Home Gente ARANDANOS. El lujo de La Moda en Ponferrada
ARANDANOS. El lujo de La Moda en Ponferrada

ARANDANOS. El lujo de La Moda en Ponferrada

293
0

Este final de Semana Santa, aprovechando los días festivos,  quedé con mi amiga Silvia Rodríguez en Ponferrada. La razón  o razones no eran otras que preparar la presentación de mi próxima novela en esta localidad por ser la misma el centro y arranque de ésta. Tenía muchas ganas de visitar a fondo el Castillo Templario, sus calles medievales y las zonas alta y baja de la ciudad, donde transcurre buena parte de la trama de la obra. Además tenía pendiente dos asuntos que cumplir. Introducirme en el interior de la comarca de El Bierzo para conocer El Valle del Silencio y cenar en el restaurante La Central, de Jesús Domínguez y su mujer Nieves. La otra razón, y la más importante, estar con mi anfitriona y guía eventual, Silvia Rodríguez. Algún día, después de la mencionada presentación en el próximo mes de junio, escribiré largo y tendido sobre esta maravillosa y gran desconocida, al menos para los sureños, tierras leonesas y, en particular, de la histórica ciudad, capital de El Bierzo, de Ponferrada.

57565556_2859126464127653_6006678970827800576_n

Pero mientras ello sucede déjenme que me ciña a una curiosidad. Mi avión con destino a Sevilla salía a las ocho de la tarde, así que por la mañana, a pesar de habernos acostado bastante tarde tras la agotadora jornada del día anterior y haber podido saborear de la cena de las cenas en La Central, recogí a Silvia en su casa en la Plaza  Julio Lazúrtegui. Como de costumbre estaba radiante y serènamente hermosa. Me dijo que me iba a llevar a otro sitio a tomar unos pinchos y yo le miré con cara de hastío, aún me encontraba ahíto,  pero que antes le gustaría llevarme a la tienda de una amiga cerca de allí. Había leído mis artículos respecto al Comercio en particular y la Moda en general y le hacía una ilusión tremenda que viera la tienda de esa amiga y que si me inspiraba y gustaba le realizara un artículo.  Acepté. No podía negarme a nada que me pidiera y para mi sorpresa cogimos la avenida de El Camino de Santiago, muy cerca de donde veníamos, y a la altura del número 10, leí un letrero cuyo nombre me trajo recuerdos a mi tierra. ARANDANOS, se llama la tienda. Antes de entrar estuvimos viendo los escaparates y me llevé una gratísima  alegría al ver la cantidad y la calidad de las prendas expuestas. Y por si fuera poco, Silvia me dice que Pilar, la dueña, es amiga suya y ella le sirve de modelo en los vestuarios de temporadas. Entonces, le dije que si quería artículo tenía que posar para las fotografías del mismo.56825588_2833897146650585_5917579079703330816_n

ARANDANOS es una tienda de moda que conserva el aire de exclusividad del concepto de Boutique de los sesenta y principio de los setenta. Es un espacio diáfano en dos plantas, donde la pulcritud de su decoración minimalista se agradece pues está melódicamente rota con maniquíes vestidos con prendas de calidad, que pugnan entre sí por sus colores y formas, estratégicamente colocados. Es un comercio que sabe de qué va, y lo digo no sólo por la composición ornamental, sino por esa conducta de  “laisse faire” tan importante para el cliente nuevo.  Siempre he rechazado aquellas tiendas donde el vendedor atosiga y te persigue. El comprador necesita su espacio, su tiempo y, por supuesto, en caso de duda, tener próxima la persona  a la que puedas preguntar. Y esto es lo que ocurre en ARANDANOS. Si el primerizo siente esa sensación de libertad y ese calor de la confianza que la misma te ofrece, solo hay que pensar qué de bueno sentirás cuando te haces cliente habitual de la misma. Entonces, sientes , hueles, saboreas el aroma y el olor del comercio tradicional; de esas tiendas en la que prima la amistad entre cliente y vendedor y no hace falta siquiera que le digas cuál es tu talla. Y esto para las mujeres, teniendo en cuenta que es exclusivamente para mujeres sin límite de edad, se hace esencial.56990283_2832074750166158_1399401319717928960_n

Al entrar, a la derecha, en un espacio delicioso de madera gris con el nombre de La Boutique , ARANDANOS, en igual color, y la leyenda “desde 1.979”, Silvia saluda besándola a una señora cuya edad no me atrevo a calcular. Es alta, morena, con unos ojos oscuros y una sonrisa que te vence en los labios. Me llama la atención su simpatía y la elegancia superior de su porte. Por ello digo, que se trata de ese tipo de mujeres que carecen de edad física. Ella se llama Pilar Fernández y es junto a su marido, Manuel Garnelo, los propietarios de esta joya del comercio tradicional. Pilar, ha trabajado durante treinta años en un Centro de Formación Profesional, dando clases en cursos de Formación, entre otras funciones, y desde hace diez decidió junto a su marido, Economista,  Asesor Financiero-Económico, tomar el mando del antiguo negocio familiar, proveniente por parte de la rama de él, aunque sea ella la que regenta la vida cotidiana de este especial Palacio del Vestir. Fue una decisión difícil para ellos, pero pesó más la larga herencia familiar que los problemas que hoy en día atraviesa este sector.57442650_2859126407460992_4885381215932121088_n (1)

