1. Home
  2. Área
  3. Metropolitana
  4. Huelva
  5. Capital
  6. Huelva se encomienda a las nuevas plantas de hidrógeno verde para reforzar su industria
Huelva se encomienda a las nuevas plantas de hidrógeno verde para reforzar su industria

Huelva se encomienda a las nuevas plantas de hidrógeno verde para reforzar su industria

0

Huelva mira con esperanza una serie de inversiones millonarias ligadas a la explotación de plantas de hidrógeno verde. De momento son proyectos por concretar y muchos dependen de ayudas europeas (Next Generation, entre otras). La capital, con 30.000 parados, y otros 4.500 en ERTE en la provincia espera que esta especie de maná industrial se consolide. Iberdrola, Fertiberia, Endesa o Naturgy ya han confirmado su interés por desarrollar nuevos proyectos.

De hecho, en la web de Andalucía Orienta, se anuncian ya estos proyectos que generarían más de 5.500 empleos en Huelva.

Se trata de la nueva piedra filosofal. Aquella fórmula mágica que trajo de cabeza al orbe y a la ciencia ancestral. Aquella sustancia alquímica legendaria ‘capaz’ de convertir los metales básicos, tales como el plomo, en oro.

Ahora ha cambiado de nombre y la gran industria pone sus ojos en el hidrógeno verde. Una floreciente energía alternativa que entusiasma a la UE ( efecto descarbonización), a los mercados y pone los dientes largos a los balances de las grandes empresas, muchas de ellas ubicadas en Huelva, al abaratar sobremanera sus elevadísimos hoy día costes de producción. Y si no que se lo pregunten: ¿cuánto pagaron de más en el episodio de Filomena?

Esta fiebre del hidrógeno verde no es ajena a Huelva y a su Polo Químico, energético e industrial.

 

Huelva se encomienda a las nuevas plantas de hidrógeno verde para reforzar su industria
Zona industrial de Huelva capital, en Francisco Montenegro.

 

De hecho, la alianza de Iberdrola y Fertiberia, puede hacer de España un líder industrial en este sector si se materializa el proyecto integral de ambas compañías, que contempla el desarrollo de 800 MW de hidrógeno verde, con una inversión de 1.800 millones de euros en los próximos siete años.

De momento, la iniciativa, de cumplirse los plazos, arrancaría con la puesta en marcha de un complejo de hidrógeno verde para uso industrial de Europa, que estará operativo en Puertollano, y podría completarse con un plan para multiplicar por 40  la capacidad de esta primera planta con el desarrollo de otros tres proyectos entre 2023 y 2027, en las plantas de Fertiberia de Puertollano (Ciudad Real) y Palos de la Frontera.

El plan de Iberdrola alcanzaría los 800 MW de electrolisis, equivalentes al 20% del objetivo nacional -que prevé la instalación de 4GW a 2030-y lograría que alrededor del 25% del hidrógeno actualmente consumido en España no genere emisiones de CO2. “Nuestro plan de hidrógeno verde es un proyecto ligado a la inversión verde, que evita la emisión de más de 400.000 toneladas de CO2 a la atmósfera, contribuyendo a alcanzar la neutralidad climática”, ha explicado Iberdrola.

Proyecto de ENDESA en Huelva

Después del gran anuncio de Iberdrola y Fertiberia llegó el de Endesa. La compañía energética ha presentado al Ministerio de Transición Ecológica una carta de interés para desarrollar en España hasta 23 proyectos relacionadas con el hidrógeno verde.

De esos 23 proyectos, dos se desarrollarán en Andalucía, con una inversión conjunta de en torno a 600 millones de euros. En Huelva está prevista la instalación de un electrolizador de 100 MW y la construcción de parques de generación renovable asociados con una potencia de 430 MW.

Este proyecto ‘onubense, el segundo de Endesa en envergadura supondrá, de llevarse a cabo, una inversión de 413 millones de euros.

La tercera opción que liga a Huelva a esta fiebre del hidrógeno, de la que aún se desconoce casi todo: lugar de la inversión, planes de generación de empleo, entre otros deseos es Naturgy. Es el proyecto más modesto de todos pero ya tiene planteamiento.

En Huelva llevará a cabo la construcción de una hidrogenera para abastecer 75.000 kg al año de H2, equivalente de 13 autobuses diarios, así como un punto de recarga rápido.

