Home Huelva Cae la edad de inicio del consumo de drogas en Huelva y se disparan las consultas tras el verano
Cae la edad de inicio del consumo de drogas en Huelva y se disparan las consultas tras el verano

Cae la edad de inicio del consumo de drogas en Huelva y se disparan las consultas tras el verano

756
0

El final del verano tiene “desbordados” a los profesionales encargados de la atención de personas con problemas de drogodependencia. Normalmente, esta es una época en la que siempre se ha notado un incremento de estos casos, pero este mes de septiembre la situación ha empeorado, y “se han disparado las peticiones de ayuda en las primeras semanas, hasta el punto de que algunos centros se han quedado sin camas para cubrir las necesidades” de este colectivo, como es el caso de la asociación para la rehabilitación de personas con drogodependencia Arrabales. A esto se suma un “descenso en la edad en la que se consume drogas por primera vez, con casos de jóvenes de incluso 13 y 14 años que empiezan a tomar alcohol, hachís y marihuana”, según revelan desde este colectivo.

De acuerdo con la información facilitada a esta redacción por el director terapéutico de Arrabales, Federico Pérez, “es normal un incremento en el consumo de drogas tras el verano”, pero, “este es el mes de septiembre con más solicitudes de ayuda de la última década”. Solo en la primera semana del mes, la asociación Arrabales ya contaba con 16 personas que acudían por primera vez a las instalaciones en busca de un tratamiento y a las que no podían darles una plaza en régimen de internado por falta de camas. Y es que en muchas ocasiones es necesaria la atención en régimen interno para tratar al usuario en un principio.

En este sentido, Pérez lamenta que el número de camas para estos casos es “insuficiente”, y pese a que “los centros en funcionamiento interno son relativamente económicos”, las subvenciones de las administraciones “no dan ni siquiera para pagar las inspecciones y auditorías y el mantenimiento depende de las cuotas de los pacientes”. Así, Arrabales cuenta con dos camas gratuitas, para personas sin recursos, y 10 con un coste mensual de entre 400 y 600 euros, un precio en el que entra todo, desde la estancia y manutención hasta la atención psicológica. Aun así, siguen teniendo el problema de las listas de espera.

A esta gran demanda de camas se suma este mes el elevado número de analíticas realizadas: más de 20 en solo tres días, y algunas de ellas a menores de edad. Y es que este es el segundo problema: un descenso en la edad del primer consumo de drogas, con casos de jóvenes de hasta 13 años que dan positivo en alcohol y hachís o marihuana. Pérez explica que “se observa que los chicos que consumen son más jóvenes cada año y varios padres han venido este mes con sus hijos para que les hagamos una analítica, y han dado positivo en el consumo de estas drogas”, aunque aclara que “son casos puntuales”.

En la actualidad, y según la base de datos de Arrabales, hay tres tipos de consumo, lo que se conoce como THC, que es hachís y marihuana; alcohol y cocaína. A esto hay que añadir un pequeño repunte en el consumo de heroína.

En cuanto al perfil del toxicómano, este ha cambiado bastante en los últimos años, y mientras el consumo de drogas se relacionaba antes con personas con familias desestructuradas y de bajo nivel económico y pocos estudios, esta idea no tiene nada que ver con lo que ocurre en la actualidad. Así, la mayoría de los usuarios de Arrabales son personas con estudios, un nivel cultural medio, y pertenecientes a familias con recursos económicos. Lo que sí ha cambiado es la edad, y si la media estaba el año pasado entre los 23 y los 40 años, ahora se encuentra entre los 19 y los 30 aproximadamente. El problema, según cuenta Pérez, es que “se empieza a consumir como una forma de diversión y, al final, se entra en esa dinámica y se pierde el control”.

De acuerdo con la última Memoria de Arrabales, correspondiente al año 2017, la asociación atendió a 110 usuarios directos, de los que más de la mitad tenían policonsumo, y de los que el 91% eran hombres, frente a un 9% de mujeres. Asimismo, casi la mitad (un 45%) eran pacientes duales, esto es, personas con adicción y con problemas de salud mental, principalmente depresión o trastorno de la personalidad. Como balance final, el 80% de ellos mantienen la deshabituación y lograron modificar su consulta, mientras que el 99% mejoró también la relación con sus familiares, en muchos casos afectada por su adicción. Algo para lo que ha sido clave la labor de sus voluntarios.

