1. Home
  2. Área
  3. Metropolitana
  4. Huelva
  5. Capital
  6. Bares y comercios cerrados en 8 municipios: los pequeños negocios, al límite
Bares y comercios cerrados en 8 municipios: los pequeños negocios, al límite

Bares y comercios cerrados en 8 municipios: los pequeños negocios, al límite

0

Las restricciones horarias y el cierre perimetral recrudecen, aún más, la complicada situación de los pequeños negocios. El cierre perimetral de los 27 municipios de Huelva afectará, en gran medida, a aquellos  que se sustentan del turismo y de los visitantes de la provincia. En las localidades cuyo índice de incidencia sobrepasa los 500 casos acumulados por 1.000 habitantes en 14 días, se fomentará el comercio local e, incluso, para algunos hosteleros con clientela fija, será hasta una ventaja. Los vecinos consumirán en sus municipios al no poder salir fuera por la restricción de movilidad. Eso sí, aunque con el límite horario impuesto por la Junta: apertura de comercios no esenciales y hostelería hasta las 18 h. de la tarde.

Sin embargo, los que no tienen consuelo alguno son aquellos que, directamente, verán reducida su actividad al 0% de ingresos, como mínimo hasta el 3 de febrero.

La medida más dura ha sido el cierre, durante todo el día, de los comercios y establecimientos hosteleros en aquellos municipios con una tasa de incidencia superior a los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes. En Huelva, actualmente, son: Encinasola (con las cifras más alarmantes de la provincia de Huelva), tiene una tasa de 5.900,4 contagios; le Villalba del Alcor (4.883,2); Isla Cristina, con 2.708,8; Villanueva de las Cruces (2.144,8); Calañas, con una tasa de 2.113,9 contagios por cada 100.000 habitantes acumulados en 14 días; Castaño del Robledo (1.793,7), Berrocal (1.602,6) y El Cerro del Andévalo (1.353,6). En estos municipios, además, Juanma Moreno, ha pedido al Gobierno que autorice el confinamiento domiciliario (y a su vez ha pedido para Andalucía adelantar el toque de queda a las 20 h.).

Rafael Acevedo, presidente de la Asociación de Bares, Restaurantes y Cafeterías de la provincia de Huelva (BARECA), lamenta que la hostelería siga siendo “el sector señalado”. “Me gustaría destacar que donde se debería poner la mayor vigilancia es en las viviendas y fiestas privadas, ya que es donde se concentra más del 80% de los contagios”, apunta.

A este respecto, y según las restricciones por territorios, el nivel de afección del sector hostelero en la provincia sería el siguiente:

  1. En la zona de la Sierra, interior y Costa, se verá afectado en torno a un 50% de bares, cafeterías y restaurantes.
  2. En la capital, un 30-40%.
  3. Localidades cerradas perimetralmente, un 65%.
  4. En aquellos municipios sin actividad de hostelería, se registrarán pérdidas por empresa en torno 2.500 €

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería, Rafael Barba, también lamenta que estas medidas de la Junta de Andalucía vuelvan a ir en contra de un sector que, dice, demuestra ser responsable y cumple con la normativa desde el minuto uno: “No se han registrado positivos en la hostelería. Cuidamos al detalle las normas de seguridad. Estamos demostrando que es en la hostelería donde se puede estar tranquilo, ya que, a excepción de algunos casos aislados de algunos locales, tanto la gente como los empresarios mantienen un comportamiento responsable en consonancia con la situación que se está viviendo”, explica.

Barba afirma que a estas alturas y con las nuevas restricciones ya “llueve sobre mojado” en un sector especialmente castigado desde el pasado mes de marzo.

El sector hostelero de Huelva ha facturado estas navidades entre un 60 y un 70 por ciento menos que el año anterior, (según datos de BARECA), una situación que, sin duda, empeorará con las medidas impuestas para frenar la tercera ola de la pandemia.

“Hay muchos restaurantes que viven del turismo. Bares de la Sierra enfocados en el turista y en ofrecer la alta gastronomía de la zona; otros de carretera, que se sostienen por el flujo de visitantes durante los fines de semana… todos ellos se verán afectados. Algunos se han visto obligados a cerrar y otros, directamente, han echado el cierre ante la imposibilidad de sacar rentabilidad”, lamenta.

Con esto, los hosteleros de la provincia reclaman a las administraciones que pongan en marcha, y de manera urgente, medidas para paliar las duras pérdidas del sector hostelero. “Lo único que pedimos es que nos dejen trabajar, pero si no es posible, al menos, que lleguen las tan anunciadas ayudas de una vez“, reclama Barba.

Hosteleros de Isla Cristina, al límite

Bares y comercios cerrados en 8 municipios: los pequeños negocios, al límite
Foto del Bar Verbena Casa Manino (Isla Cristina) en verano

Poco tiene que ver la anterior imagen del conocido bar isleño ‘Casa Manino‘ con la que luce estos días. El local, al igual que el resto de los establecimientos hosteleros de la localidad costera, está cerrado a cal y canto debido a la elevada incidencia del Covid.

Bárbara García, su encargada, expone a diariodehuelva.es  la complicada situación que están viviendo en este tradicional negocio familiar.

“Lo estamos pasando muy mal. No entendemos por qué las autoridades acusan a nuestros negocios. Somos los que menos culpa tenemos. Primero nos piden que nos ciñamos a estrictas medidas de seguridad en nuestros establecimientos y luego, que cerremos. No lo comprendo”, cuenta Bárbara agitada.

