Podría interesarte:
Home Opinión La conquista del paraíso simbólico
La conquista del paraíso simbólico

La conquista del paraíso simbólico

0

Desde hace tiempo tengo la convicción de que un símbolo nunca puede ser más importante que aquello a lo que representa.

Está bien simplificar estructuras complejas, sentimientos forjados a lo largo de siglos y docenas de mamotretos históricos en una única imagen. Facilita mucho la vida a las nuevas generaciones. El poder explicar una realidad para la que se necesitarían cientos de miles de palabras con solo una imagen es un triunfo de la lógica y de la educación.

Es lo que ocurre con la bandera de España, un ‘trapo rectangular en dos colores’ que esconde una realidad multicultural, creada a lo largo de siglos de historia y con complejas relaciones internas.

Lo mismo ocurre con la imagen de Colón, su figura no es solo la de un personaje histórico real, si no que encierra una serie de valores que se han transmitido a lo largo de los siglos, la del encuentro entre dos mundos, la de una gesta de aventuras, la del inicio de un imperio. Ver a Colón era un signo de orgullo para los habitantes de ese país enmarcado bajo el símbolo del trapo rectangular rojigualda.

Y aquí es donde entra la reflexión, repito, que un símbolo nunca debe ser más importante que aquello a lo que representa. Yo no tengo ningún problema con la bandera de España, pero si con los que roban a la nación, odian a otros españoles u oprimen laboralmente a otros compañeros. Si yo luzco la bandera pero luego actúo con odio a mis congéneres o me adueño del dinero que es de todos los españoles, no soy un patriota, por muy grande que la tenga (la bandera) y mi bandera es hipocresía.

Lo mismo ocurre con la imagen de Colón, tumbar una estatua, no va a tumbar un relato histórico, la cosa debe venir al revés. Por ello, pese a que encuentro mucha verdad en las palabras de Teresa Rodríguez sobre Colón y sus consecuencias, no comparto el método y quitarle un signo de orgullo a la gente sin que sepa muy bien por qué no es adecuado.  Si es necesario un cambio de paradigma debe venir antes de la educación y para eso hay que convencer antes a la gente de que el relato histórico que nos ha contado hasta ahora es falso.

Creo firmemente que con Cristóbal Colón se inició un genocidio de más de 100 millones de personas, creo además que la palabra descubrimiento con la que durante siglos se ha tratado a este hecho es falsa, por el simple razonamiento de que es imposible descubrir un territorio donde ya vive gente (sus habitantes ya lo habían descubierto antes) y por las evidencias científicas que demuestran que 500 años antes los Vikingos comandados por Erik el Rojo ya estuvieron en el continente americano procedentes de Groenlandia.

El problema es que yo no soy historiador y que esta revisión se debe hacer desde las aulas y por los expertos y son ellos los que deben comandar este cambio de paradigma. Cambiemos primero la educación y luego, será la propia sociedad la que demandará cambiar las estatuas, mientras tanto no toquemos al pueblo lo que es del pueblo.

  1. La Conquista del Paraíso

Enlace trailer: https://www.youtube.com/watch?v=eS-u5Xk7dOE

Una película histórica casi olvidada y rodada por el gran Ridley Scott (Gladiator; Blade Runner, Thelma y Louise; Alien el Octavo pasajero) es una muestra feroz de como el relato oficial ha impregnado la realidad. Cuando se realizó esta película aún no se había iniciado la colombofobia que hoy día ha empezado a surgir en Hispanoamérica y Estados Unidos, por lo que la película refleja el relato histórico y aventurero con una de las mejorar bandas sonoras de la historia del cine (magnífico Vángelis). Si tienes dos horas y media libre es una buena opción para revivir esta aventura.