Home Huelva Una marea de corazones verdes “para pintar la cara del asesino de Miguel Ángel y María”

Una marea de corazones verdes “para pintar la cara del asesino de Miguel Ángel y María”

1.17K
0

La Plaza de las Monjas acogió ayer la concentración para pedir justicia por los asesinatos de Miguel Ángel y María, un acto muy emotivo en el que hubo canciones como el ‘Imagine’ de John Lennon, testimonios de compañeras de colegio de la niña asesinada y el apoyo de decenas de padres con hijos asesinados que quisieron acompañar a Marianela Olmedo en su dolor.

Unas 400 personas, según la cifra aportada por la Subdelegación del Gobierno, unas 800, según la Policía Local, acompañaron a Marianela Olmedo (madre y expareja de las víctimas) y Aníbal Domínguez (Hermano y tío de las víctimas) en un concentración en la que la palabra justicia se repitió en numerosas ocasiones. Entre las más destacadas, desterrar el sistema de jurado popular (los familiares entienden que un jurado profesional hubiera condenado al que fuera acusado al haber pruebas suficientes), pedir a la Fiscalía que los acompañe en el recurso al Tribunal Supremo y por último, presionar para que el Supremo de por nulo el juicio y se pueda volver a repetir “con garantías”.

En sus palabras desde el templete de la Plaza de las Monjas, Aníbal Domínguez quiso dar las gracias a los onubenses que allí se reunieron por “tanta presencia y tanto amor, es una marea de corazones verdes, no estamos solos y lo sabemos”.

Domínguez alabó a los “corazones verdes cargados de esperanza, solo la llegada de la verdadera justicia podrá resarcirnos de lo que llevamos pasado” y comentó que “la maldad se esconde tras una máscara de engaños y mentiras y tras una máscara también se esconden los cobardes” a lo que añadió que había “perfiles falsos en las redes sociales que se empeñan en ensanchar esta tragedia”.

El hermano y tío de las víctimas del atroz crimen perpetrado con más de 250 puñaladas en ambos cuerpos, ha asegurado que hasta el momento siempre han sido respetuosos: “Hemos sido callados, discretos, hemos sido respetuosos y hemos soportado las mentiras y el desprestigio, pero hasta aquí hemos llegado, es el tiempo de los valientes el de la gente sencilla contra un envidioso sediento de sangre”.

Por ello Domínguez ha pedido “extender la marea de corazones verdes, no puede quedar impune el crimen de una niña de ocho años porque si no algo falla en la sociedad, hay que pintar de verde la cara colorada de impunidad del asesino” aseguró compungido pidiendo al “ejército de corazones valientes justicia para que Miguel Ángel y María” e intentar “hacer de este mundo un lugar mejor”.

Por su parte, Marianela Olmedo, ha asegurado que “es insoportable este sufrimiento, es inhumando” por lo que pide “que nos escuche de verdad la justicia, hemos estado mucho tiempo callados y siendo respetuosos, y lo único que queremos es que el Supremo ordene la repetición del juicio, Miguel Ángel y María merecen un juicio justo y que se haga justicia”.

La madre de la pequeña María también ha tenido frases de recuerdo para el pequeño Gabriel y su padre Ángel “que sabe por lo que estoy pasando por perder a un hijo de ocho años y por tener a esa bruja malvada a su lado con la peor de la mentira, yo lo viví en mis carnes 14 meses al lado de un monstruo, las manos a las que me aferraba”. Por el contrario, Marianela ha señalado que el difunto Miguel Ángel ha sido “el hombre más bueno que he podido conocer” y que se llevaban bien pese a la separación.

Marianela ha recordado que hoy por hoy el asesino de su hija está “absuelto y campa por las calles” mientras que “Miguel Ángel y María no tienen presente ni futuro, están enterrados para siempre en un nicho del cementerio” y ha afirmado que su hija hoy día sería “una muchachita de 13 años que soñaría con ser veterinaria porque le encantaban los animales”.

También ha querido dejar claro que su hija fue “la niña más valiente que ha existido nunca” ya que “pudo haber huido por las escaleras y pedir ayuda, pero fue a la cocina y cogió un cuchillo para defenderse a ella y a su padre”.

En la concentración han participado Ruth Ortiz, Juan José Cortés, familiares de Marta del Castillo o los padres de Lucía Vivar, que apareció muerta en las vías del tren en Pizarra (Málaga).

También han estado Adoración Cano, la familia de la pequeña Miriam de La Palma del Condado, familiares de María Chamón, fallecida en Cuenca; Lidia Henríquez, madre de Yurena, asesinada en Tenerife; Joaquín Begines y Pepi Capitán, familiares del doble crimen de Bellavista, familiares de la niña asesinada en Arriate (Málaga) y Emilia Chavero y su esposo, hermana y cuñado de Manuela Chavero, mujer desaparecida en Monesterio (Badajoz).

 


Cerrar