Home Sierra Galaroza Galaroza incorpora a su cultura diaria un nuevo Club de Lectura
Galaroza incorpora a su cultura diaria un nuevo Club de Lectura

Galaroza incorpora a su cultura diaria un nuevo Club de Lectura

0

La cultura está presente en la vida de Galaroza de forma diaria y en muchas vertientes. A la sabiduría popular expresada cotidianamente en comercios, bares o conversaciones informales, se suman numerosas iniciativas habituales que enriquecen a los ciudadanos.

Algunas de estas actividades proceden de la Biblioteca Blas Infante, que se ha convertido en los últimos años en un importante agente dinamizador en la localidad. Su coordinadora, Carmen Navarro, no ceja de proponer ideas y no ha parado hasta poner en marcha un viejo sueño que acaricia desde hace años. La creación de un Club de Lectura va a contribuir a mejorar la calidad de vida cultural de los vecinos.

Fueron varios los intentos de constituirlo, “pero no se dieron las condiciones adecuadas hasta este momento en que, doña Pilar, la maestra del colegio, se mostró interesada en crear un Club de Lectura como actividad complementaria a su programación, ofreciéndose a informarme y a solicitarlo a la Junta de Andalucía, dándome datos para realizar tal proyecto”.

Carmen comenzó a localizar formación y a informarse sobre el tema, como en los cursos del Plan Agrupado de Formación de Diputación, en los que se inscribió, o en otro sobre la Creación y funcionamiento de los Club de Lectura. De esta forma, obtuvo los conocimientos para comenzar con este proyecto. A pesar de los problemas presupuestarios, consiguió sacar adelante la propuesta.

Fue crucial “la visita de Loli Rubio, de Diputación, para ver el Archivo, ya que me informó de que Diputación también gestionaba los Club de Lectura y más actividades que me podrían interesar para la Biblioteca, me dio los contactos a los que tenía que recurrir y a partir de este momento todo fue rodado”.

Si complicado fue conseguir los aspectos de infraestructura, igualmente difícil ha sido la implicación de los usuarios. Porque Carmen explica que “las bibliotecas llevamos unos años lidiando con la crisis, máxime cuando se trata de una localidad pequeña, donde la dotación bibliográfica se realizaba sólo a través de ayudas que se dejaron de percibir; y si a esto le unimos la incorporación de internet en los hogares, la poca población o la amplia oferta de actividades en la localidad, no es de extrañar el descenso de usuarios visitantes”.

Para superar este trance, la biblioteca ha cambiado la idiosincrasia que hasta el momento había tenido, pasando de esperar al usuario, a buscarlo y captarlo a través de talleres cuya temática se basa en el interés que cada sector de la población pudiera tener. Así, surge un Taller de Memoria que, a pesar de la incertidumbre inicial, lleva ya más de un año y medio de éxito, hasta el punto de que la propia médica local lo ha recomendado por sus efectos terapéuticos.

Son estos usuarios los que han hecho crecer proyectos como un taller de risoterapia, jornadas medioambientales, escenificación del origen de Los Jarritos o la celebración del Día de la Mujer Rural.

En este caldo de cultivo ha nacido el Club de Lectura que se presentó el pasado día 1 de febrero, con una primera sesión donde se entregó el primer libro para leer, ‘Cumbres Borrascosas’. La elección del libro fue realizada por las usuarias, dentro de un listado que facilitó Diputación. La siguiente sesión, el 15 de febrero, será para comentar todo lo leído hasta el momento, combinando la lectura individual en los hogares con la puesta en común de las sensaciones recibidas a través de la lectura.

La puesta en marcha ha sido tan satisfactoria que Navarro ha comenzado los trámites para crear un Club de Lectura en el colegio, con la colaboración de Diputación, que facilitará los lotes para trabajar con el alumnado.

El apoyo de Diputación ha sido, por tanto, un factor importante no sólo para llevar a cabo este proyecto, sino también otros como la presentación de varios libros relacionados con el pasado 525 Aniversario del Encuentro entre Dos Mundos, que tendrán lugar el próximo 14 y 19 de febrero en el Colegio.

Según Carmen Navarro, “la biblioteca cambia vidas y a su vez las personas cambian a la biblioteca, y esta relación recíproca debe partir del compromiso y la labor social de la biblioteca como beneficio para nuestra sociedad, la imagen que la sociedad tiene de ellas y de la bibliotecaria, con el fin de llegar a ser imprescindibles para la ciudadanía”.