábitos de la tierra nuestra.
Aprovechemos ahora, que todos estamos iguales para hacer una Huelva nueva y fuerte sin apatías, como dicen tantos. Sintámonos orgullosos de nuestra tierra y volvamos a los cabezos, a la Ría que siempre le dimos la espalda, a los esteros y a las marismas razón de nuestro pueblo. Y que el Puerto sea la industria que nos saque a flote junto con otras industrias nuevas.
Volvamos a hermanadnos a ser posible como la Huelva de Diego Lopa.

Mario Leandro: "¡Qué fortuna tenemos en Huelva y no nos damos cuenta!"

¿Has pasado miedo en algún momento?

Sentir miedo, quién puede decir que no. Hasta el más valiente de los toreros, confiesa pasar miedo todas las tardes y más aún por las mañanas, sabiendo que es lo que hay al salir del hotel, ellos saben a lo que se enfrentan. Nosotros no, nos vamos enterando casi sin creer lo que pasa, y nos vamos asustando cada vez más, como los toreros unos llevan el miedo mejor o peor, pero todos lo llevamos.
¡El miedo, que difícil eres!.

¿Qué proyectos tienes para el futuro y qué haces ahora?

Aportar mis conocimientos en Acústica, en el Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales de Huelva, a los colegiados que lo necesiten para sus trabajos y proyectos.
Ahora practico un poco mi antiguo trabajo para no dejarlo caer en el olvido. Y lo que todos hacemos ahora en este tiempo, andar. ¡Cuántos deportistas nuevos!

¿Qué significa tu padre para Huelva?

En lo humano, su porte, su prestancia, su carisma, su áurea, su buen hacer, sus charlas de amigos que eran escuchadas en sus tertulias, eran oídas con deleite por taurinos y no taurinos, despertaba admiración e interés. Era un artista en todo, lo hacia todo bien.

Recuerdo cuando paseaba con él por la calle, era centro de las miradas, por lo bien vestido que iba y su semblante siempre alegre. Que largo se hacían diez metros con tantos saludos, llamaba la atención la sutileza con que saludaba a todas las señoras, quitándose el sombrero; el sombrero como el abanico aportan cantidades de mensajes ocultos, en un ademán casi impercibible, pero agradable y agradecido por quien lo recibía.
En lo torero, todos lo recuerdan por sus consejos serios y sin alabanzas vacías. Por su ayuda siempre continua y útil. Pendiente siempre a la lidia y a su maestro, pero siempre estaba presto en todos los toros, para él la corrida eran “6 toros 6“ como encabeza el cartel.

Mario Leandro: "¡Qué fortuna tenemos en Huelva y no nos damos cuenta!"

¿Qué recuerdos guardas de tu padre y qué consejos te daba?

Qué difícil se hace lo fácil, qué duro mirar en tus adentros y tener tantos recuerdos y no saber contarlos, quizás porque creo que todo el mundo aún lo conocen. Su estampa torera aún pasea por Huelva y el vacío que dejó en esas calles donde paseaba aún lleva la esencia de un torero.
Este año se cumple su centenario.

Él siempre se interesaba para que fuera persona antes que nada, y lo consiguió con sus cinco hijos, además de eso su palabra más repetida entre muchas, “estudia hijo“. Sus palabras exactas eran así, –¡Pepe deja a tu hermano, no te metas más con el!, ¿No te lo tengo dicho?, –Déjalo ya, ¡anda tú a lo tuyo! ¡Deja el capote! ¡No eches cuenta en eso!–
Cuando llegaba a casa siempre lo hacía cantando y bailando, lo hacía muy bien, mientras se quitaba el sombrero.
Mi padre, Pepe Pirfo, era alegre, jovial y dulce y choquero su mayor deseo era que Huelva lo quisiera, y así fue. Pusieron su nombre a una calle.
Sus palabras de gratitud a Huelva eran.

¡Viva la alegría que tengo!
¡Viva mi Huelva de mi alma!
¡Y esa Virgen de la Cinta que nunca nos desampara!

Grabada, en Méjico, en el año 61, en un disco de diálogo acompañado con la guitarra de Carlos Montoya.
Por eso creo con el corazón que “Treinta siglo que viviera siempre lo recordaría “

¿Te hubiese gustado seguir sus pasos como torero?

Llevo la inercia de parecerme a él, no en lo taurino, que él no quería que fuésemos toreros. Pero si en lo personal intentando de todas las maneras posibles ser como él, andando, vistiendo como él, pero era imposible, nunca le llegué a la suela de su zapato. Había que tener su personalidad, su gracia, su carisma, su áurea. ¡Qué ángel!
Puso todas las trabas posibles para que ninguno de sus hijos fueran torero, mi hermano Paco casi se le escapa, aguantó en el toro más de lo que mi padre quiso, y hoy es asesor taurino en la plaza La Merced.
Aprendí de él los conocimientos taurinos y del toro, en las corridas y después de ellas, lo explicaba fácil, pero ya a sola qué difícil era entender de toros. Cuando salíamos de la plaza, él que también fue asesor taurino de la Merced, siempre había alguien que no estaba de acuerdo con alguna decisión, a la salida de la plaza, en un segundo de charla sin alterarse, con la sonrisa presta, ya estaban de acuerdo.
En el pasillo de la Puerta grande de la Merced hay un azulejo con la imagen de Pepe Pirfo, que dice:
La plaza de Toros la Merced
a José Leandro “Pirfo”
Maestro del toreo
Maestro de la vida
y asesor taurino para
siempre de esta plaza
Huelva 2005

Es muy difícil, mucho, ser como un padre, más difícil aún ser como el mío, aunque siempre me empeñaré en seguir la huella que su huella dejo en mí. A un hombre se le conoce por su vivir.

