Home Obituario Nerva llora a uno de sus hombres insignes: Antonio Granados Valdés
Nerva llora a uno de sus hombres insignes: Antonio Granados Valdés

Nerva llora a uno de sus hombres insignes: Antonio Granados Valdés

0

Foto principal: Autorretrao de Antonio Granados Valdés.

Ha fallecido el militante socialista, poeta, crítico y pintor Antonio Granados Valdés. 102 años de sabiduría y nobleza, de dignidad y honradez.

Con estas palabras anunciaba esta mañana su amigo José Luis Lozano el fallecimiento de uno de los insignes de Nerva.  “Con él, no sólo decimos adiós a uno de los últimos exponente de esas generaciones artísticas que elevaron la cultura de este país al rango de condición, sino a un testigo presencial de los principales acontecimientos del último siglo, desde la proclamación de la Segunda República hasta el inicio y desarrollo de la Guerra Civil, pasando por sus inicios en Juventudes Socialistas junto a Rodrigo León, Francisco Romero Marín y Curro López Real”.

Palabras de recuerdo a la trayectoria de este luchador antifranquista que navegó por un siglo repleto de tormentas sociales, torbellinos bélicos y retos artísticos y literarios a los que siempre hizo frente desde su visión de justicia social.

Nerva llora a uno de sus hombres insignes: Antonio Granados Valdés
Antonio Granados Valdés con su amigo José Luis Lozano

Durante la Guerra y la Dictadura franquista sufrió la tortura, la cárcel, la persecución y el exilio.  “Hoy, esa orilla izquierda del Tinto en la que permanece varada eternamente su Nerva natal, amanece bajo una lluvia fina y persistente que anuncia su infinita tristeza. Descansa en paz amigo. 102 años de socialismo te contemplan.
Bienvenido a la eternidad”. Un bello epitafio de Lozano a un hombre que elevó a Nerva a lo más alto, a ese Valhalla español en el que solo entran las almas de los que buscan una vida plena.

Antonio Granados Valdés, nació en Nerva el 11 de diciembre de 1917. En una de sus casas más queridas y donde encontró siempre un rincón para su recuerdo, el Vázquez Díaz, está escrito: “Pintor, dibujante, grabador, crítico de arte y escritor de relatos; inició su creación pictórica como autodidacta, siendo asesorado en tales comienzos por el prestigioso pintor asturiano Evaristo Valle, completando su formación artística en Madrid con el muy famoso pintor y paisano de Granados Valdés, el Maestro Daniel Vázquez Díaz”.

Dos grandes de la ciudad del arte, Nerva, que sigue tiendo chance para la cultura y la creación y la defensa a ultranza de todo lo relacionado con la cultura.

En el Museo de su tierra tiene un lugar de honor, letras de oro en recuerdo de su trayectoria. Granados Valdés ha mostrado sus pinturas, dibujos y grabados desde sus comienzos en exposiciones personales y en colectivas con otros artistas, en poblaciones españolas y de países europeos y americanos. Como profesor de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad  Central de Venezuela, en Caracas y como director de la División de Extensión Cultural de dicha facultad, ejerció la docencia desde 1957 hasta 1978. En Venezuela, la tierra que le acogió, fue comisario y organizador de exposiciones nacionales e internacionales y promotor de diversas actividades artísticas, así como colaboró con dibujos y con sus artículos de crítica de arte, en diarios y en revistas venezolanas.

Desde su regreso a España, tras una permanencia en Venezuela de 23 años (1955-1978), Granados Valdés ejerce la crítica de arte, como miembro de las asociaciones de críticos de arte: madrileña, española e internacional.

Nerva llora a uno de sus hombres insignes: Antonio Granados Valdés

Es autor de los libros “Guía de las obras de arte de la Ciudad Universitaria de Caracas”, primera edición, Caracas 1974, segunda edición, Caracas 2000; “Homenaje al pintor Martín Durbán”, Zaragoza, 1986; “Artistas de América”, Madrid 1993; “UKIYO-É. (El grabado japonés)”, Madrid 1994; “Homenaje al cuadrado: Malevich-Alberts”, Madrid 1999; “Autobiografía de alguien poco importante. República-Dictadura”, Madrid 2000; “La aventura de la línea”, dibujos y textos de Granados Valdés y textos de José Lucas, Antonio Leyva, José María Iglesias, Rosa Martínez de Lahidalga y Arturo del Villar; “De Gijón al Café Gijón”, Madrid 2004; y del presente libro: “Mis dibujos de cama”, Madrid 2004.

