Home Agricultura Garbanzo de Escacena alerta sobre las importaciones masivas que hunden los precios
Garbanzo de Escacena alerta sobre las importaciones masivas que hunden los precios

Garbanzo de Escacena alerta sobre las importaciones masivas que hunden los precios

0

La Indicación Geográfica Protegida (IGP) Garbanzo de Escacena ha registrado en el año 2019 una producción de 900.000 kilos, lo que supone una cifra superior a la contabilizada en ejercicios anteriores, según ha informado a Europa Press el vicepresidente del Consejo Regulador Indicación Geográfica Protegida Garbanzo de Escacena y gerente de la cooperativa Campo de Tejada en Escacena del Campo, Antonio Tomás Morales, quien ha explicado que el reto de cara al futuro es promocionar y dar a conocer al consumidor la calidad del producto.

En este ejercicio 2019, la IGP ha alcanzado los 900.000 kilos de garbanzos en las 700 hectáreas en explotación por parte de productores de la comarca. De este modo, esta tendencia al alza del Garbanzo de Escacena se debe al aumento en el número de hectáreas de plantación ya que de las cerca de 600 de hace un par de años ahora se sitúan en 700.

Antonio Tomás Morales ha subrayado que la tierra arcillosa de la zona y la cercanía a la costa, que favorece una climatología suave, favorecen a esta legumbre, que cuenta con “una gran calidad” dada su mantecosidad y fina piel.

La IGP Garbanzo de Escacena comprende a once pueblos, seis de Huelva (La Palma del Condado, Villarrasa, Villalba, Manzanilla, Paterna del Campo y Escacena del Campo), y cinco del Aljarafe sevillano (Castilleja del Campo, Aznalcóllar, Sanlúcar la Mayor, Olivares y Albaida).

Asimismo, ha explicado que uno de los retos de este producto es darse a conocer y mostrar la calidad del mismo porque “el garbanzo de Escacena es el gran desconocido” y, a su juicio, hay que potenciarlo. Tras recordar que, por ejemplo, la Indicación Geográfica Protegida Garbanzo de Fuentesaúco es más conocida fuera de Andalucía y hay que promocionar la IGP Garbanzo de Escacena, ha señalado que en la actualidad trabajan para la gran distribución a nivel nacional, a nivel andaluz con pequeños supermercados y de manera más provincial con tiendas tradicionales y espacios gourmet.

Ante esto, ha subrayado el afán por conseguir situarse en los distintos segmentos de comercialización, toda vez que ha insistido en la importancia de que se conozca y valore las características propias de este garbanzo y “no solo se vaya por el precio” como les ocurre con las grandes comercializadoras. Ha llamado la atención sobre “las importaciones masivas” de legumbres, que hace que el precio vaya a la baja.

“Hay que trabajar para que se diferencia y valore la calidad”, ha subrayado el también gerente de la cooperativa Campo de Tejada, una de las envasadoras de la IGP Garbanzo de Escacena.

Finalmente, ha indicado que “no existe tradición” de distinguir calidades en el garbanzo, por lo que ha abogado por potenciar este aspecto, al tiempo que ha recordado que es un producto que se asocia a comidas de invierno como el cocido cuando tiene multitud de posibilidades. Por ello, ha defendido que hay que promocionar los distintos aprovechamientos que tiene, como en ensaladas o cremas, para conseguir romper la estacionalidad y su consumo se prolongue a lo largo de todo el año.