Mario Leandro: "¡Qué fortuna tenemos en Huelva y no nos damos cuenta!"

¿Por qué crees que la fiesta nacional está tan cuestionada?

La fiesta nacional no esta cuestionada, es el tiempo. El que lo ha hecho y las circunstancias que han coincidido a la vez.
En los años 70-80, había 10 a 20 toreros de postín, cada uno podía ser números uno, de hecho se cambiaban cada año en una porfía continua por destacar. Los empresarios tenían personalidad y criterios y poder para formar una feria. Ahora los empresarios son manejados por los toreros y siempre la misma terna, el mismo cartel en todas las feria.
Los aficionados iban a los toros con sus padres y después llevaban a sus nietos. Iban de seguidores en autobuses fletados, trenes incluso aviones para seguir a su torero. Faltan los abuelos y los niños en las plazas. Decía Novalis “donde quiera que haya niños existe una edad de oro”.
Eso es lo que pasa en los toros, los niños. Antes se iba a los toros sin saber de que ganadería eran los toros, el peso de los toros se ignoraba pues no había tablilla que lo anunciara, se sabía una vez muerto y arrastrados hacia el desolladero, donde se le hacía según reglamento, pesaje y análisis de cornamentas. No se conocían a los banderilleros.
Hoy se sabe todo, el ganadero, los nombres de los toros, la divisa y el hierro y también de donde proviene los toros y quienes fueron sus anteriores dueños. Se sabe el nombre de toda la cuadrilla incluido picadores. Pero solo existen cuatro o cinco toreros que torean todas las tarde en la misma terna, en el mismo cartel y en todas las ferias. El empresario nada puede hacer.
Ahora los niños están en los ruedos, y ya van formando según hemos vistos en San Isidro 2021, en la Plaza de Vista Alegre, de nuevo una pléyades de 10 a 15 figurones del toreo, cada uno también puede ser numero uno. Los empresarios tienen figuras para formar carteles, los tendidos se llenaran de nuevos de familiares y se seguirán de feria en feria a las figuras emergentes. Ha pasado 50 años, espero que todos ayudemos para que siga así, “Ver volver”.
Esa es la verdadera CUESTIÓN.
Después de la noche amanecerá.
Debemos repetir lo que tiene importancia.

¿Qué necesita Huelva para despegar de una vez?

Huelva debería de solucionar los problemas en la barra de los bares y en las charlas vacías de la calle.
Empezar todos juntos a crear lo que más se quiere, la tierra de uno, y Huelva es querida por todos, de ahí la rabia de la dejadez. Pero yo espero que las administraciones tengan próximo el horizonte del bienestar y desarrollen esta tierra, que lo tiene todo. Sierra, Andévalo y Costa, y también El Condado, desarrollar un ambiente turístico mejor y para no depender solo del turismo, crear industrias El Puerto funciona muy bien, además tenemos en nuestra provincia energía eólica y voltaica, los mejores elementos para desarrollar el Hidrogeno Verde y ser primera en España y en el mundo.
¡Qué fortuna tenemos y no nos damos cuenta!

¿Qué papel crees que han jugado y juegan los medios de comunicación ante esta pandemia?

Los medios de comunicación y el propio gobierno, han creado un clímax de incertidumbre y preocupación, diciendo cada uno lo que quiere para quedar bien con el otro, salvo excepciones, nadie se ha metido en profundidades serias que nos tranquilicen. Como diría mi profesor de álgebra, el celebre D. Fernando de Cos. “Usted dice lo que sabe pero no sabe lo que dice”.

Mario Leandro: "¡Qué fortuna tenemos en Huelva y no nos damos cuenta!"

¿Cómo valoras la labor de los políticos en general ante ésta crisis económica y sanitaria?

No se puede cuantificar, nos faltan ábacos, para opinar las insensateces de unos y otros, parecen que jugaban a quien decía la mayor falacia y quedarse tan tranquilos, las hemerotecas están dejándolos desnudos y mostrando sus escasos conocimientos de las materias que deberían conocer y de las que presumen cuando hablan, también hay escasas excepciones.
La intranquilidad y falta de confianza creadas por tantas diversas opiniones, sobre el mismo tema, han causado más daño aun que el miedo a la pandemia.

Mario, ya sabes, que cada vez que nos vemos, que coincidimos es motivo de satisfacción para mí, que te aprecio un montonazo y que me gusta tu filosofía de vida