1. Home
  2. Área
  3. Metropolitana
  4. Inquietud entre los agricultores de Gibraleón por la fiebre de las plantas fotovoltaicas
Inquietud entre los agricultores de Gibraleón por la fiebre de las plantas fotovoltaicas

Inquietud entre los agricultores de Gibraleón por la fiebre de las plantas fotovoltaicas

0

Ante el crecimiento espectacular de parques fotovoltaicas en la provincia de Huelva, ubicados la mayoría de ellos sobre suelos agrícolas o destinados a otras actividades económicas, Izquierda Unida ha solicitado en el Parlamento Andaluz al gobierno de la Junta de Andalucía que acometa de manera urgente la elaboración de un plan de ordenación y regulación para aprobar este tipo de proyectos energéticos.

La responsable de Acción Política de IU Huelva, Pepa Beiras, señala que la “ausencia de regulación está provocando una ocupación descontrolada del territorio en el que se instalan las plantas fotovoltaícas, que es extienden por doquier sin tener en cuenta las consecuencias económicas y medioambientales que acarrea su ocupación de cada vez más terrenos en el entorno rural onubense”.

Para Izquierda Unida, “la expansión sin control ni planificación alguna” de este tipo de proyectos pueden conllevar pérdidas “irreparables” en el patrimonio natural, turístico y paisajístico de la provincia. Zonas como la campiña, entre Gibraleón y Trigueros, de alto valor patrimonial ligado a la dehesa, la ganadería y los cultivos de secano, “pueden estar en peligro” ante el auge descontrolado por este tipo de instalaciones, así como las zonas de ribera que pueden verse afectadas por la líneas de evacuación de estas plantas energéticas.

Esta situación ha provocado la inquietud entre los vecinos de Gibraleón, que alertados por el impacto del proyecto para la instalación de una gran planta fotovoltaica en este municipio, conformada por casi 200 módulos solares, han dirigido un escrito al Ayuntamiento de esta localidad, en el solicitan información sobre el mismo.

Ante estas situaciones, Beiras explica que “se hace necesario la búsqueda de alternativas, como son las superficies aprovechables ubicadas en cubiertas de edificios de grandes superficies comerciales y naves industriales”.

Además, Beiras añade “se debe dar preferencia a la producción energética racionalmente distribuida, mediante la instalación de pequeñas superficies próximas a los centros de consumo”. De este modo, se “reducirían los impactos” provocados por proliferación de plantas fotovoltaicas de grandes dimensiones en zonas agrícolas y se evitaría la apropiación de este tipo de producción energética por parte de grandes compañías, con fines especulativos,  según expone Beiras.