Prolífico autor que deja en su tierra muchas emociones, recuerdos y vivencias de un siglo largo de historia viva de esa España que le heló el corazón, como a tantos de su generación.

Granados Valdés ha sido editor y director de las revistas de arte y literatura: “ESCRI-ARTES” y “NERVA.

El hombre, el político

Otra de sus casa, en El Socialista, se le dedica otro espacio de reconocimiento. Esta vez más político, comprometido.

Granados ingresó en la Juventudes Socialista de Nerva en 1932. Tras la represión por la revolución de octubre de 1934 quedó al frente de la JS ya que sus dirigentes estaban en la cárcel, manteniendo el contacto con la UGT y el PSOE y llegando a realizar una huelga general en la cuenca minera de Riotinto para protestar por la condena a muerte de los socialistas asturianos entre ellos Ramón González Peña, dirigente del Sindicato Minero y diputado por Huelva.

Nerva llora a uno de sus hombres insignes: Antonio Granados Valdés
Su última foto: el 11 de diciembre de 2019 en su 102 cumpleaños (Twitter @@PSOE_Chamartin)

En enero de 1936 marchó a cumplir el servicio militar a Ceuta donde tenía un primo, Tomás de Prada Granados, que era teniente de Infantería. El gobierno republicano surgido tras el triunfo electoral del Frente Popular nombró a su primo Director General de Seguridad en Ceuta y en virtud de su cargo y su oposición al golpe de Estado de julio de ese mismo año fue uno de los primeros fusilados por los golpistas.

Antonio fue detenido el 19 de agosto de 1936 acusado de conspiración para la sedición y de ser primo del teniente Tomás de Prada. Fue condenado a la pena de muerte aunque esta le fue conmutada por la de prisión perpetua en octubre de 1936. El 20 de noviembre fue trasladado desde la fortaleza prisión del Monte Hacho de Ceuta al Penal de El Puerto de Santa María, por donde pasaron tantos y tantos socialistas, anarquistas y comunistas de Huelva,  y de allí, en agosto de 1938, fue llevado a la Colonia Penitenciaria de El Dueso (Santander).

Fue revisada de nuevo su condena siendo reducida a 10 años y saliendo en libertad condicional en junio de 1941. En enero de 1942 fue de nuevo detenido en Sevilla “por no haber cumplido el servicio militar” notificándole que iba a ser trasladado a un batallón de trabajos forzados en el Campo Gibraltar para que cumpliera los dos años que le restaban.

Huída de Granados

Aprovechando un descuido de los guardias civiles que lo custodiaban se escapó alistándose en la Legión, siendo destinado al Primer Tercio Acuartelado en Tahuima (Marruecos). Allí permaneció hasta enero de 1946 que fue licenciado. Se estableció en Gijón (Asturias) donde obtuvo empleo como decorador de cerámicas y empezó a pintar asesorado por el pintor asturiano Evaristo Valle.

Contactos con Vázquez Díaz

En 1949 se trasladó a Madrid donde completó su formación artística con el pintor Daniel Vázquez Díaz. Entre 1951 y 1955 realizó varias exposiciones individuales y colectivas, en Madrid y otras ciudades de España y este último año es invitado por el director general de Bellas Artes de Venezuela a exponer en el Museo de Bellas Artes de Caracas, adonde llegó en agosto de 1955 quedándose a residir en dicho país hasta su regreso a España en 1978.

En 1958 participó en el Movimiento Libertad para España que presidió Eduardo Ortega y Gasset y mas tarde perteneció al PSOE de Caracas. Fue profesor de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Central de Venezuela y director de su División de Extensión Cultural desde 1957 a 1978. En 1978 regresó a Madrid incorporándose a la ASgrupación Socialista de Chamberí y mas tarde a la de Chamartín a la que seguía perteneciendo en 2010.

Antonio Granados Valdés se ha ido. Nerva cumplió con creces con el artista. Porque su pueblo su tierra, le dedicó hace apenas dos años una triple exposición simultánea: ‘Antonio Granados Valdés, cien años de Vida, Arte y Compromiso’, en el Museo Vázquez Díaz y en las Sociedades Centro Cultural y Círculo Mercantil. Todo un acontecimiento.

Nerva llora a uno de sus hombres insignes: Antonio Granados Valdés
unknown document