Pilar, no deja de sonreír mientras me cuenta la historia de ARANDANOS. Se retrotrae a los años cuarenta del siglo pasado para mencionar la figura de Dª María Ángeles, su suegra. Desde los viajes a Cataluña de su padre para comprar las mejores  piezas de telas en una época de escasez y carestía, entre otras muchas cosas, en este sector del telar. Él, lograba hacer con ellas, las telas, auténticas obras de sastrería que escaseaban por aquellos entonces haciéndose con una clientela ejemplar para la época. Todo ello en una antigua casa donde en la parte de arriba vivía la familia y que veinticinco años después fue demolida para dar lugar a una nueva construcción adecuada a la moderna vía urbanística en la que se iba a convertir la actual Avenida de El Camino de Santiago.48935194_387860641949713_583292675176792064_n

De aquella casa antigua donde se asentó la primitiva tienda de ropas,  en cuya planta superior vivía la familia de Dª. Ángela, nació por obra del último de sus seis hijos, la nueva ARANDANOS, convirtiéndola en el actual inmueble de doscientos metros cuadrados diáfanos divididos entre planta baja y entreplanta, con altos y amplios escaparates en su exterior. Como dice Pilar “nuestras ropas son para la mujer sin importar la edad; lo mismo pueden tener quince años que noventa.”¿Qué opinas de la forma de vestir de la mujer actual?, le pregunto.  Ella me mira con cara de resignación y dibuja una mueca de sonrisa triste en sus labios” Mira, Miguel, personalmente antes se vestía mejor; hoy en día con cualquiera cosa vale. Por supuesto que el cambio de la sociedad ha sido tremendo y en algunos aspectos traumáticos, de tal forma que el sector de la Moda se ha visto envuelto en todo este proceso de generalización o globalización del que nace una sub-moda o moda basura, como quieras llamarla.” Estoy totalmente de acuerdo con ella; ocurre en Ponferrada, en cualquier punto de España o en cualquier país del mundo. “La juventud se ha convertido en la gran compradora de ropas y de ello las tiendas de las grandes superficies comerciales, de las franquicias y otras firmas empresariales que se nutren de ellos, han sabido darle lo que quieren, porque lo hacen pensando en el corto espacio de tiempo que la van a disfrutar”. Le digo que me produce inmensa tristeza y que debiera estar sancionado por Sanidad o Consumo, por ponerle un ejemplo, la venta de zapatos de plásticos a diez o quince euros que las pobres chicas utilizan para un evento, sea cual fuere, y que a los cinco minutos deben de ir descalzas y con sus diez o quince euros en la mano. Me da la razón, asintiendo con la cabeza.” Los pies son unas cosas muy delicadas y permitir la compra, y la venta, de semejantes artículos pueden constituir hasta un delito contra la salud”.

47571674_2146337032295523_5742143143269105664_n

Recuerdo todo lo que he visto en estos días y le digo que me ha resultado muy curioso el leonés como persona, antropológicamente hablando. Es una persona que dista mucho del castellano y del gallego, que limitan. Se nota lo telúrico, lo atávico de la tierra. La existencia inmemorial de ese Reino de León. Son gente firme, recia por muy delicadas que sean. Y cuando digo delicada lo digo por la figura femenina, que suele ser muy estilizada y de una elegancia poco vista en otros lugares pero, sin embrago, su voz es grave, firme, nace de la verdad y del alma. Cosas curiosas, pero cosas verídicas. ¿Cómo era la Ponferrada que conociste de niña, Pilar?, le pregunto. Hace una exclamación gesticular levantando los ojos al cielo y abriéndolos como dos soles. “Antes esto era otro mundo. Ten en cuenta que aquí teníamos las mayores empresas de siderurgias, la minería y Endesa. Aparte, de todas las empresas subsidiarias que ello conllevaba. Había un gran movimiento poblacional y económico y ello hizo levantar toda la comarca de El Bierzo. Había muchas industrias y muchas constructoras. Ahora, sin embargo, como en todas partes, el paro acampa a sus anchas y lo que predominan son las personas mayores y muchos ciudadanos sudamericanos  y eso lo notamos los pequeños comercios que no podemos luchar contra las grandes superficies, con sus compras de mercancías de usar y tirar”.46520351_2527540433952926_8940834614084108288_n

“Nosotros, no obstante, no nos anquilosamos. Viajamos a Alemania, Francia, Londres…estamos en permanente contacto con el mundo de la moda y de lo que se hace en las primeras potencias del sector. Te puedo decir que en ARANDANOS tenemos las mejores marcas del mercado. Y te hablo de Michael Kors, Armani Jeans, Twin Sister, J. Brand, Althea o Max Mara. Además estamos en contacto con diseñadores jóvenes y cuyos precios aún son muy asequibles en relación con la notable calidad que poseen, porque no han explotados todavía para el gran mercado. Sin ir muy lejos, y sin hacerle asco a los jóvenes diseñadores españoles, que los hay muy buenos, en Portugal hay una nueva generación que va a dar mucho que hablar.”

