Home Empresa Las industrias cárnicas de Huelva se blindan contra la listeria
Las industrias cárnicas de Huelva se blindan contra la listeria
0

Las industrias cárnicas de Huelva se blindan contra la listeria

0

La crisis de la listeria provocada a raíz del brote detectado principalmente en la empresa sevillana Magrudis se ha llevado por delante no solo la fabricación de carne mechada y productos similares como el lomo en manteca o las zurrapas.  El miedo a la listeria también provoca daños colaterales a las industrias cárnicas de Huelva y también de toda la región andaluza.

El sector ha reaccionado en bloque y desde que se inició el brote comenzó a revisar cadenas de fabricación, mataderos, líneas de secado y curación y hasta los utensilios que se usan para trabajar carnes y derivados del cerdo ibérico.

Mataderos, pequeños y grandes productores han revisado durante estos dos meses sus instalaciones para blindarse contra la listeria. Veterinarios, laboratorios y personal especializado ha revisado decenas de instalaciones para prevenir sustos. Está en juego la campaña de ventas más potente que tiene el sector, la de otoño-invierno y Navidad, la montanera que acaba de comenzar y la supervivencia, solo en la Sierra de Huelva y algunos pueblos del Andévalo, de 140 empresas que emplean a 1.200 trabajadores.

Además, grandes grupos como El Pozo, Dompall o Vall Company, que comercializan su línea de ibéricos desde la serranía onubense por todo el mundo dependen de la buena imagen de la zona, amparada en la Denominación de Origen Jamón de Huelva.

Huelva ha permanecido limpia de esa listeria vecina que se alojaba en un polígono industrial de Sevilla. Demasiado cerca como para andar jugando con un sector como el cárnico, que vende aquí por un valor de 349 millones de euros.

La reciente visita a la DOP Jabugo de la consejera del ramo, Carmen Crespo, responde al deseo del sector de poner en marcha la asociación andaluza de la industria cárnica. Crespo también se llevó de su visita a Huelva una petición: aumentar el personal de los servicios veterinarios y de sanidad animal en la provincia, muy escasos y que difícilmente pueden abarcar las explotaciones ganaderas y empresas dedicadas a la comercialización de productos derivados del cerdo ibérico.

El sector cárnico recuerda  “los estrictos controles a los que se somete la industria cárnica y que dan como resultado uno de los niveles de seguridad alimentaria más altos del mundo”.

La única sombra que sobrevuela ahora mismo sobre el sector es la ingente llegada de jamones polacos y húngaros, precisamente procedentes de una zona cercana donde se ha detectado de nuevo la peste porcina. Además, algunas cadenas de supermercados usan estos jamones polacos y húngaros para ofrecer jamones a bajo precio. Piezas que nada tienen que ver con la calidad del producto ibérico que se produce en la Sierra de Huelva. Pero por competir compite hasta con las siglas HU (Hungría) que puede llegar a crear confusión con los productos de Huelva (también HU).

Al margen de los daños colaterales al sector el brote de listeria se va cerrando poco a poco en los hospitales y centros de salud de Huelva.

La Consejería de Salud y Familias ha informado de que los pacientes hospitalizados en estudio o con infección confirmada por el brote de listeriosis se sigue reduciendo de forma sostenida, de tal manera que a esta fecha de quedan nueve pacientes ingresados; la mayoría están en Sevilla (6), seguida de Cádiz (2) y Málaga (1). En la provincia de Huelva no hay nuevos casos y eso que ha sido la segunda provincia andaluza más afectada por la listeria. Tan solo en Chucena hubo más de una veintena de afectados tras ingerir carne mechá marca La Mechá en las fiestas de agosto.

Estos datos suponen una reducción del 90,4% respecto al día 22 de agosto, cuando se alcanzó el pico de hospitalización. Entre los hospitalizados hay dos mujeres embarazadas, lo que significa una reducción de ingresos en estas pacientes del 97% respecto al 22 de agosto. En estos momentos no hay ningún paciente en la UCI; tampoco ha habido casos nuevos de fallecimientos, abortos ni infecciones clínicas en recién nacidos relacionados con las alertas.

En los últimos diecinueve días sólo se han declarado dos casos de infección confirmada por L. monocytogenes. Por ello, el número de personas con infección es de 217. Los resultados clínicos en estos pacientes con infección invasiva por L. monocytogenes son muy favorables, porque la supervivencia es del 98.6%, y está muy por encima de la descrita tanto en brotes como en series de casos acumulados, que está entre el 70 y el 80%.

La Consejería de Salud y Familias insiste en que el brote se encuentra en fase de remisión y espera que concluya a finales de octubre: mientras tanto es posible que aparezcan casos aislados en la población de riesgo.

De otro lado, la Consejería de Salud y Familias ha entrevistado desde el 3 de septiembre, cuando puso en marcha el protocolo de tratamiento a mujeres embarazadas asintomáticas, a 38.878 gestantes; a 2.379 de ellas (6%) les han recomendado tratamiento con amoxicilina. En Huelva ha puesto en tratamiento con este antibiótico a más de un centenar de embarazadas.

¡Cuéntanos!