Home Condado Almonte Un virulento brote de cianobacterias fulmina cientos de aves en el entorno del Parque de Doñana
Un virulento brote de cianobacterias fulmina cientos de aves en el entorno del Parque de Doñana

Un virulento brote de cianobacterias fulmina cientos de aves en el entorno del Parque de Doñana

0

Un probable brote de cianobacterias está acabando con cientos de aves en varias lagunas del entorno de Doñana (ZEPA-Doñana).

Aunque se están investigando los datos procedentes de las necropsias de las aves, porque las cianobacterias son un tipo de alga microscópica que también suelen proliferar en ambientes contaminados por aguas residuales y con exceso de fertilizantes, lo que produce el llamado proceso de eutrofización.

De momento, las aves muertas han aparecido en la Dehesa de Abajo (ZEPA-Doñana) pero se ha ampliado la búsqueda de restos de especies aladas a las zonas de Veta la Palma y la amplia red de lagunas peridunares hasta Matalascañas, Almonte y El Rocío.

Se trata de un fenómeno recurrente en la Reserva de la Biosfera y su entorno natural y que se está volviendo a repetir en estos momentos avivado por las altas temperaturas, la nula renovación de las aguas  y el poco viento que contribuye al movimiento de las aguas estancadas y ayuda a frenar el crecimiento de las cianobacterias.

Estas cianobacterias han ido creciendo durante este verano en esta zona de Doñana y generando un ambiente de toxicidad (anoxia) que está fulminando a las aves, muchas de ellas especies protegidas. Se han encontrado ejemplares de cercetas pardillas, malvasías, fochas y cigüeñuelas, entre otras.

De todas formas, las autoridades de Medio Ambiente están investigando y analizando los restos de las aves muertas para documentar la causa exacta del brote.

El hecho de que las cianobacterias sean un tipo de alga microscópica que suelen proliferar en ambientes contaminados por aguas residuales y exceso de fertilizantes, lo que produce el llamado proceso de eutrofización, obliga a descartar otras causas de origen.

Doñana seca laguna
Lagunas secas en la zona ZEPA de Doñana

Los brotes de cianobacterias están documentados en Doñana y representan una grave amenaza para las aves acuáticas.

Se sabe que la eutrofización (acumulación de residuos orgánicos en el litoral marino o en un lago, laguna, embalse causa la proliferación de ciertas algas), sequía y en ocasiones algunas prácticas de manejo de aguas aumentan considerablemente los riesgos.

En la Reserva de la Biosfera se cree que las cianobacterias son las responsables de varias mortandades masivas de aves acuáticas que han tenido lugar en el Parque Nacional.

Ya en 2001 la cianobacteria M. aeroginosa ocasionó una mortandad masiva de flamencos en el Lucio de la FAO.

La gestión de estas situaciones, según las explicaciones del Miteco (Ministerio de Medio Ambiente) pasa por aislar y caracterizar las cianobacterias tóxicas presentes, estudiar su toxicidad y evaluar los riesgos. Cuando aparecen las primeras ‘víctimas’ en la fauna se analizan las muestras de necropsias de las aves muertas en busca de ficotoxinas.

Los especialistas consideran fundamental que funcione la red de alerta temprana para detener la proliferación de cianobacterias tóxicas.

De momento, las autoridades han decidido el vaciado de algunas de las zonas afectadas para frenar la proliferación de los elementos tóxicos.

Desde la declaración  como Parque Nacional hace 50 años se han registrado ya casi una veintena de mortandad masiva de fauna salvaje aunque las causas no han podido ser precisadas con garantía científica.

En una tesis firmada por Pilar Lanzarot Freudenthal bajo la supervisión de los doctores Eduardo Costas, Victoria López Rodas y Fernando Hiraldo se sugiere que “la proliferación de cianobacterias son fenómenos frecuentes en Doñana, claramente relacionados con buena parte de las mortandades de fauna silvestre ocurridas allí en los últimos años y, que además pueden ser en muchos aspectos predecibles”.

Desde el equipo de WWF en Doñana se avisó a la Junta de Andalucía en cuanto, a través de observaciones de campo, detectaron la presencia de aves muertas. Y se le pidieron a la Junta explicaciones de lo que estaba ocurriendo y qué medidas se habían puesto en marcha y si se habían activado los protocolos diseñados para estos casos.

 

Doñana WWF
Observadores de WWF en Doñana

Los observadores de WWF pudieron observar que la cantidad de aves muertas que aparecían se había disparado y se trataba de una situación que sobrepasaba las muertes que se producen cada verano por causas normales.

Hasta el momento, las autoridades han contabilizado unas 700 aves en la Dehesa de Abajo, entre ellas especies protegidas.

El portavoz de WWF en Doñana, Juanjo Carmona, cree que ha llegado el momento de preguntarse si se puede “mejorar la gestión del espacio de tal forma que se puedan mantener estos refugios sin provocar este tipo de problemas”.

Carmona prevé que con el avance del cambio climático estos episodios se repitan con más frecuencia y se agraven al cortar la comunicación entre el río y la zona de marismas. Para Carmona resulta “esencial recuperar el acuífero de Doñana para que pueda funcionar la renovación hídrica durante el verano”.

Un virulento brote de cianobacterias fulmina cientos de aves en el entorno del Parque de Doñana