Home Área Metropolitana Palos de la Frontera Un matrimonio onubense, atrapado en Perú y sin medicinas
Un matrimonio onubense, atrapado en Perú y sin medicinas

Un matrimonio onubense, atrapado en Perú y sin medicinas

0

Antonio García y Esperanza Cruzado, de Palos de la Frontera, tienen 82 y 71 años.

El pasado 2 de marzo viajaron hasta Lima (Perú) para reencontrarse con su hija Gema, que reside en la capital de la República junto a sus gemelos de 4 años.

Tan sólo una semana después de su llegada al país, cerraron las fronteras a causa de la pandemia, por lo que la pareja no pudo regresar a España tal y como tenían planeado, a finales de abril.

Tras enterarse de la cancelación del vuelo, se pusieron en contacto con la Embajada española en el país solicitando un vuelo de repatriación. Pero la respuesta no fue la que ellos esperaban. En ese momento ya se habían dado por concluidos los vuelos de regreso.

“El problema no sólo es que no puedan regresar, sino que ambos, por su avanzada edad y su estado de salud pertenecen al grupo de alto riesgo”, cuenta la hija de la pareja.

Lo que más le preocupa a la joven es la delicada salud de su madre. Esperanza sufre múltiples patologías, por lo que necesita disponer, en todo momento, de su medicación. Una medicación que comienza a agotarse (nunca hubieran esperado estar en el país durante más de dos meses) y que no encuentran en Perú.

“Mi madre no puede interrumpir su medicación para el lupus, la presión arterial o hacer uso de otro anticoagulante como el Sintrom de buenas a primeras. Son medicaciones muy serias con cantidad de contraindicaciones. Estamos muy preocupados por no disponer de estos medicamentos que prácticamente ya se nos han agotado“, explica Gema.

Una situación que mantiene en vilo a esta familia, causando a la pareja de ancianos gran ansiedad y malestar en estos días. Así las cosas, piden ayuda de manera desesperada a la Embajada que, afirma Gema, no les tiende la mano ni les da una solución.

Hasta el momento les han dicho que es imposible el regreso, ya que no hay vuelos de repatriación, ni siquiera por valija diplomática. Una respuesta que no se creen. “Nos dijeron que no había más vuelos de repatriación porque las autoridades peruanas no los permitían, cosa que es incierto. Aquí salen todas las semanas vuelos de repatriación para distintos lugares de Europa”, cuenta.

En teoría, hasta la última etapa de la desescalada en el país (octubre) no se permitirá la reanudación de los vuelos comerciales internacionales. “Y en Perú ni siquiera hemos entrado todavía en la primera etapa. Estamos en el confinamiento más estricto”, explica.

Denuncian el abandono por parte del Gobierno y la falta de apoyo de las autoridades. Recuerdan que son más de 300 personas de España las que continúan atrapadas por el confinamiento en Perú y piden al Gobierno, por todos los medios, que organice un nuevo vuelo de repatriación que traiga de regreso a sus padres a España.