Este proyecto se enmarca dentro de la decidida apuesta de la multinacional energética por la sostenibilidad y los proyectos de movilidad sostenible que permitirá la construcción de una red estratégica con el objetivo de cubrir de forma óptima todo el territorio andaluz.

Esta red estará formada por un total de 18 estaciones y puntos de repostaje constituida por seis hidrogeneras, cuarto estaciones de bio GNL/GNC y ocho puntos de recarga eléctrica.

La compañía ha presentado el proyecto, único en Andalucía, a la Dirección General de Fondos Europeos de la Consejería de Hacienda y Financiación Europea de la Junta de Andalucía.

Además de la hidrogenera que la compañía va a instalar en Huelva, Naturgy construirá en Málaga y Granada un Hub de Movilidad Sostenible compuesto por una hidrogenera con una capacidad de producción in situ de 75.000 kg al año de H2; una estación de servicio de bio GNL/GNC y un punto de recarga rápido. En ambos casos, la producción de hidrógeno se realizará por medio de electrólisis del agua utilizando energía eléctrica de origen renovable.

Se trata de infraestructuras de uso público con las que Naturgy quiere acercar la movilidad sostenible a todos los usuarios, en particular a los transportistas y flotas de servicio público de transporte de pasajeros y de servicios de limpieza.

La multinacional energética enmarca este proyecto en los planes de recuperación post Covid nacionales y regionales, donde España ha establecido a través de la Hoja de Ruta del Hidrógeno una apuesta por el hidrógeno renovable el objetivo de contar con hasta 150 estaciones de servicio de hidrógeno (ESH) en el año 2030.

Compromisos de ENAGAS

Mientras, ENAGAS ha adquirido el compromiso de ser neutra en carbono para el 2050, por ello la compañía promueve además de la creación de proyectos centrados en el hidrógeno de fuentes renovables, el impulso del biometano.

El presidente de Enagás, Antonio Llardén, señaló en la jornadas “Hidrógeno renovable: una oportunidad para España”, que la empresa está trabajando en más de 12 proyectos vinculados a la descarbonización y el hidrógeno verde.

Por ello, están inmersos en el proyecto Green Crane para la creación de corredores del gas verde desde el sur al centro-norte de Europa. Otras líneas de acción del plan son: la sustitución del hidrógeno gris por el verde en los procesos industriales que ya utilizaban este gas; y la integración del hidrógeno con las renovables eléctricas para mejorar la gestionabilidad del sistema energético.

Consumo de hidrógeno en España

El hidrógeno verde es un vector energético. Hoy en España se consumen 500.000 toneladas/año de hidrógeno, que es usado como materia prima por la industria y para la generación de calor de alta temperatura, por encima de los 650º.

El hidrógeno verde o renovable utiliza electricidad de origen ‘limpio’ y mediante un proceso de electrolisis separa el oxígeno del agua (H2O) y se obtiene así el hidrógeno. Cien por cien libre de emisiones de gases de efecto invernadero, el ‘coco’ del cambio climático.

Puede convertirse así el hidrógeno verde en medio de almacenamiento y garantía de suministro.

Además, absorbe electricidad renovable excedente en horas de máxima producción y luego, generando electricidad, cuando a las fuentes renovables les cueste cubrir la demanda existente.

Hoy aun no es suficientemente rentable y se opta por otro tipo de hidrógeno (gris, marrón o negro). Pero la previsión es que los precios se ajusten a la baja en el mercado por la mayor penetración e interés europeo por la eólica y la solar. Y eso puede ayudar a su rentabilidad a partir de 2030, de ahí el objetivo marcado para ese año. Así lo prevé la Fundación Naturgy en el estudio Hidrógeno, vector energético de una economía descarbonizada.

Los niveles de coste señalados en 2 euros/kg de hidrógeno renovable competiría con el hidrógeno fósil como con los combustibles actuales, diésel o gasolina. Y se posicionaría este vector no solo en el transporte o la industria sino también como almacén del sobrante de la producción eléctrica renovable.

Además, a nivel industrial, sería útil para elaborar amoniaco y también puede ser un combustible muy denso energéticamente y muy idóneo para generar calor en los procesos que requieren, por ejemplo, la producción de acero en fundición, según el estudio.

El hecho de que se pueda aplicar en el transporte pesado de larga distancia, utilizado en pilas de combustible con menor tiempo de recarga y mayor autonomía del vehículo lo hacen apuntar al transporte terrestre, marítimo o ferroviario. Sin descartar su uso en el sector terciario cuando sea posible inyectar cierta cantidad en la red de gas.