En Casa Manino sufrirán, dicen, enormes pérdidas, al igual que en el resto de negocios de Isla. “Isla Cristina entera está cerrada. Imagínate lo que puede significar esto para el tejido productivo y para los hosteleros. Y ya no solo Isla, también los pueblos costeros que la rodean e, incluso, la capital. No tiene nombre la cantidad de facturación que vamos a perder“. Por eso, reclama ayuda de manera desesperada.

“La culpa la tienen aquellos que han abierto al público sin mascarillas y saltándose las normas de seguridad. Algunos locales han ignorado la limitación horaria, así como la prohibición de servir bebidas alcohólicas después de las 18 h. de la tarde. Ahora el cierre debería ser para ellos, no para nosotros, que hemos cumplido con todo”, lamenta.

La Sierra, más aislada que nunca

Jorge Fernández González, alcalde de Castaño del Robledo, todavía recuerda con sobresalto el momento en el que conocieron, en esta pequeña localidad, las nuevas medidas de la Junta.

El pueblo serrano, de poco más de 200 habitantes, es uno de los considerados “de mayor riesgo” (nivel 4, grado 2) por su elevada tasa de incidencia y tendrá que acogerse durante los próximos 13 días al cierre perimetral y clausura de establecimientos.

“Cuando salió la noticia fue un impacto para el pueblo. Aunque la tasa de incidencia era muy alta, y parecía muy alarmante, en realidad, los casos en la localidad se reducían a 4. En concreto, que vivan en la localidad, solo son dos personas, ya que las otras dos, aunque están empadronadas en el pueblo, viven fuera. La cuestión es que es un municipio muy pequeño, por eso se disparó la tasa”, explica el primer edil.

En cuanto al cierre, en Castaño de Robledo, en concreto, los comercios no se verán afectados, ya que solo hay son todos de primera necesidad. “Solo tenemos un comercio de alimentación, otro de recuerdos gourmet con productos elaborados de la castaña y un par de locales de embutidos y jamón”, explica el alcalde. Sin embargo, los que sí lamentan la situación son los empresarios de la hostelería.

“Tenemos dos bares y un restaurante. Los tres negocios están cerrados”, afirma. Estos negocios hacían su máxima facturación durante los fines de semana. Ahora en la localidad serrana se sentirán “más aislados que nunca”, al no poder recibir visitas, ni de turistas de fuera de Huelva ni de vecinos de pueblos colindantes.

“Aunque somos pocos, vamos a notarlo los fines de semana, es cuando más facturan los bares y cuando más visitantes tiene Castaño. Ahora se palpa la falta de afluencia. Muchos pueblos de alrededor están cerrando. Hay muchos vecinos que venían a realizar senderos y a disfrutar de la naturaleza. Con las nuevas medidas, esto ya no será posible”.

El presidente de Huelva Comercio: “las nuevas medidas supondrán el cierre masivo de los negocios”

El presidente de Huelva Comercio, Antonio Gemio, asegura a diariodehuelva.es que las repercusiones de las nuevas medidas de la Junta de Andalucía para el sector serán catastróficas. “Esto va a suponer el que haya muchos cierres masivos de comercios. Estamos en una situación límite, las fuerzas cada vez son menores y el que se nos obligue cerrar a las 18 h. supone capar toda la tarde de ventas”.

Sin embargo, dice Gemio, lo que más le molesta al sector, no es solo que “les impidan trabajar”, si no que les “exijan” pagar cada vez más impuestos. “si no se factura no se pueden pagar impuestos, ni se pueden pagar sueldos, ni seguridad social, ni autónomos, ni alquileres…es muy fácil tomar medidas en contra del pequeño comercio, pese a demostrar que no somos foco de ningún contagio. No entendemos por qué con 0 casos positivos en los comercios hasta la fecha, se nos restringe la venta. Son medidas muy fuertes para un colectivo que viene sufriendo las consecuencias desde el 14 de marzo. Se nos hace prácticamente inviable seguir para adelante“, lamenta Gemio.

Las rebajas más atípicas marcadas por un cierre que limita las ventas de la tarde

Cuando las tiendas esperaban remontar con las ansiadas rebajas de enero, llegaron las restricciones. En el centro de la capital, algunos comercios resisten a los nuevos horarios y a una menor afluencia de clientes, combinando la venta física con las compras online.

Bares y comercios cerrados en 8 municipios: los pequeños negocios, al límite
Comercio del centro de Huelva

“Gracias a nuestra tienda online amortiguamos esa caída de ventas que se puede dar en nuestra tienda física debido a la menor afluencia de visitantes por el cierre perimetral de la capital. Pero lo que sí nos afecta, sin duda, es el nuevo horario“, cuenta Juan José Toscano Díaz, propietario de la tienda de ropa Aguamala.

La gente no está acostumbrada a comprar a mediodía. Lo hace por la tarde, sobre las 18 h., justo cuando estamos obligados a cerrar. Por eso, hemos tenido que adaptar las horas de apertura del comercio, de 10 h. a 15 h., porque hemos visto que el tramo de por la tarde no nos compensa, y más con la cuesta de enero”, confiesa.

En cuanto a las rebajas, no están siendo un revulsivo para nosotros especialmente. Simplemente, nos mantenemos, aunque, eso sí, con algunas pérdidas. Con las nuevas restricciones y el panorama que se presenta, no esperamos gran cosa“, explica el onubense.

Bares y comercios cerrados en 8 municipios: los pequeños negocios, al límite
La tienda de moda Aguamala, en el centro de la capital