Home Opinión Ekai y el resultado por los tiempos de espera en la Sanidad
Ekai y el resultado por los tiempos de espera en la Sanidad

Ekai y el resultado por los tiempos de espera en la Sanidad

642
0

Hace unos días salía una noticia en los medios de comunicación, era sobre Ekai, el adolescente trans que se suicidio de Ondarroa, sus padres han participado en un corto-documental donde quieren rendirle homenaje y romper los tabús  tanto de la transexualidad como del suicidio en adolescentes. Arantza Ibarra será la directora de “Mi pequeño gran samurai” el cual podremos vislumbrarlo para épocas más estivales.

Cuando observas la lucha tan descarnada que mantienen su madre y su padre: Anuka y Elaxar, tan sólo te sale decirte a ti mismo: no debemos de bajar la guardia, nos corresponde seguir reivindicando una y otra vez, que necesitamos que la sanidad pública nos facilite la vida a las personas trans, no deben de mantenernos en una espera eterna, que créanme cuando les digo, se nos hace insoportable. El caso de Ekai es como el de tantos otros otras otres niñas niños niñes trans: psiquiatras, psicólogas, psiquiatras, endocrinas, y espera, esperar a una edad donde cada día dura tanto como un año para un adulto, donde hay una necesidad imperiosa de la persona que lo solicita. Una edad tan compleja como es la adolescencia en cualquier persona.

Ekai sabía cómo se llamaba, sabía cómo se sentía, poseía todo el apoyo tanto de su madre, como de su padre, lo que necesitaba era una respuesta más inmediata por parte de la sanidad, no necesitaba nada más. Aunque cueste admitirlo, se fracasó, con Ekai se cumplió una estadística que indica que una de cada tres personas trans se suicida. Él no tomo esa decisión por ser trans, él simplemente, no pudo esperar más. A que pasen los días, los sueños, las inquietudes, todos esos miedos que te rondan por la cabeza y que en algunos momentos te ahogan.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención de ellos dos es que han decidido romper todos los tabús y su propio padre me ha dicho en alguna ocasión, Ekai no se ha ido, se ha suicidado, es nuestra responsabilidad nombrar las cosas por su nombre.

Y es cierto, no debería darnos miedo, ese secuestro emocional, como lo llaman muchas especialistas, ese sentimiento que no significa que quieras morir, sino de no seguir viviendo lo que nos ronda por la cabeza se da en los seres humanos, y no por ello hay que esconderlo, porque de poco o nada, estaremos ayudando a erradicar una situación, que algunas ocasiones se nos presenta como única opción vital para eludir o evitar lo que una persona puede estar sintiendo por dentro. No, nos ocultemos, no tengamos miedo a decir lo que somos y como nos sentimos, al fin y al cabo, todas somos personas con luces y con sombras. Y las sombras, como todas sabemos, si son compartidas, pesan menos en nuestra mochila.

Sólo vivo para pasar las hojas en el calendario

Alguien me abrió las puertas

Demasiado rápido.

Pero la expectación me está ahogando,

Solamente deseo que algún día podáis perdonarme,

Me inundan los nervios,

Sólo vivo para pasar las hojas en el calendario

Y los días pasan tan despacio,

No quiero que nadie más me siga preguntando:

¿Quién soy? ¿Cómo me llamo?

Mi futuro es incierto,

Todo depende de un calendario

Y un tratamiento que no llega

Un tiempo que no transcurre,

Y yo tan sólo se echarme años

Años para poder observar detenidamente

Lo que siempre he sido

Lo que siempre he soñado

No, no quiero seguir pensando

No, no quiero seguir esperando

Un último asunto pendiente

Y es que la única verdad es que nunca me iré,

Siempre me encontrarán,

En el único lugar que es real,

Aunque ni si quiera lo alcancéis a palpar,

El corazón de los seres humanos.

 

Ekai, en Huelva también se rinde homenaje a tú memoria:

Gero Arte Ekai por siempre.


Cerrar