Creo, Pilar, que los dos somos unos enamorados del comercio tradicional, de ese comercio en el que entras como si estuvieras en casa, que le da vida a la ciudad y forma parte del conjunto de la misma. “Completamente de acuerdo, Miguel. Afortunadamente todavía tenemos una clientela fiel a la que  le gusta vestir bien, no solo para fiestas o eventos, sino de forma casual, porque llevan la elegancia de una forma innata. Pero estamos abandonados por los poderes políticos, sean municipales o autonómicos. No existen un tratamiento fiscal y laboral especial para los autónomos y pequeñas empresas que son las que permiten subsistir la economía  y crear empleo de calidad. Nosotros tenemos una empleada con dieciocho años de antigüedad y que es estupenda, por cierto, pero si a los gastos propios directos de personal, Seguridad Social e impuestos varios, alquiler… ¿qué te queda para, no ya vivir, mantener abiertas las puertas? Encima está el fenómeno de la venta “on line” que es como una masa que se retroalimenta de ella misma, que crece de sus propias miserias. Compran por ordenador a precios muy inferiores a los que tienen sus propias franquicias. Es decir, a la empresa o marca madre le da igual comerse a sus propios hijos, como si fuera el mitológico Rey Cronos.”46920206_2541202952586674_2827836021356363776_n

En un momento dado de la conversación aparece Silvia vestida con diferentes modelos de las muchas y reconocidas marcas que posee ARANDANOS. Lo hace luciendolos maravillosamente, con esa sonrisa tan suya, tan de verdad, que le nace del corazón. Me mira y sonríe. Igual hace Pilar. Se nota que entre las dos existe una gran amistad y complicidad. De hecho, Silvia se ha convertido en la modelo oficial de la boutique. Todos los cambios de temporada es ella, Silvia, la que da a conocer a través de las redes sociales las renovadas mercancías que expone la tienda, aparte de que ARANDANOS tiene su propia página Web. Y, en verdad, no han podido escoger mejor modelo, pues tiene todos los elementos que se le pueden pedir a las mismas. Alta, un cuerpo estilizado capaz de llevar con garbo y elegancia todo tipo de prendas, simpatía a raudales y una belleza morena que se me antoja de mi tierra. Una y otra vez, sin desmayo, a pesar de ser Profesora de Inglés y Licenciada en Filología Inglesa, lejos del mundo del modelaje, Silvia se pone, pasea y nos hace disfrutar de toda una variada gama de vestidos de calle, de ropa casual y otros de mayor ocasión.45798882_2507996322574004_6358455642981662720_n

“Es que se trata, en definitiva de eso, Miguel. Una ciudad con un casco histórico como Ponferrada debe de saber compaginar todos los elementos que le da vida y son un atractivo para el Turismo. No todo debe de ser restauración. Esta tiene de complementarse con todo tipo de comercios, pequeñas tiendas que ofrezcan al residente y al foráneo una sensación de estar en una inmensa y maravillosa superficie abierta, demostrativa de lo que Ponferrada les puede y les ofrece”. “Un lugar donde pasear tranquilamente, ver cultura y poder adquirir todo lo que te plazca, sin necesidad de encerrarte en un espacio anodino, modernista por lo artificial, que puedes encontrar en cualquier ciudad del mundo”. Le digo que estoy totalmente de acuerdo con lo que dice, pues ese mismo problema se ha convertido en un mal endémico en muchas ciudades y la mía, Huelva, es una de ellas. El mismo apoyo que se le da a la restauración, apoyando los productos de la tierra, como los vinos, la gastronomía, etc, es lo que se pide para el resto del comercio en general. Así, juntos de la mano, puede y debe hacerse ciudad.

Ya cuando me despido el nombre de ARANDANOS me lleva de nuevo a mi tierra cuando Pilar me dice que conoce perfectamente Huelva. De hecho estuvo veraneando en la fantástica y particular playa onubense de El Rompido  y conserva de ella recuerdos imborrables. Y ya no nos queda más que despedirnos. El día ha avanzado y quedan pocas horas para coger el vuelo que me devuelva a mi tierra. Me despido con un hasta muy pronto de Pilar y con la promesa de volver cuando en el mes de junio presente mi último libro en esta ciudad de Los Templarios. Silvia me coge del brazo y nos metemos en la historia de sus calles pensando que desde ese momento vivido, la palabra ARANDANOS unirá aún más si cabe mi tierra con la leonesa.56971056_2832074830166150_2160649801526411264_n


Cerrar