Podría interesarte:
Home Opinión Las Kellys, la lucha de las mujeres que limpian
Las Kellys, la lucha de las mujeres que limpian
0

Las Kellys, la lucha de las mujeres que limpian

0

Acabamos de llegar a una habitación de Hotel, todo debe de encontrarse perfecto, hemos contratado un pack vacacional, que nos ha costado ahorrarlo todo un año, para que durante una mísera semana dispongamos de todas esas comodidades de las que disfrutan toda su vida los dueños y dueñas de esos Hoteles.

Nuestra habitación se encuentra limpia, reluciente, la cama no tiene ni una sola arruga, el baño dispone de todos esos plastiquitos que te indican que ha sido perfectamente higienizado, así como las zonas comunes, los baños comunitarios, los distintos restaurantes, la sala de fiesta, la piscina…todo se encuentra limpio.

¿Pero alguna vez nos habíamos planteado quiénes se encontraban detrás de todo eso?

Muy probablemente no, hasta que ellas (las camareras de piso) allá por el 2016 después de perder el miedo y muy cansadas de que nadie les prestara atención a las condiciones laborales en las que trabajaban: sueldos de jornada completa que nunca superaban las cuatro cifras, elevada carga de trabajo que hace que la mayoría de ellas trabajen medicadas (como revela de los últimos estudios realizados por CC.OO) , decidieran asociarse y crear la Organización llamada Las Kellys, que proviene de un popular juego de palabras: la Kelly, la que limpia.

Tan sólo con ese gesto consiguieron un gran avance social en materia feminista ya que proporcionaron visibilidad y empoderamiento a una de las profesiones que más mujeres trabajadoras aglutina y que además ocupa el más bajo de los escalones profesionales, ahora el mundo las escucha, ahora el mundo sabe que Las Kellys existen.

A día de hoy su lucha no ha terminado y aunque han dado grandes pasos, no ha habido ningún dirigente político de primera línea que no se haya querido fotografiarse con ellas (Mariano Rajoy, Susana Díaz, etc) sus condiciones laborales siguen siendo prácticamente las mismas. Así que desde aquí te animamos a participar esté próximo domingo, 25 de agosto a las 19h., en la Plaza de las Monjas, en la concentración donde requieren el reconocimiento de las enfermedades laborales, la jubilación anticipada, no a la sobrecarga de trabajo, no precarización del sector, así como no a las externalizaciones.

Las kellys existen en Huelva y piensan dar mucha guerra.