Home Opinión Superpoder o desdicha, la alta sensibilidad
Superpoder o desdicha, la alta sensibilidad

Superpoder o desdicha, la alta sensibilidad

0

A raíz de una publicación que hice en Facebook sobre personas altamente sensibles sois muchos los que me escribisteis pidiéndome más información sobre el tema, ya que os sentisteis identificados.

Trataré de explicar, sobre los conocimientos que existen, cómo son las personas altamente sensibles y por qué es importante saberlo y reconducirlo bien.

Muy a grandes rasgos, las personas altamente sensibles son personas que tienen la capacidad de recibir mayor cantidad de estímulos del exterior, y además, sin que lo hagan con control voluntario, procesan cada detalle de esos estímulos de manera más profunda que una persona que no es altamente sensible.

Se cree que esta sensibilidad es debida a ciertos circuitos neuronales, que funcionan con más rapidez o tienen más conexiones, con lo cual, el sistema nervioso, formado por el cerebro y la médula espinal, tiene una reactividad por encima de lo que otras personas tienen, es decir, reaccionan más a los distintos estímulos y con mayor facilidad a estímulos sutiles, que pasan desapercibidos para las personas que no tienen esta sensibilidad.

Se han descrito cuatro características principales que describen a estas personas:

  • Procesamiento profundo de la información: Estas personas piensan profundamente sobre todas las cuestiones, no sólo sobre las cuestiones que le preocupen, sobre todo en general, cada detalle de cada cosa lo piensa, lo planifica, lo ve desde diferentes puntos, calcula las distintas consecuencias, etc. Le vienen muchas ideas a la cabeza, ideas creativas o cosas para hacer. Y además disfrutan con conversaciones profundas.
  • Se sobresaturan: Al percibir los estímulos con más facilidad, es mucho más fácil que en situaciones donde hay mucha estimulación se saturen, o con estímulos fuertes sufran, como por ejemplo en situaciones con muchas personas, o con la música fuerte, ruidos fuertes e incontrolables, se estresan, se bloquean y se irritan mucho. Incluso después de esas situaciones puede que les cueste dormir o descansar su “mente”.
  • Emocionabilidad e hiperempatía: Son personas que se emocionan y conmueven con facilidad, disfrutan mucho del arte, de la Naturaleza, de las emociones volcadas en las letras de canciones o en el cine. Su nivel de empatía es tan alto que se contagian del estado emocional de las personas con las que tratan. Y además conectan fácilmente con otras personas, pueden darse cuenta de que alguien está mal incluso antes de que lo comunique.
  • Alta sensibilidad a estímulos sutiles: Pueden percibir cosas que están ocurriendo de manera sutil, por ejemplo pueden percibir olor a pintura al pasar junto a algo pintado recientemente antes que otras personas, o quizás los demás necesiten acercarse más o respirarlo con más intensidad para darse cuenta.

¿Te has sentido identificado/a? Pues no te preocupes, porque la alta sensibilidad no es un trastorno ni una patología, es como un tipo de personalidad, que no es puntual, es más bien una manera de ser, constante a lo largo de la vida. Se cree además que es un rasgo hereditario, y que la mayoría de las personas que son altamente sensibles son también personas introvertidas. 1 de cada 5 personas es altamente sensible, es decir, el 20 % de la población, es un porcentaje muy alto.

Esta característica es como un superpoder, y como dicen en las películas, “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”, ya que cuando se gestiona bien, cuando uno conoce maneja y pone orden en sus emociones, puede vivirlo como un don, un don que te hace ser una persona serena, vivir al máximo cada cosa, disfrutarlo, conectar con las demás personas, tener seguridad en ti mismo/a, ser intuitivo/a, creativo/a, y expresarte libremente.

Pero mal canalizado, más que un poder es una desdicha, porque si no pones orden en todo ese huracán, te vuelves una persona que se irrita con facilidad y pasa el día enfadado, estarás estresado continuamente, desbordado por las emociones, te llevarán de un lado a otro como una comenta en una ventisca. Si no aprendes a conocer, gestionar y a poner ciertos límites en las emociones, estas te atropellarán como un tranvía, por eso una de las características de estas personas es que son tremendamente enamoradizas, que viven las relaciones intensamente, pero tan intensamente que no hay ningún tipo de límite, y pueden entregarse por completo a otras personas, aunque eso las destruya. Cuando una persona está sobresaturada enferma, pero incluso físicamente, el cuerpo es la expresión del alma, por eso hay que estar atentos a cómo nuestro cuerpo nos habla y pide a gritos que nos cuidemos. Las personas altamente sensibles pueden sufrir de dolores de cabeza, dolores en las articulaciones y trastornos digestivos.

Por eso, aunque no es un trastorno psicológico y no tiene un tratamiento específico como otros problemas, sí que es necesario trabajar para esa canalización, para poder disfrutar de las emociones, y no vivir dominado por ellas. Si este es tu caso, te recomiendo que acudas a terapia para poder buscar herramientas que te permitan conocer tus emociones y conocerte, saber gestionarlo, encontrar el equilibrio, vivirlo sin sufrirlo, no siempre uno va a terapia porque tiene grandes problemas, a veces acude para encontrar la serenidad.

A disfrutar el poder y  a no sufrir la desdicha.

Este es Tu Espacio de Psicología, si quieres que hablemos de algún tema que te preocupe o del que quieras saber más contacta conmigo a través de mi email, teléfono o WhatsApp.

 Ana Bella Vázquez Gento, Psicóloga de ciMa Atención Psicológica Huelva.

Plus Ultra Nº9-11, Huelva.

640563584 – cimapsicologia@gmail.com

Facebook: Ana B. Vázquez – Cima Atención Psicológica Huelva.

Instagram: @cimahuelva