Home Área Metropolitana Huelva Capital Denuncian el desmantelamiento del transporte sanitario de urgencias para ahorrar en personal
Denuncian el desmantelamiento del transporte sanitario de urgencias para ahorrar en personal
0

Denuncian el desmantelamiento del transporte sanitario de urgencias para ahorrar en personal

0

El pliego de condiciones de la administración para ofertar el servicio planea la práctica eliminación de las ambulancias tipo B

El concurso público que se ha llevado a cabo para dotar de ambulancias a la provincia de Huelva y que actualmente lleva a cabo un consorcio de transporte sanitario plantea una visión preocupante para el futuro ya que en su pliego de condiciones ha planteado la eliminación de las ambulancias con personal para urgencias (las denominadas tipo B) a cambio de un rango menor de ambulancia, la tipo A1 (que sirven para actuaciones programadas y no para servicios de urgencias) a las que se les añadiría un equipamiento especial para los casos que tuvieran que tratar urgencias, por lo que pasarían a llamarse A1EE.

Así, en este pliego de condiciones la Junta de Andalucía elimina para la provincia de Huelva los vehículos del tipo B, y los cambia por estos vehículos. La ‘trampa’ no está en el equipamiento tecnológico sino en el personal que debe acompañar a estos vehículos ya que, mientras las ambulancias del tipo B deben ir con al menos dos técnicos sanitarios (o un técnico sanitario y un médico), en las ambulancias del tipo A1 solo tienen que mantener a un técnico de ambulancia (conductor) en este servicio.

Según han señalado fuentes del sindicado de técnicos de ambulancia ‘Asites’ se da la circunstancia de que “se puede llevar a enfermos que requieran de algún aparato del que también está dotado la ambulancia, pero que el personal simplemente no sepa utilizarlo por lo que sería del todo inútil”.

Para dar cobertura legal a este “engaño”, desde Asites señalan que han llevado a cabo durante este año un cambio en la redacción del PAUE, (Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias) por el cual “se permite a las ambulancias de tipo A llevar a pacientes urgentes siempre que el resto de ambulancias de urgencias o emergencias estén ocupadas” algo que en la anterior redacción no se permitía.

La trampa viene dada porque “se eliminan directamente todas las ambulancias de urgencias y sólo se mantienen ocho de emergencia” por lo que “es muy probable que al final coincidan emergencias y estos enfermos o accidentados tengan que ser transportados en ambulancias no especializadas y todo ello para ahorrar dinero en personal”.

De hecho como ejemplo, y dado los pocos recursos que hay en la zona de emergencias se asegura que “entre Lepe y Ayamonte solo habría una ambulancia del tipo C y para acudir de un lugar a otro se tardaría unos 20 minutos que ya es más de los márgenes establecidos para la atención de una urgencia por lo que, incluso estando desocupado el vehículo habría que recurrir a uno de traslado normal”.

Según denuncian desde Asites hay dos zonas que quedan especialmente desabastecidas de ambulancias para urgencias y emergencias, por un lado la Costa occidental como hemos señalado y por otro la Sierra de Huelva.

El vehículo de tipo B que es el que se elimina desde ahora, es un vehículo de urgencia que se utiliza para el traslado de enfermos urgentes sin la necesidad de asistencia médica durante el trayecto, destinada a proporcionar soporte vital básico y atención sanitaria inicial, algo que también podría hacer el A1EE si hubiera personal cualificado para hacerlo.

Este “engaño está tan institucionalizado” que aunque estas ambulancias supuestamente no son para urgencias, ya están rotuladas como tal con la palabra Urgencias.

El concurso público acaba de ser adjudicado al consorcio de transporte sanitario de Huelva y todo ello pese a que “se han presentado otras dos empresas que sobre el papel si prometían cumplir con el convenio colectivo y además mantener las ambulancias tipo B” por una cantidad económica similar a la del Consorcio de Transportes, motivo por el que sospechan de “un trato de favor” hacia los actuales receptores del concurso”.

Para Asites este nuevo modelo en el transporte sanitario puede suponer un riesgo para la población y recuerda que ya han ocurrido algunos casos que han sido polémicos y han acabado en muerte como el caso de ictus en Lepe  el que acabó con la muerte de una anciana en Aracena en plena calle o el último que supuso la muerte a otro mayor de 96 años en Cumbres Mayores

El Servicio Andaluz de Salud asegura que se incrementa y mejora el servicio

El expediente de licitación del transporte sanitario en la provincia de Huelva no solo mantiene el total de vehículos que prestan los servicios urgentes y programados, sino que los incrementa con vistas a completar nuevas prestaciones detectadas como necesarias. De esta forma, la prestación de este servicio “está perfectamente garantizado e incluso se refuerza”.

Fuentes del SAS han señalado a Diariodehuelva.es que tanto en el expendiente de Huelva como en el de las otras provincias en que se ha sacado a concurso el transporte no se inventa ninguna categoría de vehículos. En relación a los denominados vehículos A1EE, no se crea otra categoría de vehículos distinta a las que establece la normativa vigente.

Según el SAS, el objetivo de esta medida ha sido especificar en la licitación que las ambulancias A1 no asistenciales lleven un equipamiento superior al mínimo que exige la normativa vigente, que como todas las normas establece un equipamiento mínimo sobre el que se puede exigir en una licitación que se complete con una mayor dotación de equipos. Para el SAS, “Esto no significa que las ambulancias tipo A1 se vayan a utilizar para prestar asistencia en ruta. Ese equipamiento es útil para prestar asistencia in situ, cuando la ambulancia A1 sirva para desplazar al personal sanitario al punto de asistencia”.

Ese equipamiento se puede utilizar para estabilizar al enfermo in situ por el personal sanitario, pero nunca en ruta. Si es necesario realizar un transporte que requiera asistencia en ruta, se realiza con las ambulancias tipo C, o con las tipo B si la asistencia es de control solamente, pero nunca con una tipo A1.

Por tanto,”no hay asistencia en ruta con una ambulancia A1 porque solo lleva un TES (técnico de emergencias sanitarias). Es falso por tanto y una presunción sin base en los nuevos expedientes”.

Desde Salud apuntan a que los expedientes licitados “se han basado en un Plan Funcional de Transporte Sanitario elaborado en cada provincia por los equipos directivos y supervisado por el SAS”. Los expedientes licitados por la administración sanitaria “persiguen garantizar una adecuada respuesta sanitaria a las necesidades de transporte urgente y programado en cada provincia, garantizando los tiempos de respuesta y la calidad y efectividad del servicio. Y para ello se ha respetado totalmente la normativa vigente en transporte sanitario y los presupuestos licitados garantizan la cobertura de los costes de los servicios cuyo objeto se ha licitado”.