Podría interesarte:
Home Opinión Ha llegado el clásico
0

Ha llegado el clásico

0

Hubo un tiempo en que, amanecido el día de hoy, todo era 23-F. Escribo este comentario la mañana de una jornada en la que, hace 33 años, este país estuvo en vilo durante más de 12 horas con el asalto al Congreso de los Diputados por parte de un destacamento de la Guardia Civil al mando del teniente coronel Tejero. No me voy a explayar en lo que pasó ni cómo se preparó y solucionó aquella intentona de golpe de Estado. Es más que sabido –a pesar de que los libros de texto pasan casi de puntillas por estos hechos- y tampoco es el objetivo que persigo.

Sí quiero hacer incidir en algo que el paso del tiempo está consiguiendo: que cada vez se hable menos de “aquellos sucesos”, que dirían los más conservadores. Lógico, normal y sano. De ahí las primeras palabras de este artículo, “hubo un tiempo…”. Con el pretexto de sacar a la luz nuevos datos, o, simplemente, de recordar lo que había ocurrido aquella tarde-noche, los periódicos publicaban páginas especiales, monográficos y hasta algún vídeo/película real o de ficción (aunque basada en los hechos reales); las televisiones mostraban una y otra vez las imágenes vistas hasta la saciedad de Tejero empuñando la pistola o la salida esperpéntica de los golpistas por las ventanas del Congreso; las radios reproducían los mismos documentos sonoros (“en estos momentos se ha oído un golpe muy fuerte en la cámara”, narraba el periodista de la SER, Rafael Luis Díaz)… El 23 de febrero, no importaba de qué año, era el 23-F.

Poco a poco, el interés mediático fue decreciendo y sólo volvió a tener un pico ascendente hace tres años, coincidiendo con el 30 aniversario. Seguramente, dentro de dos, cuando se cumplan los 35 años, será de nuevo ampliamente recordado.

Para este domingo, ¿no hay nada previsto en las parrillas de televisión? Pues, sí. Es muy probable que, en estos momentos, hayamos salido de dudas y ya sabremos si ha merecido la pena estar pendiente de ello. O habremos perdido horas de sueño. O de ver otras cosas. Lo que se anuncia es, cuando menos, “especial”. Por una parte, La Sexta emite/ha emitido “Operación Palace”, dirigido por Jordi Évole, que, en sus palabras, es “un programa sobre el 23-F, pero no será un documental más”. Y hasta ahí lo que sabemos, ya que “no puedo explicar más, porque si lo explico igual no lo podemos emitir”. Listo Évole, creando expectación.

Pero, para sorprendente, al menos a priori, el otro especial al que quiero referirme. Y es que “Cuarto Milenio”, el programa de Cuatro que dirige Iker Jiménez dedicado al mundo del misterio y lo desconocido, analiza bajo su prisma el 23-F. No, no parece que se intente comparar lo que pasó con un fenómeno paranormal, aunque muy normal no fue. Dicen que investigadores, militares, periodistas y miembros de los servicios de inteligencia tratarán/han tratado de demostrar que aquel día ocurrió algo muy distinto a lo que se hizo creer a los españoles. Que el intento de golpe de Estado se gestó desde las más altas esferas del país. (Teoría que, dicho sea de paso, no es ninguna novedad). Iker Jiménez, tan listo como Évole.

Sea como fuere, y se pongan o no sobre la mesa nuevas revelaciones –que no opiniones, que, quizás, sea de lo que se trate-, será un rato “distinto”. Nada de pelotas de goma y botes de humo para disuadir a unos “sinpapeles”; nada de pantomima etarra/verificadores; nada de Ucranias ni Venezuelas. El 23-F es el 23-F.

Distraigámonos unas horas antes de volver a la cruda realidad. Que, para hacer más cuesta arriba el final de mes, viene el debate sobre el estado de la Nación. Otro clásico.