Home Agricultura Asnuci desmiente las “difamaciones vertidas” por el Ayuntamiento de Lepe
Asnuci desmiente las “difamaciones vertidas” por el Ayuntamiento de Lepe

Asnuci desmiente las “difamaciones vertidas” por el Ayuntamiento de Lepe

0

La asociación Asnuci ha comunicado que “no organiza la acampada permanente delante del Ayuntamiento de Lepe ni es instrumento de ningún partido político”. Así, ha expuesto que “con total rotundidad esta asociación rechaza las acusaciones y mentiras vertidas el pasado miércoles por Jesús Toronjo, portavoz del gobierno municipal de Lepe, en las que atribuye a esta organización y a su presidenta la organización de la acampada permanente delante de las puertas del Ayuntamiento y de haber sido creada Asnuci como instrumento del PSOE para ejercer la oposición política al gobierno popular lepero”.

Por otro lado, han explicado que “con difamaciones a una pequeña ONG de personas migrantes se está escondiendo la incapacidad de las administraciones para encontrar soluciones dignas a los asentamientos, utilizándonos como arma arrojadiza entre partidos políticos. No tenemos la culpa de que la UME se haya ido porque no se ofrezcan alternativas habitables por parte del Ayuntamiento de Lepe. Lo dice el Ejército de España. Asnuci no incita al desorden ni amenaza al Ayuntamiento. Lo que hace es ofrecer soluciones fáciles y viables al problema crónico de los asentamientos”, afirman los portavoces más habituales estas semanas en los medios de comunicación: Haya, Lamine, Mame Mor, o Seydou, que defienden con contundencia a su colectivo y a su presidenta. La trayectoria de Asnuci y de Ana Mateos deja en ridículo las palabras del Ayuntamiento. Además es una falta de respeto considerar que quienes formamos esta asociación somos manipulables”.

Asnuci ha considerado “mezquino, ingrato y miserable” este ataque a una ONG constituida por más de 1.600 personas asociadas y activistas por los derechos humanos de más de 20 nacionalidades, también española, aunque mayoritariamente de origen africano que trabajan como temporeras, muchas de las cuales viven en los asentamientos, e incluso son víctimas de los recientes incendios en los que han perdido sus pertenencias, su documentación y hasta los jornales.

A lo que ha añadido que “la falsedad de las acusaciones de Toronjo han quedado en evidencia en el propio pleno municipal de hoy viernes en el que el PP, el PSOE y de Cs han ratificado conjuntamente una injusta atribución de la acampada a Asnuci y una más injusta aún división entre ONGS ‘buenas’ y ‘malas’”.

Y ha continuado apuntando que “nuestra asociación se limitó a comunicar a la Subdelegación del Gobierno la concentración del día 17 por la mañana en nombre de un grupo de colectivos autodenominado ‘Solución Asentamientos’ que no tiene entidad jurídica. Recordamos que el derecho de reunión es un derecho fundamental individual que se ejerce de forma colectiva, y que es libre, desarrollándose en espacios públicos con las condiciones de que sea de de forma pacífica y sin armas. En ese ejercicio de libertad individual, terminado el acto del 17 de julio, decenas de afectados por el incendio quisieron quedarse para visualizar que no tienen a dónde ir porque lo han perdido todo. Y esa visibilidad de un problema cronificado desde hace lustros, que esté proyectándose fuera de Huelva, es lo que más le preocupa ahora al Ayuntamiento de Lepe, sean sus responsables del color político que sean, lo han demostrado aprobando la doblemente injusta moción de esta mañana”.

Asnuci ha lamentado “profundamente que se esté intentando dividir a las organizaciones comprometidas por los derechos humanos. Se pretende romper la unidad, porque juntas tenemos más fuerza. Todas desempeñan una labor importante. Pero resulta sorprendente que se haya aprobado en el Pleno organizar una Mesa para resolver el problema de los asentamientos sin convocar a ninguna asociación que represente a las personas afectadas. Con todo el respeto hacia ellas y a su trabajo, las mencionadas en la moción aprobada no representan a la población migrante”.

Asnuci ha insistido en la ingratitud de este ataque, “más aún porque nuestra organización ha sacado de apuros al Ayuntamiento de Lepe en varias ocasiones” afirman los portavoces. “La última ha sido durante el estado de alarma, cuando el Ayuntamiento pidió a Asnuci que se encargara del reparto de agua de un camión cisterna por los asentamientos para no arriesgar a su propio personal. El voluntariado de Asnuci aceptó el reto y durante muchas semanas y diariamente hemos gestionado el reparto, durante los momentos más críticos de la pandemia con la sociedad encerrada en su casa. Ello sumado a los numerosos escritos que dirigimos a todas las administraciones solicitando puntos de agua, aseos y recursos para evitar la propagación del Covid entre nuestros compañeros, los temporeros chabolistas. Nunca fueron atendidas nuestras peticiones”.  

Por último, ha terminado recordando las palabras de Cáritas Diocesana de Huelva el día 17 de julio, tras el último incendio en Lepe, y sin olvidar a Lucena, ni a Moguer, ni a Palos,  “denunciamos la falta de respuesta de las administraciones ante la precariedad de los asentamientos de chabolas en la provincia de Huelva donde viven seres humanos, trabajadores esenciales”, unas denuncias que Asnuci lleva repitiendo años y ofreciendo su colaboración desinteresada, desde 2009.