1. Home
  2. Condado
  3. El Condado pierde su color por la suspensión de las Cruces de Mayo
El Condado pierde su color por la suspensión de las Cruces de Mayo

El Condado pierde su color por la suspensión de las Cruces de Mayo

0

Pasear en Mayo por las calles de cualquier pueblo del Condado es un deleite para lo sentidos.

Hace sólo un par de años las Cruces bañaban de color unas calles especialmente engalanadas por las que se respira aromas de fiesta y los trajes de faralaes nos brindaban estampas de simpar belleza que dibujan sus mejores lienzos costumbristas.

La suspensión de estas fiestas han privado al mes más florido de mostrar su refulgencia, mientras que la algarabía que corría por las calles se ha visto  abruptamente silenciada, apagando esos sones de sevillanas que resonaban en estos días en las capillas de los maderos. 

Todos los municipios confían en que el próximo año el mundo se sobreponga a la pandemia y los grandes acontecimientos populares vuelvan a la agenda local, disfrutando de una fiesta intergeneracional que son una de las señas de identidad del propio Condado y un orgullo de la provincia de Huelva. 

Bonares: Doce templos de orfebrería artística. 

El Condado pierde su color por la suspensión de las Cruces de Mayo
Momento final del desfile procesional de las Cruces en Bonares

Pocos municipios tienen tan ligada una fiesta a la propia idiosincrasia de sus gentes. En el municipio son doce los maderos que desfilan en la tercera semana de Mayo: Rincón, Higueral, del Pozo, Larga, Cuatro Esquinas, La Fuente, Misericordia, Nueva, Arenal, del Pilar, San Sebastián y Triana. El elemento más característico es que cada una de sus cruces (excepto la del Rincón, que es expuesta en la propia casa consistorial)  tienen su propia capilla que es decorada cuando le toca el turno de ser la Cruz de Romero, en cuyo honor se celebra la verbena popular y el romerito. En la procesión del domingo los doce símbolos cristianos desfilan por las calles en un acontecimiento magnánimo que finaliza con las emblemáticas tres caídas.

En Bonares sus cruces disfrutan del distintivo de “Fiestas de Interés Turísticos de Andalucía”. No en vano, son muchos los turistas que arriban hasta el municipio para visitar sus capillas que son decoradas pomposamente con una rica ornamentación en la que no se escatiman en detalles, gozando de una rica decoración floral llena de tonos pasteles que enriquecen su majestuosidad.

Rociana del Condado. Luz y color al pasos de los maderos

El Condado pierde su color por la suspensión de las Cruces de Mayo
Salida procesional de las Cruces en Rociana

En Rociana son cinco las cruces que actualmente realizan el desfile procesional de las calles: Las Huertas, La Fuente, Orozco, Candao y Arriba.

La localidad tiene su mayor singularidad en el doble desfile procesional de la jornada dominical que tienen lugar a medio día y al caer la noche.

Los romeritos y verbenas populares que celebran las cruces de La Calle La Fuente y la de Arriban son sólo otro de los grandes atractivos de esta fiesta que moviliza a toda la población y que siempre goza de un enorme eco mediático.

La Palma del Condado. Dos cruces preñan de fiesta el calendario.

El Condado pierde su color por la suspensión de las Cruces de Mayo
Desfile de la legión en uno de los cultos De la Cruz de la Calle Cabo

La Cruz de la Calle Cabo y su homóloga de Sevilla rivalizan cada año por enaltecer sus cultos.

La singularidad en el municipio radica en que sendos maderos celebran su procesión en solitario, repartiéndose el calendario festivo.

La enorme riqueza de cultos y fiestas son dos de los grandes atractivos de una fiesta que no ha dejado de incrementar su auge y prestigio fuera de las fronteras provinciales. A ello ha contribuido sus romeritos y el mimo y el cariño con el que los ciudadanos se vuelcan a la hora de enaltecer sus fiestas. 

Villarrasa. Un pueblo que se divide entre él fervor de sus dos maderos.

El Condado pierde su color por la suspensión de las Cruces de Mayo
Cartel de las Fiestas De la Cruz de Arriba de Villarrasa

Es difícil hallar un municipio donde la dualidad entre dos amores sea el eje sobre el que pivote el principal atractivo y motor de sus fiestas.

Sin embargo, Villarrasa encarna esta realidad y el pueblo se divide entre los seguidores de la Cruz del Campo y la de Arriba, enalteciendo sus fiestas y convirtiendo mayo en una fecha ideal para visitar sus calles.

En este caso los cultos a la Cruz del Campo tienen lugar durante la primera quincena del mes, mientras que la Cruz de Arriba hace lo propio en la segunda. Uno de los momentos más atractivos de esta fiesta se produce cuando los romeros desfilan ataviados con los trajes de flamenco por las calles de la localidad. 

Los hosteleros los principales damnificados.

     Los principales damnificados por las suspensión de estas fiestas son los hosteleros que durante estas fechas colgaban el cartel de completo. Ahora, sin embargo, muchos ciudadanos optan por escapar a la playa o la sierra en busca de alternativas de ocio con la que romper la rutina y la falta de un atractivo calendario festivo. Las bandas de músicas y el sector textil son otro de los sectores que más se han visto resentido por los efectos colaterales del Covid y, más concretamente, de la suspensión de las Cruces.