Home Algarve Opinión Solidaridad. La ventana indiscreta

Solidaridad. La ventana indiscreta

0

En tiempos de confinamiento, la ventana es un alivio. Todavía me emociono cada día, a las 20.00 horas, cuando cientos de onubenses salen a sus balcones a aplaudir a los sanitarios y a tanta gente que se lo merece en estos tiempos de dificultad.

Son tiempos malos sí, pero la solidaridad también se hace más patente que nunca cuando llegan los malos momentos. No se trata solo de aplaudir a través de esa ventana tan indiscreta en estos momentos. Se trata también de poner música para los vecinos, cocinar para los mayores que tenemos en el bloque, hacer mascarillas caseras y repartirla entre nuestros allegados, llamar más a nuestras familias y amigos.

Es también tiempo de inventiva y de grandes ideas, de conciertos vía Instagram, de relatos encadenados, de juegos y de fomentar el optimismo.

Tiempos de responsabilidad sabiendo que muchos lo van a pasar mal, por lo que son muchas las empresas que ofrecen servicios gratuitos y mucha la conciencia de las administraciones para aprobar medidas que puedan ayudar al menos a pasar este bache del que a buen seguro nos recuperaremos.

Es tiempo de solidaridad porque lo mejor sale también en los peores momentos y eso es lo que nos hace humanos. Desde nuestras ventanas indiscretas vemos pasar la vida en el confinamiento, vemos a la policía patrullar, a algún paseador de perros y algún coche de la gente que sigue trabajando para que el país no se detenga del todo y lo vemos con la angustia de que vienen tiempos duros, pero con la tranquilidad de que entre onubenses nos ayudamos, nos apoyamos, nos esforzamos porque todo vaya bien y por salir adelante unidos.

Luego, está el tema de las redes sociales, del que ya hablé y donde sí se fomenta la división, pero como creo que lo que toca ahora es trasladar confianza os pido que sigáis siendo solidarios, que sigáis dando ejemplo a los demás y que, si tenéis tiempo, pues veáis ‘La ventana Indiscreta’.

La ventana indiscreta.

La ventana indiscreta nos habla también de un confinamiento y del valor de una ventana como elemento que nos conecta con el exterior con la realidad. Este gran clásico del cine universal nos conecta con esta situación en los términos de la capacidad que tiene el ser humano de ayudar incluso en condiciones adversas. En este caso, es un reportero fotográfico el confinado en su casa debido a una pierna escayolada, lo que no le impedirá ver en otras ventanas que hay sospechas de haberse cometido un crimen y por supuesto, tratará de ayudar a resolverlo.