Ante estos datos, el presidente de Arrabales, Jesús Roa, se ha mostrado “muy satisfecho por el trabajo que se está realizando y la gran cantidad de voluntarios que colaboran con Arrabales para la consecución de los objetivos”.

Sobre Arrabales
Arrabales es una asociación que trabaja en el tratamiento y rehabilitación de las drogodependencias y otras adicciones. Cuenta para ello con un amplio equipo de profesionales y voluntarios y da asistencia a 40 usuarios, 12 de ellos en régimen interno en su centro del Conquero, y uno de los requisitos para ser atendido es tener mayoría de edad. Sin embargo, Arrabales también hace analíticas a menores de edad siempre que se las demandan sus progenitores y asesora a los usuarios y familiares en caso de que el resultado sea positivo por consumo de drogas.

La Asociación Arrabales nace en 2002 para ofrecer diversas ofertas y soluciones para el tratamiento y rehabilitación de las drogodependencias y otras adicciones. Su labor engloba tres áreas fundamentalmente: la prevención del consumo de drogas en diferentes ámbitos, la rehabilitación y la reinserción de las personas drogodependientes. Ofrece para ello una alternativa de tratamiento válida para aquellas personas que no encuentran respuesta a sus problemas de dependencias desde una perspectiva globalizadora, que atienda a las diferentes dimensiones del individuo, que de una forma u otra condicionan o determinan el anquilosamiento y la cronificación del problema de abuso, adicción o cualquier otra dependencia que mermé la autonomía y la libertad de decisión. Puede encontrar aquí más información sobre este colectivo.

Plan Municipal de Adicciones
Dentro de la lucha contra este problema en Huelva, el Ayuntamiento de Huelva ha redactado el II Plan Municipal de Adicciones, que nace con el objetivo de evitar la duplicidad de actuaciones en el municipio y poner en marcha una serie de actividades conjuntas con los diferentes colectivos y administraciones implicados en el campo de las adicciones en Huelva. Como órgano de coordinación, se ha formado la Comisión Municipal de Adicciones, con reuniones ordinarias cada tres meses, y extraordinarias siempre que se estime oportuno. El Plan de Adicciones tiene tres pilares fundamentales, como son la prevención, de cara a reducir la oferta y la demanda y limitar así el acceso a las drogas; la colaboración en la atención sociosanitaria y la incorporación social, para facilitar la normalización e incorporación a la comunidad de las personas con problemas de adicciones; y la información, formación e investigación, con la idea de fomentar la formación de profesionales, colectivos sociales y la población en general, así como garantizar la difusión de información sobre las últimas investigaciones y estudios en torno al problema de la drogodependencia.

Este plan y su comisión llevaban “más de 20 años paralizados”, y es ahora cuando vuelve a ponerse en marcha para aunar esfuerzos en la lucha contra las drogas. La concejala de Políticas Sociales e Igualdad, Alicia Narciso, ha explicado en declaraciones a esta redacción que el objetivo es “aglutinar a entidades antiguas y a otras nuevas que antes no existían para luchar juntos por un objetivo común”. Así, “se han incorporado organismos que antes no formaban parte de esta comisión, como la Prisión Provincial o el Centro de Inserción Social”. De esta forma, el I Plan de Adicciones data de 1995 y no ha sido hasta septiembre de 2015 cuando se activa la nueva Comisión Municipal de Adicciones. El nuevo Plan de Adicciones forma también parte del Plan Autonómico y del Nacional, otra novedad, puesto que, de acuerdo con las declaraciones de Narciso, el anterior “no había contado con todo el colectivo asociativo y no tenía en cuenta la normativa y acciones autonómicas y nacionales”. Ahora, hasta 28 colectivos diferentes trabajan juntos por la mejoría de las personas con un problema de drogodependencia y para la prevención del consumo de drogas en Huelva.


Cerrar